Las notas del Rayo-Elche

 

Manu Herrera: 4. Le ganó la partida a Toño por la titularidad y empezó seguro con dos buenas intervenciones pero se diluyó como el resto del equipo. En el primer gol de Bueno poco pudo hacer, pero los otros dos le cogieron en excesiva sorpresa. Recordará con amargura su debut en Primera.

Lombán: 4. Desubicado en muchas fases del choque. Abusó del envío en largo cuando está señalado como uno de los centrales con mejor salida de balón.

Botía: 5. El más sobrio de la zaga. Se contagió de la falta de compenetración con sus nuevos compañeros. Aunque cumplió, se le debe exigir mucho más a un jugador llamado a liderar la defensa franjiverde.

Sapunaru: 4. Sufrió en defensa y no apareció en ataque. Aún no ha cogido el tono físico en su plenitud y lo acusó ante velocistas del nivel de Lass Bangoura. Vio su primera tarjeta amarilla.

Cisma: 4. El lateral izquierdo también fue superado. Lento al correr hacia su propia portería e inseguro con el balón en los pies. Nunca mejoró el nivel exhibido el último año por Edu Albacar.

Rivera: 5. Se desfondó. Fue uno de los culpables de que el Elche plantara cara al Rayo en la primera parte. Con el paso de los minutos siguió trabajando pero desapareció en la faceta creativa.

Generelo: 4. El partido 100 del capitán ilicitano en la máxima categoría fue para olvidar. Presionó las primorosas transiciones rayistas hasta que le duró la gasolina y fue sustituido mediada la segunda mitad. Tampoco estuvo cómodo en posesión.

Carles Gil: 5. El que más propuso. No es una novedad que en la banda, donde inició el choque, se devalúa. Aún así fue el más activo de los hombres de ataque. Otro que debutó en Primera.

Aarón: 4. Voluntarioso y apático a partes iguales. Muchas ganas en su estreno en la élite nacional y a punto estuvo de adelantar a su equipo en el primer acto. Se apagó con el tiempo. Su hermano Saúl venció en el duelo de los Ñíguez.

Coro: 4. Más sacrificio que brillantez para alguien que no es un obrero y no creó ni una pizca de peligro. Intentó siempre ahogar a la defensa en su intención de sacar la pelota jugada.

Manu del Moral: 4. Desafortunado. Suspendió en su prueba como delantero centro y marró el único atisbo de acercamiento a área rival. Encima fue sustituido a causa de un golpe.

Los cambios.

Fidel. No funcionó como revulsivo. Sin desborde y muy encerrado en su izquierda. Debutó en Primera.

Mantecón. Persiguió sombras y no llegó a dotar a la medular de la mordiente que precisaba. También jugó sus primeros minutos en Primera.

Álvaro. Aprovechó los pocos minutos que le dio Escribá con una buena jugada dentro del área. Peleón.

*EN VERDE, EL MEJOR JUGADOR DEL PARTIDO.
Compartir esta entrada: