La Policía acusa al club de financiar a Jove Elx y llama a declarar a Sepulcre, Anguix y Rocamora

J. Antonio Marco ¦ 06/02/13 07:00 @Jose_Ant_Marco

La trama de la venta fraudulenta de entradas ha tocado a la puerta de la cúpula del club franjiverde y la semana pasada también fueron llamados a prestar declaración sobre el mencionado caso en calidad de testigos el presidente, José Sepulcre; el vicepresidente, Juan Anguix; y el consejero Antonio Rocamora.

Los testimonios de los tres directivos fueron encaminados a aportar luz desde un prisma interno por un supuesto trato de favor del núcleo duro del Elche C.F. con la peña Jove Elx, mediante el que, según las sospechas del Cuerpo Nacional de Policía, los dirigentes podrían haber entregado entradas de forma gratuita a los miembros de dicho grupo de animación con el fin de facilitar su autofinanciación.

Según ha podido conocer DiarioFranjiverde, el seguimiento policial sobre la Jove Elx se fundamenta en la localización de códigos de barras duplicados en los billetes de algunos peñistas. Por ello, su presidente, Jerónimo Antón, también fue reclamado en comisaría como testigo. La respuesta no se ha hecho esperar y Jove Elx niega totalmente el supuesto fraude: “Han manipulado los datos (…) nosotros somos un grupo de animación del Elche C.F. y una Asociación Cultural y Deportiva”, reza el comunicado al respecto. En él, la peña también se ofrece a aportar cualquier tipo de documentación con la intención de demostrar su independencia, transparencia y honestidad.

Los nombres de los tres consejeros del club franjiverde se suman al del exdirector general y en su día máximo responsable de la parcela económica, Tomas Alvarado, que también acudió a comisaria días atrás para emitir su declaración sobre el escándalo de las entradas. Alvarado aseguró no tener nada que ver con el asunto, desconociendo cualquier irregularidad o incidencia en la venta de entradas durante los tres años que estuvo en el club.

Reunión y homenaje

La semana pasada también tuvo lugar una reunión entre el club, representantes de la Agrupación de Peñas, y el jefe de seguridad del estadio Martínez Valero. En un principio, el motivo de la junta fue tratar con los aficionados algunos puntos de la Ley del Deporte, pero se acabó convirtiendo, ya con el Consejo de Administración al completo, en un homenaje en “petit commite” al anterior encargado de la seguridad, con una condecoración en forma de placa ante la sorpresa de los miembros de la Agrupación.

Compartir esta entrada: