El vestuario franjiverde digiere la derrota liguera rescatando las buenas sensaciones que dejó el equipo • Ilusión por llegar lejos en un torneo del KO que el Elche inicia el viernes en Villarreal

La derrota ante el Atlético de Madrid desprende cosas positivas con las que el vestuario del Elche elige quedarse. La diferencia de pegada quedó patente, pero la hora de buen juego hasta la llegada del primer gol refuerza a los franjiverde dado potencial del rival. También se da por buena la mitad de puntos lograda en la jornada doble consecutiva en casa ante dos grandes equipos como el Valencia y el conjunto colchonero.

Ahora toca la Copa del Rey y aunque naturalmente el objetivo ilicitano es permanecer en Primera División, la plantilla no le hace ascos al torneo del KO y reconoce abiertamente que le ilusiona el desafío de superar eliminatorias sin exigencias marcadas. “Pensamos en ganar todos los partidos y no porque sea Copa vamos a jugar con menos ilusión. Mantendremos la intensidad y queremos seguir mejorando”, comenta David Lombán al respecto.

El primer escollo será este próximo viernes en Villarreal, donde se disputará la ida de los dieciseisavos de final. En la era Escribá, la Copa del Rey es una de las pecas, ya que el único choque enmarcado en esta competición que han disputado los blanquiverdes bajo las órdenes del técnico valenciano se saldó con derrota frente al Córdoba en el Nuevo Arcángel por 1-0.

La visita a El Madrigal también servirá de oportunidad a los futbolistas menos habituales. Así, se espera la participación de los inéditos Toño o Javi Flores, además del resto de jugadores por debajo de la barrera de los 300 minutos de competición como Sapunaru, Pelegrín, Generelo, Rivera, Mantecón o Stevanovic.

Compartir esta entrada: