No hay manera de ganar a domicilio

Rc Sala de Juegos

El final de la primera vuelta se acerca y el Elche sigue sin ganar a domicilio. Cuatro empates y cuatro derrotas en sus ocho compromisos fuera de casa, un registro que ya forma parte de la historia negativa de su casi centenaria historia. Si nos basamos en los merecimientos, los franjiverdes deberían haber sacado más botín. Ha tenido varias oportunidades para ello, pero por distintos motivos, no lo ha conseguido. El más reciente: no poder, o no saber, cerrar el marcador. Un ‘lunar’ que deja la sensación de que ha perdido hasta seis puntos en los tres últimos duelos lejos del Martínez Valero.

En la cita del sábado frente al Córdoba (1-1), se quedó con el sabor agridulce de que se le escapara el primer triunfo como foráneo, encima contra un rival directo, cuando lo tuvo muy cerca. Protagonizó una notable primera mitad, que cerró con ventaja en el electrónico gracias a un tanto ‘psicológico’ de Iván Sánchez.

En la reanudación, defendió con cierta solvencia, sin que el adversario generara oportunidades claras. Pero el empuje de los andaluces le echó atrás, no tuvo tranquilidad para aguantar la pelota ni amplió su renta al contragolpe. A ocho minutos del final, De Las Cuevas empató en un resquicio de la zaga. Y la expulsión de Josan complicó la recta final. De tener los tres en la palma de la mano a sufrir por conservar uno. Al menos, cortó su racha de derrotas como visitante y su sequía anotadora.

Contra el Alcorcón (1-0), el equipo ilicitano realizó su peor actuación a nivel ofensivo de la temporada. Pero estuvo a punto de arañar un punto en el campo del actual líder de Segunda. Sin embargo, una falta evitable de Alexander González originó el gol en la última acción que le dejó sin el premio.

Y ante el Cádiz (5-1), se adelantó pronto por mediación de Sory Kaba y firmó una buena primera mitad, con aguante para las intentonas rivales. Pero en la segunda, con la entrada de Salvi y Lekic en los amarillos, todo se vino abajo con cinco goles recibidos en 25 minutos. Gonzalo Villar y Sory tuvieron la opción del 1-2, pero falló el acierto.

“Nos falta oler la sangre para matar el partido”

En la sala de prensa del Nuevo Arcángel, Pacheta volvió a tratar de explicar por qué su equipo sigue sin vencer, y ya son cinco jornadas seguidas. El entrenador burgalés afirmó que “falta oler la sangre para matar el partido”, además de recalcar que “el rival te somete”: “Rozamos la victoria aquí, en Pamplona, en Soria, en Oviedo, en Extremadura…pero nos falta mala hostia para cerrar el partido. Competimos bien y creamos ocasiones, pero perdemos muchos puntos por esto. Es el único saltito que nos falta. Hay que insistir, insistir e insistir hasta que seamos capaces”.

Javi Flores siguió en zona mixta un discurso similar al míster, indicando que en Córdoba les faltó “terminar las contras, tener más tranquilidad con balón y parar el partido”. “Hacemos buenos partidos, pero nunca cogemos premio por detalles. Si no los cuidamos, igual nos van a hacer falta al final”, advirtió el ‘Mago’ de Fátima, quien mencionó un “penalti clarísimo” cometido sobre él mismo. Gonzalo Verdú dio un motivo más, un “bajón físico” en la segunda mitad. “Teníamos que ser prácticos y no concedimos nada, pero en alguna contra podríamos haber enganchado una. Ellos vuelcan el campo y nos empataron. Nos faltó aguantar un poco el balón, dar oxígeno, y ser dañinos”, agregó.

Con 16 jornadas disputadas, los 16 puntos sumados resultan suficientes para que el Elche esté fuera del descenso, su objetivo primordial esta temporada. Pero como indicó Javi Flores, con la igualdad de la competición, tantos puntos perdidos pueden echarse de menos. El próximo compromiso de los franjiverdes será contra el Sporting de Gijón (domingo, 18:00 horas). Y la próxima salida, contra otro rival directo, el Rayo Majadahonda (domingo 16, 12:00 horas).

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: