El nuevo consejo sigue topándose con los obstáculos de la era Sepulcre

publi-noticias-acevedo

La época de José Sepulcre en el Elche parece no tener un final. El nuevo consejo de administración todavía no tiene la firma para hacer valer su poder al frente de la entidad franjiverde, ya que exmandatario se niega a firmar el acta de la junta general de accionistas en la que se aprobó su salida del club y la entrada del nuevo consejo por parte del 84% del accionariado. Esta negativa también se ve extrapolada a la Fundación, en donde los patronos afines a José Sepulcre  tampoco rubricaron los acuerdos pactados en la última reunión, en la que la alcaldesa de la ciudad, Mercedes Alonso medió para lograr la transición.

Tanto el expreisidente como su grupo afín siguen entorpeciendo la gestión de la actual directiva, que ya ha empezado a obrar para alcanzar los acuerdos que garanticen la viabilidad del club franjiverde pese a haber pedido apoyo al nuevo proyecto de Juan Anguix tras la celebración de la junta. En el día de ayer, José Sepulcre se reunió con el notario Francisco Tornel y con Pablo Martínez, exjefe de operaciones, para valorar una posible oferta de compra para el Elche por parte de un fondo de inversión valorada en 12 millones de euros, una argucia que le podría permitir volver al club si al Patronato le llegara a convencer. Según informa Cope Elche, la auditoría que está realizando la empresa Deloitte ha detectado las primeras irregularidades en la gestión, algo que podría estar poniendo nervioso al exdirigente y su grupo por lo que esta situación podría propiciar un intento de regreso.

Mientras tanto, en el club franjiverde guardan cautela. Esperan que el IVF acepte la propuesta de la ampliación de capital pero para ello necesitan el traspaso de poderes mediante la oficialización del acta de junta que se debe presentar en el registro mercantil. El acuerdo con el que se llegó a Hacienda fue que una vez el ente valenciano aceptara la ampliación al día siguiente se pagaría al fisco y sería el propio consejo quién sería cargo de ese primer pago.

Nuevo escándalo

La nueva directiva del Elche sigue encontrándose a diario nuevas piedras en el camino con las que no contaba. Después de sacar a la luz ese contrato de renovación de Edu Albacar del que no estaban al tanto ni Fran Escribá ni Víctor Orta ahora ha surgido una nueva medida de la que nadie, salvo José Sepulcre, Antonio Rocamora y cinco jugadores tenían constancia. Sergio Pelegrín, Damián Suárez, Edu Albacar, Manu Herrera y Ferran Corominas vieron aumentados en 100.000 euros sus salarios tras haber aplazado el 12% de sus nóminas en el pasado mes de agosto. De esta subida no se han beneficiado el resto de la plantilla franjiverde y ha vuelto a pillar desprevenidos tanto al técnico como al director deportivo.

Compartir esta entrada: