La Novena de Pacheta

 

En 1824, Ludwig van Beethoven estrenó en Viena su novena sinfonía, última sinfonía completa del alemán y obra que se ha convertido en historia de la música y el arte. En 2002, Zinedine Zidane dibujó una mágica volea en Glasgow para dar la novena Copa de Europa al Real Madrid, un gol que pasó a la historia del fútbol y del arte. Ahora, lejos de esos focos mediáticos, un técnico también tiene su Novena.

Nueve partidos como entrenador del Elche, cero derrotas. Semana a semana, Pacheta ha ido acrecentando su excelente racha hasta convertirla en la mejor de un técnico franjiverde llegado en plena temporada. Iguala a José Bordalás, que lo hizo en la 2009/2010 para revitalizar a un equipo que navegaba por las cloacas de Segunda y acabó soñando con el ascenso a Primera.

Pacheta asumió una situación compleja, más desde el punto de vista mental que del clasificatorio. Ni Vicente Mir ni Josico habían conseguido conectar con una plantilla que estaba llamada desde el mes de agosto al ascenso. Las cuatro primeras plazas nunca peligraron, pero la sensación era que el objetivo real no estaba al alcance. Por eso se recurrió al técnico burgalés.

Desde el primer día, Pacheta no ha engañado a nadie. Ha conseguido conectar con los jugadores y con la afición, hasta el punto de certificar matemáticamente el playoff de ascenso a dos jornadas del final. Ahora toca luchar por la segunda plaza y, posteriormente, por el ascenso a Segunda, una necesidad más que un objetivo para la entidad ilicitana.

Un técnico de rachas

Los nueve partidos sin perder actuales permiten a Pacheta superar la cifra de ocho alcanzada por Mir en el inicio del campeonato. Cierto es que entonces el preparador valenciano logró cinco victorias y tres empates, por los cuatro triunfos y cinco igualadas de Pacheta. El siguiente objetivo, a nivel de club, será la racha de 11 partidos invicto conseguida por Rubén Baraja en la 2015/2016.

Los números no son sólo buenos para el Elche sino también para el currículum personal del propio Pacheta, que está firmando los mejores guarismos de su etapa como técnico, al menos en España. Con el Oviedo en la 2011/2012 y con el Hércules en la 2014/2015 también alcanzó rachas de nueve encuentros sin perder en Liga, aunque en ambas ocasiones tropezó en partidos de Copa.

Con el Cartagena llegó a ocho duelos invicto (los últimos de la temporada) en la 2012/2013, antes de ser sorprendentemente destituido, cifra también alcanzada con el Hércules en un segundo tramo de la 14/15. Por último, al llegar a Oviedo en la 2010/2011 estuvo sin perder sus siete primeros partidos.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: