El regreso de un ídolo

22 de noviembre de 1998. Elche-Figueres. Grupo III de Segunda B. A falta de diez minutos para el final, un menudo delantero de 18 años recibió un balón en el área, lo controló con el pecho y fusiló al portero del equipo catalán con la pierna izquierda. Ese fue el primero de los muchos goles que marcó Juan Francisco Martínez Modesto, ‘Nino’, con el Elche. El cañonero de Vera regresa este domingo a la que fue ‘su’ casa con la camiseta de Osasuna y será homenajeado en los prolegómenos del partido que medirá a franjiverdes y rojillos.

Nino defendió los intereses del Elche en 284 partidos oficiales repartidos en ocho temporadas, en las que marcó 89 goles. Uno de ellos sirvió para derrotar al Melilla en el playoff de ascenso a Segunda División de 1999, un triunfo clave para que el Elche regresara a la categoría de plata. El delantero almeriense anotó el primero de sus muchos tantos en Segunda el 1 de abril de 2000 ante el Toledo. En el curso 2004/05 estableció su mejor registro como franjiverde con 20 dianas.

Nino se convirtió en toda una referencia en el club ilicitano. Portó el brazalete de capitán y fue un espejo en el que fijarse para los ilicitanos que soñaron alguna vez con vestir la camiseta del equipo de su ciudad. Pero cansado de proyectos ambiciosos que fracasaron estrepitosamente, se marchó en el verano de 2006 al Levante, recién ascendido a Primera, por una cantidad cercana al millón y medio de euros.

El cañonero de Vera no fue capaz de demostrar su valía como granota, donde tenía como competencia a Riga, Kapo o Salva Ballesta, que llegó en enero. Jugó 20 partidos y marcó 2 goles, uno de ellos al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón.

Volvió a Segunda para jugar cedido en el Tenerife, que se hizo con el delantero en propiedad en el mercado invernal de 2008, en una operación que rondó el millón de euros. Anotó 18 goles en su primera campaña como blanquiazul. Unos números que superó la temporada siguiente, convirtiéndose en el pichichi de la categoría de plata con 29 dianas, la mejor marca de su carrera deportiva. Sus goles fueron clave en el ascenso del club chicharrero a Primera División.

A Nino le llegaba otra oportunidad de enseñar su capacidad en la máxima categoría y quitarse la espina que tenía clavada de su etapa en el Levante. Y lo hizo. Acabó el curso como el noveno máximo goleador de la Liga, tercero nacional por detrás de Villa (Valencia) y Soldado (Getafe) y empatado con Fernando Llorente (Athletic) con 14 goles. Sin embargo, su gran campaña no fue suficiente para que el Tenerife evitara bajar a Segunda.

Los 17 que marcó en Liga (marcó uno más en Copa, precisamente al Elche) la temporada siguiente tampoco impidieron que el conjunto canario sufriera su segundo descenso consecutivo y cayera al pozo de Segunda B.

Al término del campeonato, Nino se desvinculó del Tenerife, equipo del que es el tercer máximo realizador de su historia con 79 tantos, y fichó por su actual club, Osasuna. Perforó la portería rival en nueve ocasiones en dos primeras temporadas como rojillo, antes de que rompiera el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha en julio de 2013. El destino quiso que regresara a los terrenos de juego en el Martínez Valero, entrando desde el banquillo en la segunda mitad en el último enfrentamiento entre Elche y Osasuna, el 14 de febrero del pasado año.

Tras una temporada 2013/14 en la que disputó 4 partidos y no estrenó su casillero de goles, el equipo navarro, que bajó a Segunda, decidió no renovarle, pero cosas del fútbol, le ‘repescó’ 25 días después de que finalizara su vinculación. Todo un acierto, pues fue el máximo anotador de Osasuna el pasado curso con 11 goles. En el presente campeonato ha salido de inicio en todos los choques y ha anotado tres dianas.

Dos goles en sus seis visitas al Martínez Valero como rival

Nino sabe lo que es marcar en el Martínez Valero jugando con el equipo local y con el visitante. El delantero almeriense ha anotado dos goles en los seis partidos que ha disputado en el estadio franjiverde como foráneo. La primera vez que se enfrentó al Elche en tierras ilicitanas (cuando vino con el Levante en el Festa d’Elx de 2006 no llegó a vestirse de corto) fue el 11 de noviembre de 2007, cuando estaba cedido en el Tenerife. Los franjiverdes se llevaron los tres puntos al ganar por 3-1. El ariete se quedó sin marcar.

El 7 de septiembre de 2008, se cobraría venganza de aquella derrota y sintió por primera vez la sensación de marcarle a su exequipo. Recogió un rechace en el área y superó a Willy Caballero con un disparo raso. Nino no celebró el tanto. Los chicharreros se impusieron al Elche por 2-4. Curiosamente, otro exfranjiverde, Ángel, anotó el último tanto del encuentro.

Después de quedarse sin mojar en un amistoso que disputaron Elche y Tenerife el 11 de agosto de 2009 (4-1 para los franjiverdes), volvió a ver puerta en su siguiente visita a tierras ilicitanas, esta vez en Copa del Rey el 1 de septiembre de 2010. El almeriense remató a gol con el pecho una falta lateral botada por Julio Álvarez. Al igual que en 2008, no lo celebró. El Elche pasó de ronda después de superar al Tenerife por 4-1.

Nino salió derrotado de nuevo, esta vez por 1-0, la última vez que jugó en el estadio ilicitano con la zamarra del cuadro canario, en la temporada 2010/11. Y casualmente, volvió a disputar un encuentro después de su grave lesión en un Martínez Valero que disfrutaba del fútbol de Primera División después de muchos años. El atacante andaluz saltó al césped en la segunda mitad del último Elche-Osasuna y la afición franjiverde le recibió con una sonora ovación.

Historia viva de Segunda División

El nombre de Nino está grabado con letras de oro en los anales de la Segunda División. En la octava jornada del presente campeonato, se convirtió en el jugador que más partidos ha disputado en la categoría de plata del fútbol nacional, superando los 425 de Quique Martín. Además, es el máximo realizador de la historia de Segunda con 164 goles, 86 con el Elche, 64 con el Tenerife y 14 con Osasuna.

Vuelve Javi Flaño

Javi Flaño es el otro exfranjiverde que milita en Osasuna que volverá a pisar la hierba del Martínez Valero. El futbolista pamplonés jugó en el Elche dos temporadas. En la primera fue titular habitual en el lateral diestro, pero en la segunda, en la que el conjunto ilicitano ascendió a Primera División, la llegada de Damián Suárez le relegó a un papel secundario. Posteriormente, vistió la camiseta del Mirandés durante una campaña antes de regresar al equipo de su tierra. En el presente campeonato, ha sido titular en todos los encuentros ocupando la banda izquierda.

Compartir esta entrada: