«Están demorando decisiones con la gente de casa y eso es lo primero»

Manu Herrera ve urgente la llegada del director deportivo para «aclarar situaciones» y «empezar a planificar la próxima temporada» sin «errores del pasado».

Manu Herrera continúa recuperándose de la operación a la que fue sometido el pasado martes para sanar del todo los problemas de nariz que ha arrastrado en la segunda fase de la temporada tras un golpe durante un entrenamiento en Navidad. “Cada vez me encuentro mejor. Aún un poco entaponado porque me quedan dos láminas de silicona por quitar, pero en quince días estaré bien”, ha asegurado el portero, quien llegará sin problemas al inicio de la pretemporada.

El guardameta madrileño ha hecho balance de la campaña colectiva e individual, y en ambos casos se muestra alegre por haber cumplido con las expectativas creadas. “Buscaba llegar a competir en Primera División y ser regular. Lo he cumplido con creces y me he sentido muy importante en el equipo y me da mucha fuerza para la temporada que viene. En Elche han sido los años más importantes de mi carrera. Dejé el Alcorcón con la idea de mejorar y se ha cumplido. Un ascenso, el Zamora, la permanencia y compitiendo acorde al nivel de Primera. Esto no me hace pararme, sino trabajar con más ganas porque hay margen de mejora”, ha celebrado un Herrera que elige el partido de la salvación matemática ante el Barcelona como el mejor momento del curso y el empate ante el Levante en casa, como el peor.

La ausencia de un director deportivo

“Tengo la confianza de que el club ha aprendido de errores del pasado y creo que se va a planificar mucho mejor. Cuanto antes se tenga al director deportivo mejor porque se están demorando decisiones con los que están aquí entrenando. Lo primero es lo de casa, aclarar las situaciones de la gente que acaba contrato y que no y empezar a planificar la temporada que viene. Cuanto antes se haga una cosa antes se hará la otra, pero eso ya lo sabrán. Los jugadores somos mayorcitos y cada uno se puede intuir lo que le puede pasar”.

El debate con Toño

“En verano se creó una especie de debate por quién tenía que jugar de los dos. Empecé yo y el míster decidió cambiar. Luego acabó y estaba más seguro de mí mismo. Son cosas normales del fútbol, pasa en todos los equipos. Tenemos una relación muy competitiva pero sana y buena. Somos dos tipos peculiares, con personalidad fuerte y luchamos por nuestros intereses. Somos un puesto especial, como los paracaidistas. Sólo pienso en que los dos tenemos contrato y que vamos a estar juntos otra vez el año que viene. Pero es fútbol, a lo mejor no estoy yo (risas). No puedo hablar por Toño”.

La próxima temporada

El objetivo no puede ser otro que la permanencia. En letras mayúsculas e intentar conseguirla un poco antes. La Primera es muy competitiva y no podemos pensar que ahora va a ser más fácil”.

Compartir esta entrada: