El Martínez Valero pierde fortaleza

El Elche de Toril no está teniendo la fortaleza como local por la que el equipo de la temporada pasada, dirigido por Rubén Baraja, destacó, fijándose en las estadísticas, como una de sus características más representativas. El conjunto ilicitano ha perdido en las primeras siete jornadas del presente campeonato el mismo número de partidos en el Martínez Valero que en todo el curso anterior, dos, ante Lugo en la quinta fecha (0-3) y frente al Levante en la séptima (0-3), la última disputada hasta el momento.

Los franjiverdes arrancaron la Liga sumando los tres puntos en sus dos primeros partidos de la campaña en su feudo, contra Rayo Vallecano (2-1) y Tenerife (3-1). Se impusieron a través de su línea a seguir de toque y posesión y mostrando una alta fiabilidad de cara a la portería contraria.

Sin embargo, las virtudes expuestas frente a madrileños e insulares no aparecieron ante el Lugo, cuya superioridad sobre el césped se vio reflejada en el resultado final de 0-3. El cuadro gallego dominó el encuentro prácticamente de principio a fin y no dejó al Elche desplegar su fútbol. Esta abultada derrota puso fin a la racha del equipo ilicitano de diez meses sin perder en su feudo. No lo hacía desde el 21 de noviembre del pasado año, cuando el Alavés, último campeón de Segunda, se impuso por 0-1.

Y precisamente la última escuadra que ha sido capaz de ganar en el Martínez Valero ha sido el actual líder de la división de plata, el Levante, que el pasado sábado se llevó los tres puntos de una manera muy similar al Alavés: 0-1 con un gol de falta, anotado de forma magistral por Campaña, y con una defensa sólida y sin fisuras ante las acometidas del equipo franjiverde, que no pudo contar con dos de sus puntales en ataque: Nino y Pablo Hervías. Cabe resaltar que el Elche ha visto puerta en todos sus partidos de la campaña menos en los dos últimos en casa, que se han saldado con derrotas.

También hay que señalar que la derrota sufrida ante el Levante, que llegó después de una contundente victoria contra el Huesca (0-3) el pasado miércoles, coincidió con el último día de la campaña de abonos del club franjiverde, que la pasada semana rebasó los 9.000 abonados y se fijó el objetivo de llegar a los 10.000, cifra que, a falta de confirmación oficial, no se ha alcanzado.

Los dos partidos en los que el equipo ilicitano cayó en su terreno la temporada pasada fueron ante el Mirandés (1-4) en la octava jornada y el citado contra el Alavés (0-1) en la decimocuarta. Desde entonces y hasta la visita del Lugo, el Elche acumuló siete victorias y nueve empates en el Martínez Valero, donde ha hincado la rodilla en 21 de sus últimos 87 encuentros oficiales, celebrados entre los cursos 2012/2013 y el presente.

Toril considera fundamental que el conjunto franjiverde se haga “fuerte en casa” para conseguir los objetivos. Los números evidencian que los equipos que convierten su estadio en un fortín casi inexpugnable suelen acabar la Liga en la parte alta de la clasificación. De momento, sus pupilos han dado dos de cal y dos de arena ante su afición. Pero la competición permite muchas reválidas y el Elche tiene por delante 17 compromisos como local (18 contando la Copa) para sumar los máximos puntos posibles que le permitan luchar por cotas mayores que la salvación. El próximo será el sábado 8 de octubre a las 18:00 horas ante el Nàstic de Tarragona.

Compartir esta entrada: