Opinión de Monserrate Hernández

MONSERRATE HERNÁNDEZ | El pelotazo

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

El lobo ya está aquí. El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) desestimó este pasado jueves los recursos presentados por Valencia y Hércules para conseguir la cautelar y retrasar el pago de la decisión de recuperación de dinero público dictada desde Bruselas. El Elche espera, como consecuencia, una resolución similar en breve y tendrá que hacer frente a la complicada situación que se le avecina. Ha llegado el momento de la verdad – el de avalar o el de pagar – y al Consejo de Administración que preside Diego García y dirige José Sepulcre le toca ahora hacer frente a un compromiso que tampoco debe pillarle por sorpresa.

He tenido que leer dos veces el artículo de DF, en el que se expone el parecer de la directiva del Elche CF, para asimilar su postura, que no por esperada deja de sorprenderme. El Consejo de Administración estima que la decisión sobre su cautelar llegará “dentro de dos meses” (creo que no habrá que esperar tanto) y que sobre ella cabe un nuevo recurso. “Entienden que habría una nueva oportunidad para apelar ante la corte europea, por lo que se volvería a ganar más tiempo”, se apunta en el texto. Es decir, se habla de los tiempos aunque en ningún momento se abunda sobre las posibles soluciones.

En el Elche actual todo se basa en dilatar los plazos, en alargar los problemas; pero de pagar, nada de nada. Incluso leo que la comfort letter solo tenía validez “si la subasta no se quebraba, situación que finalmente sucedió”. Ese dichoso documento, que ya ha entrado en la colección histórica del préstamo fantasma y del pagaré trucho, solo sirvió para apartar de la puja al empresario José Miguel Garrido y para, por supuesto, ganar más tiempo. ¿Qué tendrá que ver la paralización del proceso con la efectividad de la ‘garantía’? Nada, es una simple excusa más.

Parece que el TGUE entiende que para el Elche CF no supondría un daño irreparable el hecho de hacer frente a la decisión de recuperación de dinero público porque tuvo a su alcance el aval de, al menos, dos inversores: Skyline International y Only One Way. Y los rechazó. Y no solo eso, sino que aseguró en público que los 4’1 millones de euros no serían un problema para la entidad porque los accionistas de referencia se habían comprometido a cumplir.

Axa Seguros

Ahora el Elche se ha dirigido al TGUE para alegar que no puede pagar, que no dispone de ese dinero, y que la culpa es de Manuel Illueca porque no les ha dejado hacer la ampliación de capital para desbloquear la situación accionarial y facilitar la venta del Club. Dicho Tribunal se dirigió al IVF para conocer su versión, por lo que el ente valenciano facilitó el documento de pago que había aportado para hacerse con las acciones de la Fundación. Resulta que por un lado se dice que no hay dinero y por el otro que no hacen falta inversores externos porque la solución anda por casa. ¿En qué quedamos entonces?

El IVF actúa como le corresponde. Desde el primer minuto se ha mantenido firme en su propósito de recuperar el dinero que la Generalitat tuvo que abonar a los bancos por los incumplimientos de los clubes valencianos. El Valencia ya lo devolvió; antes lo hizo el Levante. Elche y Hércules nunca mostraron predisposición para cumplir. El Banco del Consell ya se sumó al recurso de los tres clubes para cuestionar el porcentaje de intereses que se les exige por aquellos préstamos, pero lo que no discute es que el dinero de los créditos hay que reintegrarlo. Y el Elche, ante eso, ha intentado evitarlo reclamando cláusulas abusivas. Es decir, la entidad franjiverde quiere ‘demostrar’ que quien te prestó el dinero lo hizo de mala fe. Pobre Elche.

El panorama que se presenta ahora es el siguiente: el TGUE tendrá que aclarar al IVF cómo debe responder ante la decisión de no conceder la cautelar. Valencia y Hércules, después Elche, tienen opción de recurrir pero, mientras tanto, ¿existe presunción de legalidad? ¿Se debe exigir el cobro mientras, paralelamente, los clubes tratan de pegar un pelotazo en largo para mandar la pelota lo más lejos posible? Eso podría conocerse también en breve y si desde Bruselas se ordena que el pago por delante, ya no valdrán más excusas. Se acabaron los pelotazos.

Compartir esta entrada: