Neyder y Manu cierran la puerta

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Algo ha cambiado desde el mes de enero en el Martínez Valero. El Elche camina con paso firme desde su tropiezo contra el Sabadell, el día de Reyes. Cinco triunfos consecutivos, los cuatro últimos sin encajar gol. Una racha que ha permitido a los franjiverdes conseguir la regularidad que les estaba faltando en casa y auparse a la segunda plaza de la tabla.

Pero, ¿qué ha cambiado en el Elche? Nombre a nombre, irrumpen dos figuras que van a ritmo de récord. Neyder y Manu, dos de los fichajes invernales del club ilicitano, aún no saben lo que es encajar un gol en el Martínez Valero. Han sido titulares y han jugado completos los últimos cuatro duelos en casa: Peña Deportiva, Atlético Saguntino, Llagostera y Cornellà. El balance: cuatro victorias, 12 puntos y un parcial abierto de 8-0.

365 minutos sin encajar en casa

Es decir, ningún gol encajado por José Juan desde que tiene a Neyder y Manu como zagueros, junto a Gonzalo Verdú y Tekio en todos los partidos. Han pasado 365 minutos desde que Rai, del Zaragoza B, marcará un gol que simplemente sirvió de inicio a esta racha, ya que cuando lo hizo aquel duelo ya estaba sentenciado a favor de los franjiverdes.

Los primeros partidos de Neyder y Manu en su nueva casa están siendo inolvidables. Ambos se han asentado en el once (Manu rotó con Albacar en los últimos partidos de Josico), el colombiano está dejando muy buenas sensaciones y al gallego cada vez se le ve más asentado, tanto en defensa como en ataque.

En la nonagenaria historia del Elche, cuesta encontrar casos de defensas que empezaran con tan buen pie su andadura en el Martínez Valero (o Altabix). Por ejemplo, dos zagueros de la 1994/1995 mantuvieron su portería a cero en sus seis primeros partidos jugados en casa: Manolo y Gustavo. Este último, hermano del mítico Benja, no completó todos los choques.

Otros dos defensores franjiverdes de la 1981/1982, en Segunda, llegaron a mantenerse invictos en sus cuatro primeros partidos en el Martínez Valero. Fueron Jacquet y Fali. En tres se quedaron futbolistas como Indio (1973/1974), Robi (1986/1987), Chema (1990/1991) o José Antonio (2004/2005). Otros nombres como Samuel, Pere Martí, Alejo, Trotta, José Ramón o Serras también llegaron a los cuatro, pero lo hicieron bien saliendo varios días desde el banquillo o bien mezclando Liga y Copa.

El curioso caso de Pablo

¿Y cuál es el récord de imbatibilidad de un defensa recién llegado? ¿Están cerca Neyder y Manu? La respuesta posiblemente coja por sorpresa a casi todos los aficionados, salvo los que tengan mejor memoria. Pablo Fabián Cociancich, un argentino llegado en la 1998/1999 con la temporada iniciada se mantuvo invicto e imbatido en sus 10 primeros partidos en el Martínez Valero.

Pablo, que coincidió con Nino y Jorge Cordero en aquel equipo, debutó en el Martínez Valero en diciembre de 1998, tras haber disputado tres encuentros a domicilio. Tanto en ese como en los nueve partidos siguientes con él en el césped del coliseo ilicitano, el Elche de Tolo Plaza no encajó gol. Curiosamente, en los dos partidos dentro de ese periodo que el argentino no fue utilizado, los franjiverdes perdieron en casa: Terrassa y Valencia B, ambos por 1-2.

De hecho, los dos únicos goles recibidos como local por el dueño de este récord fueron saliendo como suplente en el partido de la tercera jornada de promoción de ascenso. Frente al Burgos, Pablo ingresó al terreno de juego en el minuto 73 con 2-0 a favor y vio como los burgaleses igualaron el choque.

Aquella temporada, el Elche ascendió con este curioso récord de un defensa llegado con la competición ya iniciada. 20 años después, otros dos zagueros, uno también sudamericano, quieren repetir el camino que hizo Pablo en su día: portería a cero en el Martínez Valero y ascenso a Segunda en el mes de junio.

¿Qué fue de Pablo?

Pablo Fabián Cociancich Pardo fue un defensa argentino que sólo militó una temporada en el Elche, aunque dejó este curioso récord de partidos sin recibir gol como local. Disputó 21 partidos como franjiverde (19 de Liga y 2 de promoción). En casa no perdió y de visitante sólo sufrió dos derrotas (Gramenet y Murcia).

Dejó la disciplina del Elche en verano y nunca llegó a jugar por encima de Segunda B. Desarrolló casi toda su carrera en Andalucía, donde sigue residiendo. Al conjunto ilicitano llegó procedente del Almería. Antes jugó en Mármol Macael y Melilla. Posteriormente, lo hizo en Linense, Melilla (otra vez), Linares y Talavera, entre otros.

Foto: Fran Maciá 

Compartir esta entrada: