Mérito

Chimo Baeza ¦  04/03/13 00:20  @chimoeneas

OPINIÓN. Viendo a los dos grandes de nuestro fútbol sufrir como lo están haciendo ahora (con ese Barça metido en una crisis de identidad y de pulmones) o como lo hicieron no hace tanto (como ese Madrid sufriendo, por ejemplo, ante Espanyol, Osasuna o Granada), cada vez tiene más mérito este Elche, al que le ha dado por unir velocidad y regularidad en una carrera que se está convirtiendo en una obra de arte. No pierde desde noviembre, lleva sólo 14 goles encajados (por seguir con las comparaciones, al Barça, con dos partidos menos, le han marcado en 30 ocasiones, más del doble; mientras que el Madrid camina con 24 tantos en contra) y, últimamente, lo más parecido a una crisis que ha sufrido el equipo es empatar dos partidos seguidos. Por supuesto, no se puede comparar a nuestro Elche con esos dos grandes, que se mueven a otro nivel de exigencia, pero lo que está consiguiendo el equipo franjiverde, en una categoría donde las diferencias entre los distintos equipos tiende a ser muy pequeña, está camino de pasar a la historia.

El Recre, el rival del pasado sábado, por ejemplo, es uno de esos muchos equipos indescifrables que pueblan la Segunda división. Diseñado para desplegar un juego de toque y combinación, sus inicios fueron desastrosos; pero una buena racha de resultados (hablando de la igualdad de la categoría) lo había colocado a las puertas de la zona del play-off, donde seguirá una semana más. Pocos juicios categóricos se podían hacer con él, por tanto. Pero de lo que no cabe duda es de que fue honesto con su juego: planteó un partido abierto, de idas y vueltas, intentando retener el balón. Y el Elche le respondió con sus mejores armas: seguridad en defensa y contragolpe mortal, una combinación que, por mucho que se muestre cada jornada, ningún rival sabe desactivar. Será, quizás, porque los protagonistas van cambiando partido a partido y, si en el último partido fue Ángel quien se llevó los titulares, en otras ocasiones le ha tocado a las faltas de Albacar, a los remates de Etxeita, a las cabalgadas de Xumetra, a la clase de Carles Gil o incluso a los cabezazos de Powel. Esta vez, en Huelva, le tocó a Coro y a su vaselina sutil ocupar las portadas. A los aficionados nos gusta sentenciar sobre jugadores o ensalzarlos con una visión muy cortoplacista y Corominas, es cierto, pasó por una sequía goleadora en los últimos meses, tras un inicio fulgurante. Pero esto es tan largo como una maratón, con picos y bajones de forma a lo largo de la temporada, y tan caprichoso como un horóscopo: y, cuando no toca, no toca. Ahora, sin embargo, el exdelantero salvador del Espanyol vuelve a golear y a ser pieza clave en el equipo, demostrando que, antes o después, todos los jugadores aportan su granito en este viaje. Señal de que hay buena y rica plantilla y un tipo listo detrás sabiendo qué se debe utilizar en cada momento.

Mientras todo eso pasa, el viaje continúa y el destino está cada vez más cerca. Quedan aún 14 partidos, pero la ventaja con los perseguidores, cuando no se mantiene, crece cada semana. Disfrutemos de ir haciendo historia.

Compartir esta entrada: