Con prisa, pero con pausa

Ivan Obrador | 09/07/2013 00:00 @ivanobrador

OPINIÓN.

Ayer lunes comenzó la pretemporada para el Elche CF, aunque el día lo dedicaron a realizar los pertinentes controles médicos y de peso a los jugadores. Tocarán balón y césped a partir de mañana miércoles, si bien lo que sí está claro es que el equipo ya ha comenzado a trabajar de cara al inicio oficial de la temporada 2013/2014. Y lo hace con apenas caras nuevas. Por el momento están confirmadas las cesiones de Carles Gil, por un año más, las de los sevillistas Stevanovic y Manu del Moral, quienes ya han sido presentados, así como el fichaje del central Lombán que lo hará ante la afición en las próximas horas. Por su parte, el fichaje del guardameta Toño se podría hacer oficial en cuestión de horas a pesar de que el portero alicantino está citado para iniciar la pretemporada con el Granada, él y su agente están negociando su inminente salida del Club que preside Quique Pina. En las quinielas también aparecen negociaciones, aunque bastante enquistadas, por Mario y Pulido entre otros. Pero la realidad es que en estos momentos solo hay tres incorporaciones oficiales. Y es que la Comisión Deportiva del Elche está teniendo serios problemas para captar nuevos futbolistas con los que completar una plantilla de garantías, cuyo objetivo es mantener la categoría en Primera División. El Club está trabajando para traer fichajes. No obstante, o los clubes están exigiendo traspasos muy altos, o algunos jugadores se están inclinando por ofertas económicamente superiores de otros equipos, por cuanto este asunto está funcionando al revés del popular dicho: “Sin prisa, pero sin pausa”.

Por los nombres de los jugadores que suenan para reforzar al equipo se observa que son futbolistas en su mayoría jóvenes, con proyección, pertenecientes a equipos de Primera en los que gozan de pocos minutos, o a filiales de equipos grandes. Es una estrategia de fichajes diferente a la que en su día emplearon otros equipos de la Comunidad Valenciana como Hércules y Levante. Los herculanos, cuando ascendieron a Primera en la 2010/2011, apostaron a golpe de talonario por jugadores veteranos, contrastados y de renombre como Valdez, Trezeguet, Drenthe, Rufete, Farinós, Portillo, Tote, etcétera, apuesta que no dio sus frutos, ya que descendieron esa misma temporada a Segunda A, categoría en la que permanecen a día de hoy. Por contra, el Levante ascendió en 2009/2010 y se mantuvo con los Mora, Ballesteros, Rubén Suárez, Xisco y Xisco Nadal, entre otros, para posteriormente lograr su mayor éxito deportivo reciente, en la 2011/2012, con un sexto puesto en Liga, clasificándose para la ‘Europa League’, además de llegar a cuartos de final en la Copa del Rey. Lo consiguieron con jugadores como Munúa, Juanfran, Ballesteros, Del Horno, Valdo y Barkero, entre otros, a diferencia de los alicantinos, jugadores contrastados y veteranos en su mayoría, pero que llegaron al club ‘granota’ libres o a bajo coste al ser descartados por sus clubes de procedencia.

Por ello, ¿qué opción puede ser la de mayor garantías para hacer un equipo competitivo en Primera División? Se pueden fichar ‘estrellas’ a golpe de talonario; se pueden rescatar ‘viejas glorias’ descartadas por otros clubes; o se puede apostar por gente joven, con proyección y faltos de minutos en sus clubes (filiales o Primera División). El Elche parece que está apostando por esta tercera vía. Las dos anteriores al Hércules le fue mal y a Levante le fue bien, pero nunca se sabe. Con esta opción habrá de esperar a ver si al Elche le da los frutos esperados. El tiempo y los resultados dictarán sentencia. Pero mientras tanto, el equipo sigue en vías de construcción porque caras nuevas solo hay dos, y hay al menos cuatro o cinco fichas más que se deberían cubrir.

Lo ideal habría sido que el entrenador, Fran Escibá, hubiese dispuesto de toda su plantilla, si no al 100 %, al menos casi al completo, pero no ha podido ser así, y ya ha dado comienzo la pretemporada. El ascenso a la máxima categoría del fútbol español conlleva muchas dificultades para reforzarse, y más teniendo en cuenta tanto las dificultades económicas como que a priori el Elche parte en dicha categoría como un equipo modesto. Pero el Club no debe meter la pata con los fichajes. Por consiguiente, se exige máxima concentración para que el Elche no se convierta esta temporada en el llamado “equipo ascensor”.

Compartir esta entrada: