No es fácil

Chimo Baeza ¦ 21/01/13 07:00 @Chimoeneas 

 Vivimos en una nube por la impresionante temporada que lleva nuestro equipo y parece fácil, pero no lo es, en absoluto. Repite el topicazo que la Segunda es una de las categorías más complicadas que existen, que el colista puede complicarle las cosas al líder, que los equipos están muy igualados y puede que sea cierto. Que se lo pregunten al Villarreal, goleado contra el Castilla con un 5-0, al Alcorcón, al que el Guadalajara le metió tres o al Girona, que se llevó cuatro goles en su visita a Sabadell: casualmente, los últimos rivales del Elche noquearon a varios gallitos de la categoría. A algunos, seguramente, les sabría a poco ganar en el tiempo de descuento al filial madridista o tener que doblegar al Sabadell a partir del balón parado o arrancar un sufrido empate en casa del Guadalajara. Los resultados de esta jornada demuestran que a lo mejor el juego no es tan brillante como en los primeros partidos, pero que el rendimiento del equipo es excepcional.

Lo mismo se puede decir para este partido ante la Ponferradina. Quizás un empate en El Toralín no luzca en un currículum, pero es más valioso de lo que aparenta. Sobre todo teniendo en cuenta lo duro que resultaba jugar en un terreno post ciclogénesis explosiva, sin los dos laterales titulares (ni uno de los suplentes) y ante un rival que llegó a acumular seis victorias consecutivas. En esas circunstancias, un punto en casa ajena unido a los resultados de los perseguidores (para colmo, el Almería se autoempató a poco de acabar su partido) es oro, casi medio ascenso: ya se sabe, un partido menos para llegar y la ventaja sigue intacta.

Tenemos suerte con los resultados ajenos y tenemos suerte en muchos de nuestros partidos. Tras el gol de Etxeita (que hace tiempo que dejó de ser noticia), la Ponferradina dispuso de tres o cuatro ocasiones más que cantadas. Luego, el karma se encargó de ajustar cuentas con el gol manual de Máyor, pero lo cierto es que después de adelantarse el Elche pareció un equipo sin vida y sin ambición, con un coladero en su banda derecha y sin la mordiente que lo ha llevado a ser líder desde el primer momento. Será casualidad o no, pero con la segunda parte, y la sustitución táctica de Verdés por Mantecón en el lateral derecho, el equipo volvió a tener el balón, la iniciativa y las ganas por traerse los tres puntos. No pudo ser al final, pero el Elche se trajo de Ponferrada un interesante cambio de actitud y un punto del que nos podemos acordar en junio.

 

 

 

 

Fotografía: Elbierzodigital.com

Compartir esta entrada: