El más castigado por las penas máximas

Rc Sala de Juegos

Dicen que los árbitros te dan y te quitan a lo largo de la temporada. Que todo se acaba equilibrando y los equipos acaban la Liga en el puesto que les corresponde por sus méritos. A falta del VAR, de tanta utilidad en su estreno en Primera, a los ‘pobres’ de Segunda y categorías inferiores no les queda más remedio que encomendarse a la justicia de la fortuna.

En este sentido, al Elche le tendrían que devolver bastante en materia arbitral en Liga, ya que es el conjunto más perjudicado de Segunda en la infracción posiblemente más determinante del fútbol: los penaltis. Con 13 jornadas disputadas, el equipo ilicitano es uno de los cinco equipos sin penas máximas a favor y el segundo con más en contra junto a Osasuna, con cuatro pitados.

Reus, Tenerife, Real Oviedo y Nàstic de Tarragona tampoco han gozado de ningún lanzamiento desde los once menos. Todos están situados en la mitad inferior de la tabla, dos de ellos en descenso. El cuadro dirigido por Pacheta también (15º puesto con 15 puntos), y los colegiados han tenido varias situaciones para señalar el punto fatídico. La última se dio frente a Las Palmas (0-0): Juan Cala realizó una entrada a Sory Kaba dentro del área sin castigo alguno.

Yendo hacia atrás, vienen a la mente más acciones: la caída de Benja frente al Numancia (1-0), la mano de un zaguero y el agarrón a Manuel Sánchez contra el Mallorca (1-1), la agresión de Bolaño a Manuel Sánchez ante el Real Oviedo (1-1) y una posible mano de Vieira en una falta frontal ejecutada por Javi Flores frente al Lugo (2-1). Pasaron semanas sin quejas arbitrales, pero la referida jugada del pasado sábado ha vuelto a motivarlas.

La única pena máxima para el Elche esta campaña se produjo contra el Granada (2-1) en Copa del Rey. Redru sacó un disparo desde la frontal que topó con las manos de Nico Aguirre. Jony Ñíguez se encargó de transformar el gol que inauguró el marcador desde los once metros.

Mirando hacia el área franjiverde, sólo al Extremadura le han pitado más penaltis en contra que al Elche: cinco. Curiosamente, también es la escuadra con más a favor, cinco, aunque igualado con Sporting, Albacete y Numancia. Dos de ellos contra los ilicitanos (2-2). El primero, por un claro agarrón de Neyder que el árbitro consideró que hizo Manuel Sánchez. El segundo, discutible, por una falta del pivote cordobés, que le costó la expulsión por segunda amarilla.

Semanas atrás, otro de los grandes beneficiados, el Numancia (1-0), derrotó al Elche por una pena máxima. También por una acción dudosa, una caída de Guillermo en una disputa con Javi Flores y Neyder. El propio exfranjiverde no falló. El último lanzamiento desde los once metros en contra se produjo contra el Cádiz (5-1). Gonzalo Verdú trabó en el suelo a Marcos Mauro. José Mari marcó el tercer gol amarillo.

Tanto Pacheta como la plantilla siempre han abogado por respetar la labor arbitral, aunque el entrenador burgalés sí que realizó una petición hace unas semanas: “Con absoluto respeto, porque sé lo difícil que es, pero deben acertar. Porque los errores los pago yo. Soy partidario del VAR. Te beneficie o perjudique, es justo. Tengo diez o doce datos en los que hay errores. Los jueces de línea tienen que ayudar. No creo que me vayan a atizar más, porque estoy hablando con datos y el arbitraje me merece absoluto respeto”.

Comparativa con los dos últimos cursos

Mirando la temporada pasada, el Elche tuvo un penalti a favor en Liga y dos en Copa a estas alturas del campeonato. Nino dio la victoria ante el Ontinyent (1-0) en el tiempo añadido por un codazo a Provencio dentro del área y Lolo Plá anotó una pena máxima en las eliminatorias contra Badalona (2-2, 1-3 en la tanda de penaltis) y Atlético de Madrid (1-1).

En contra, sufrió dos. Uno en la competición doméstica, marcado por Xisco Hernández para el Atlético Baleares (3-3), y otro en el torneo del KO, transformado por Rubén Sánchez para el Badalona (2-2, 1-3 en la tanda de penaltis).

Durante el resto de la competición, marcó dos más, contra Peña Deportiva (2-0) y Real Murcia (3-2), y señalaron seis más desfavorables a sus intereses: ante Formentera (0-1), Mallorca (2-0), Badalona (1-3), Atlético Baleares (1-1), Real Murcia (3-2) y Villarreal B (2-0). José Juan neutralizó este último.

Repasando el inicio del curso del descenso a Segunda B, el equipo ilicitano gozó de dos penaltis, frente a Rayo Vallecano (2-1) y Tenerife (3-1), y padeció otros dos, contra Nàstic de Tarragona (4-4) y Numancia (2-2). Juan Carlos detuvo el ejecutado por los castellanoleoneses. Acabó la Liga con un total de cinco a favor y ocho en contra.

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: