Ni borrón ni cuenta nueva

publi logo diario franjiverde uno

Juan Carlos Romero | 10/03/2014 15:05 @juancar28900725

 

“El fútbol sería hermoso si no hubiera que jugar el fin de semana”. Es una frase que he oído en más de una oportunidad a jugadores veteranos del Elche cuando el equipo ha dejado mucho que desear en un partido. Y viene que ni pintado tras la pesadilla que los de Fran Escriba hicieron vivir a los aficionados ilicitanos en ‘Corne-Prat’.

Toda la semana hablando de la importancia del partido ante el Español, de lo vital que sería sumar para ir asegurando cada vez más la permanencia en Primera División, de que hay que saber jugar el encuentro, para que luego pase lo que sucedió en Barcelona. Por eso, por la imagen que se dio, por la tomadura de pelo que se hizo al numeroso grupo de seguidores desplazados y a los que siguieron el choque por televisión, no puede haber ni borrón ni cuenta nueva.

Vale que ahora hay que empezar a pensar el Betis, pero si luego llega el domingo –se juega a las 12, que no se olvide, porque si salen como ante el Español…-, y no se ha aprendido la lección, muy mal vamos. Sobre todo porque no se puede despreciar ningún partido, ningún punto. Aunque te marquen en el minuto 2 porque hay 88 por delante, ni aunque te hagan el segundo en el 20 porque quedan 70. Primero porque si hubieses sido capaz de acortar distancias antes del descanso, la historia podría haber sido otra. Después porque si el equipo no funciona, lo más lógico es hacer algún cambio tras el descanso. ¿Qué sentido tiene mantener a tres jugadores calentando en la banda, si no hay ninguna modificación en el equipo en la segunda mitad? ¿Qué sentido tiene hacer los cambios con el 3-0 y cromo por cromo? Definitivamente, la empanada estaba sobre el terreno de juego y en el banquillo.

Hay días por delante para que todo el mundo reflexione. Vaya por delante que soy de los que opinan que Escribá está sacando un rendimiento extraordinario a la plantilla, y que bastante está haciendo cuando desde la comisión deportiva se montó el equipo deprisa y corriendo –y eso que se sabía que habría ascenso con meses de antelación-, y que en el mercado de invierno la gestión ha dejado también mucho que desear. Pero no se puede estar fallando siempre en las jugadas a balón parado, es incomprensible que se hable de falta de actitud con todo lo que está en juego para todos, y si no debemos estar pendientes de lo que hagan los demás y sí hacer bien los deberes propios, cada vez entiendo menos lo que pasó en ‘Corne-Prat’.

Compartir esta entrada: