42-19 con Nino, 22-17 sin Nino

Rc Sala de Juegos

La eliminatoria contra el Sporting B ha tenido un protagonista por encima del resto: Nino. El veterano ariete ha sido el héroe franjiverde que ha llevado a los suyos a la clasificación, pese a haber actuado los dos días como suplente. Su aportación ha sido de tres goles y, sobre todo, de haber cambiado el signo de los dos partidos.

El resumen estadístico es tan simple como contundente. Sin Nino en el campo se han disputado 134 minutos de eliminatoria, con ventaja sportinguista por 0-2, un tanto en cada partido. Con Nino en el terreno de juego del Martínez Valero y de Mareo, el parcial ha sido de 4-0 para los ilicitanos en sólo 46 minutos, dos dianas en cada choque. Una diferencia bestial.

En baloncesto, a diferencia del fútbol, una de las estadísticas que más juego suele dar es la de +/-, referida a los parciales acumulativos de un equipo con un jugador determinado en pista. Es más lógico que se apunten en este tipo de deportes en el que hay posibilidad de continuos cambios. En el balompié no se emplea tanto, pero la cifra de Nino esta campaña llama poderosamente la atención, teniendo su culmen en la eliminatoria contra el Sporting.

Entre Liga y playoff, Nino ha jugado en los 42 partidos que ha disputado el Elche, la mitad como titular y la otra mitad saliendo desde el banquillo. En total, el almeriense ha sumado 2298 minutos de los 3780 posibles, es decir un 61%. En ese tiempo, el parcial es favorable al Elche por 42-19. En el 39% restante (1482 minutos) el balance también favorece a los franjiverdes, pero por mucho menos: 22-17.

Rol de revulsivo

El rol actual que Nino tiene como revulsivo se empezó a acrecentar con el cambio de año. Desde entonces, la leyenda franjiverde sólo ha sido titular en siete ocasiones, mientras que en 16 partidos ha salido desde el banquillo en los segundos tiempos.

De todos estos partidos de 2018 saliendo como suplente, el Elche saldó con balance favorable desde la entrada de Nino un total de siete: Badalona (con doblete suyo), Deportivo Aragón, Atlético Baleares (con gol suyo en el descuento), Llagostera, Cornellà y los dos frente al Sporting B. En este tiempo hay dos lunares: Ontinyent y Alcoyano. En estos encuentros, Nino salió con empate y victoria y el equipo acabó perdiendo y firmando tablas, respectivamente.

Voracidad goleadora

Al analizar la cifra de minutos y goles, sorprende la enorme diferencia entre los goles anotados con Nino y sin Nino, pero también el hecho de que la de goles encajados sea muy similar, pese a la diferencia de tiempo.

El Elche, con Nino, marca un gol cada 55 minutos, mientras que sin él tarda una docena más (67) en ver puerta. La cifra es mucho más destacable en la estadística defensiva. Con el almeriense, al Elche le marcan cada 121 minutos, mientras que sin él lo hacen cada 87 minutos.

Muchos goles en muy poco tiempo. Esa ha sido el arma secreta del Elche de Pacheta en la eliminatoria contra el Sporting B. Un arma que ya venía poniéndose a prueba durante los últimos meses. La duda es si Nino mantendrá el mismo rol contra el Villarreal B. A veces las matemáticas no son tan exactas. En este caso, dan la razón tanto a Pacheta en su apuesta de Nino como revulsivo como al jugador en su deseo de jugar lo máximo posible.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: