OPINIÓN | El Elche de Schrödinger

 

Chimo Baeza | 13/05/2013 00:10 @chimoeneas
OPINIÓN. El Elche está ahora en un limbo, un limbo de los buenos, porque el cristiano es un tanto ambiguo. Nuestro equipo está un poco como el gato de Schrödinger, el michino que, para la mecánica cuántica, podía estar vivo y muerto a la vez dentro de su caja, dependiendo de si una partícula radiactiva había hecho su trabajo o no. Por suerte, lo del Elche no es una cuestión de vida o muerte, sino de estar o no en Primera. No lo estamos, matemáticamente, porque tenemos una ventaja de doce puntos cuando quedan doce puntos por disputarse, con el goal-average empatado con el Alcorcón y una diferencia de 21 goles a nuestro favor… pero lo mismo nos da por perder todos los partidos y el equipo madrileño se convierte en una máquina goleadora que ni el Brasil de Pelé… que todo es posible.

Pero mejor para nosotros. Quizás quede más épico confirmar un ascenso en campo propio, con gol en el último minuto (eso es lo que medio ha hecho, por ejemplo, el Watford inglés en el play-off para la Premier y ha sido un locurón), pero a cambio hemos celebrado el ascenso virtual (con un extraño baño presidencial por medio) y pronto (raro que no fuera la próxima semana) festejaremos el matemático oficialmente por todo lo alto.

Hubo gente que se quedó con un sabor agridulce tras el partido del viernes, personas que recordaban “el espíritu del partido del Cádiz”, esa maldición que tiene el Elche ante las grandes citas y el campo lleno. Deben de ser personas ambiciosas que se contentan con poco. El equipo hizo un partido más que aceptable, dominando en muchas fases del juego, hasta que se vino algo abajo tras la expulsión de Damián. Y luego está el Barça B, que será un filial tierno, pero tiene a tipos como a Deulofeu y a otros que no suenan tanto, como Javier Espinosa, que te pueden complicar la tarde en unos segundos. Cuestiones puramente futbolísticas aparte, el empate es bueno, precisamente porque retrasa el ascenso. Supongo que tras 25 años sin catar la máxima categoría exista un poco de ansiedad por llegar cuanto antes, pero estamos como a milímetros de los labios de la chica de nuestros sueños. Seré un romántico, pero esos segundos de espera antes de conseguir lo que tanto deseamos me parecen impagables. Si la cosa está virtualmente hecha, disfrutemos de este momento, en el que parece que estamos todos (jugadores, directiva, afición) así de unidos.

Compartir esta entrada: