Gol de Miguel

La única ocasión en la que nuestro Elche C.F. logró la victoria ante el Numancia a domicilio fue con gol de Miguel en los primeros compases del encuentro. Gol que el bueno del delantero asturiano ni celebró; quizás por respeto a su antigua afición o porque era consciente que había abierto la caja de Pandora. Los compañeros se echaron las manos a la cabeza. La que has liado, Palmera; ahora toca aguantar el chaparrón de ocasiones numantinas. Eso se hace en el minuto 90. Vamos a pasarlas canutas. Y así fue.

 El pasado sábado no fuimos capaces de batir la portería soriana ya que no estaba Miguel, que conste, pero estaba Sergio León, que está demostrando que se puede contar con él. Eso sí, tampoco encajamos ningún tanto. Empate a cero que dejó un gran sabor de boca y marca una línea de continuidad donde el equipo está dejando sensaciones muy positivas. Buen arranque del grupo de Rubén Baraja para conseguir lo antes posible los 50 puntos que aseguren la permanencia.

 Numancia, para nosotros, es Segunda, pelea, lucha, balón parado y salir escaldado. Es de esos desplazamientos que te ponen en tu sitio como equipo. Además, está íntimamente ligado a nuestra última trayectoria:

El día que Lady Di murió nuestro Elche C.F. comenzaba la Segunda División en casa del Numancia, después de seis años consecutivos en el calvario de la Segunda B. Ese día llegó de sorpresa, de casualidad. Un par de meses antes no estaba nada claro que íbamos a estar ahí, necesitábamos una carambola en la última jornada del play-off para regresar a la categoría de plata; como tampoco entraba en los planes de la afición franjiverde jugar contra el Numancia en la presente temporada. Pero la pésima gestión y la arbitrariedad del descenso administrativo nos han condenado a la Segunda de nuevo. Primer partido en la nueva categoría en Soria, primera derrota y debut de Derlis Soto. No iba a ser una buen año, no, no lo fue.

 Ni tan siquiera en la temporada del ascenso conseguimos puntuar en ese desplazamiento. Miguel no estaba, esa ausencia influye como está demostrado, pero es destacable que ni el mejor Elche de la historia reciente lograra un resultado favorable en el estadio de Los Pajaritos.

 Ahora conseguimos empatar. 39 jornadas de competición por delante, igualdad máxima, nadie ha ganado los tres partidos, y la sensación que lo mejor está por llegar. Próximo sábado duelo contra el Nàstic. La clasificación prevalece y actualmente está por delante. Fundamental un gran ambiente y el apoyo de la afición para dar un pequeño salto en la tabla. Esto acaba de empezar, pero serán puntos ya conseguidos.

 Por cierto, en aquella jornada histórica en la que logramos ganar con gol de Miguel el resultado final fue 0-1. Debutó Mathieu, que a saber dónde estará; en esta ocasión Mandi. A pesar de la victoria en un estadio tan complicado, aquella temporada tampoco logramos el ascenso a la Primera División.

En esta ocasión, quién sabe. Solo un hecho es incontestable: no alcanzaremos la meta por un gol de Miguel.

 

Compartir esta entrada: