¡Objetivo cumplido!

Iván Obrador @ivanobrador | 13/05/2014 00:10

¡Ya está! El objetivo se ha logrado y ya podemos respirar tranquilos. El Elche volverá a ser la temporada que viene un equipo de Primera División. ¡Quién iba a decir que llegaríamos a la cifra clave de 40 puntos, incluso sobrándonos una jornada, y a costa de todo un FC Barcelona! Y es que el empate ante los culés fue un gran logro en el que el Elche demostró su solidez defensiva como local ante la evidencia de un Barça que ya no es el mismo de ‘la era Guardiola’. A principio de temporada se decía que la salvación estaba en los 40 puntos. Pues bien: ¡ya los tenemos! De manera que resulta un gran alivio el hecho de no tener la necesidad de jugarse la vida en la última jornada ante el Sevilla. Por ello, equipo y afición estamos exultantes, y es que es un sueño para todos. Hoy, más que nunca, hemos de gritar con orgullo: ¡Mucho Elche! ¡Somos de Primera División!

Ha sido una temporada difícil, con muchos altibajos, y aunque en realidad el equipo apenas ocupó los puestos de descenso durante unas jornadas a principio de campeonato, sí que ha coqueteado más de la cuenta con la zona infernal. Se han logrado puntos brillantes como el empate en San Mamés; la victoria en casa ante el Valencia, y la de la semana pasada ante el Málaga, que significaba media salvación. También ha habido partidos dolorosos como la injusta derrota ante el Madrid en casa por un penalti inexistente; o los serios correctivos de Real Sociedad y Barça yendo como visitantes; o qué decir de los puntos conseguidos y perdidos ‘in extremis’ ante Almería, Sevilla, Villarreal o Getafe, entre otros. En definitiva, ha sido una temporada vibrante en la que tanto equipo como afición han ido en todo momento de la mano: 25.000 abonados; nunca menos de 20.000 personas en las gradas a pesar de los malos horarios, o casi llenos ante Valencia, Getafe con más de 31.000 aficionados, y como colofón al cierre de la temporada en casa, el ‘casi’ lleno total de ayer ante el Barça con  cerca de 35.000 almas. La afición del Elche, sin duda, ha llevado en volandas a su equipo, ha estado a la altura, y los jugadores y técnicos han respondido.

Tanto el ascenso del Elche a Primera División el año pasado, como la permanencia este año, se han conseguido un mes de mayo. No obstante, la planificación deportiva comenzó de masiado tarde y por casi nos sale caro. Por ello, sería preferible y aconsejable no esperar a agosto para traer el grueso de jugadores. Hay mucho por hacer, y hay que empezar cuanto antes.

El Elche necesita hacer un equipo competitivo que mantenga el proyecto a largo plazo de continuar en la máxima categoría del fútbol español. Y es que el ‘lunar’ que ha tenido este equipo por encima y por delante de cualesquiera otros ha sido el de la falta de gol. Necesitamos un ‘9’, un ‘killer’, un goleador contrastado que porte con orgullo y valentía el estandarte franjiverde; que sea la punta de lanza de un equipo que esta temporada ha hecho poco daño arriba. Por otro lado, también es cierto que hay que mantener a Fran Escribá como entrenador, puesto que si bien tiene firmado un año más de contrato, ‘su fútbol’, su carácter y su trabajo, no habrá pasado desapercibidos para muchos clubes con aspiraciones mayores que las nuestras. Fran Escribá es, sin duda, uno de los artífices de lo que hoy somos. También hay que tener en cuenta que media plantilla acaba contrato o llegó en calidad de cedidos. Es importante ver a quién se puede retener y a quién se le deja ir. Y en cuanto a los que tienen contrato hay que ver, igualmente, quiénes se han ganado el derecho a continuar y a quiénes se les ha de dar la carta de libertad, o negociar su salida. Y es que el año de transición y permanencia ya ha pasado, y ahora hay que pensar en hacer un equipo fuerte, efectivo y duradero, ya sin la etiqueta de ‘recién ascendido’ o de ‘candidato al descenso’.

Ahora es tiempo de disfrutar y celebrar la permanencia. Todos respiramos tranquilos viendo que no hemos cumplido con aquello de ‘equipo ascensor’ cuando algunos esperaban y deseaban nuestro fracaso y descenso de nuevo a la Segunda División. Felizmente no ha sido así, y el Elche tiene ahora la oportunidad de consolidar un proyecto en la élite del fútbol español con los más grandes del planeta. Y es que tenemos los mimbres para ello: un Equipo, un Linaje, una Ciudad, una Historia, un Estadio, una Afición, un Corazón y un Filial. ¡Enhorabuena a todos los que conforman la familia franjiverde!

Compartir esta entrada: