El encaje de un nuevo ‘9’

Rc Sala de Juegos

Tras descender a Segunda División B, el Elche CF lanzó un órdago a la categoría ya en el mercado veraniego. Además de retener a Nino y Sory Kaba, Jorge Cordero trajo a Lolo Pla y Benja Martínez, autor de 26 goles en la Cultural Leonesa durante la temporada anterior. El cuarteto de delanteros fue un aviso a navegantes y una demostración de poderío.

Paradójicamente, lo que ha sido una de las ventajas para obtener el ascenso, traducido en una gran pegada, fue uno de los condicionantes sufridos, primero Por Vicente Mir y después por Josico. Los franjiverdes casi siempre alineaban una dupla ofensiva, lo que era un foco de peligro para el rival que a su vez acortaba la manta con la que tapar al conjunto ilicitano.

Seguros AXA

En una de las decisiones tomadas a su llegada como tercer integrante del banquillo ilicitano, Pacheta fijó el 4-1-4-1 como esquema de juego. Al tratarse del tramo final de competición, el técnico se las ingenió para mantener a sus puntas activados sin grandes sobresaltos, pero en algún momento todos pensaron merecer más minutos. Lolo Pla fue el gran damnificado de entre la terna, por lo que sería comprensible que buscara oportunidades en otro equipo pese a contar con dos años de contrato.

Ya en Segunda, el Elche valora la contratación de un delantero contrastado que ayude al grupo a conseguir la permanencia lo antes posible. Nino, Sory y Benja han sumado 45 goles sumando Liga, Playoff y Copa (16, 15 y 14, respectivamente), razón por la cual el club no tiene prisa y esperará a perfilar las bajas y ver el presupuesto restante. Pero, ¿es viable encajar a un nuevo punta en los esquemas de Pacheta?

Nino ya cuenta con 38 años y el cuerpo técnico mide sus esfuerzos. Sory disfrutaría de su primer temporada completa en la categoría de plata, en la cual debutó en 2017, disputando cinco encuentros (dos como titular) y anotando un gol. En el caso de Benja, la 2014-15 y la 2015-16 fueron sus últimas dos temporadas en la categoría. El catalán no pudo evitar el descenso de Sabadell y Llagostera, anotó un total de cuatro goles y tuvo un protagonismo irregular en los planes de sus entrenadores.

Si recordamos lo visto en el césped a las órdenes del míster burgalés, tenemos el hecho de que tanto Nino como Benja han pisado otras zonas de influencia. El de Vera ha entrado en muchas ocasiones como recambio de Javi Flores o de un hombre de segunda línea, conectando el mediocampo con la referencia ofensiva. Por su parte, Benja ha actuado como extremo derecho en el tramo final de competición. Se trata de una zona que no le resulta ajena desde sus tiempos en el filial del FC Barcelona. Allí permite al equipo sumar poderío aéreo, potencia, diagonales a portería y protección del esférico.

Si a todo esto sumamos posibles lesiones y sanciones, la contratación de un nuevo delantero parece incluso recomendable. No obstante, la patata caliente estará, como tantas veces, en el manejo de los egos y la cohesión del vestuario, algo clave a la hora de alcanzar los objetivos deportivos.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: