El héroe de ‘a tanda do Carranza’

Tarde del 24 de junio de 2012. Estadio Ramón de Carranza a rebosar. Cádiz-Lugo, vuelta de la eliminatoria de tercera ronda del playoff de ascenso a Segunda División. Tanda de penaltis igualada 2-2 a falta del último lanzamiento. Si marcan los lucenses, regresan a la división de plata 19 años después. Manu, el capitán albivermello, asume la responsabilidad y se dirige desde el centro del campo hacia el área. Concentrado, coge el balón y lo coloca en el punto fatídico. Camina hacia atrás hasta la semiluna del área. El tiempo se congela. Todo el trabajo de once meses se decide en una pena máxima. Avanza hacia la pelota, golpea raso a la izquierda y engaña al guardameta. Cuando ve el balón en la red, corre emocionado y se tira encima de su compañero Escalona. La zona visitante del estadio estalla de júbilo. Manu ha escrito su nombre con letras de oro en la historia del Lugo como el héroe de ‘a tanda do Carranza’.

Esta es la gran crónica del nuevo fichaje del Elche, el cuarto en el mercado invernal. El lateral zurdo de 33 años refuerza la plantilla tras desvincularse de la Cultural Leonesa para cubrir la baja de Adrián Jiménez, quien ha pedido salir por motivos personales. Antes de su infructuosa etapa en León, el hispano-suizo forjó una trayectoria de leyenda en el Lugo, donde militó diez temporadas. Entre los años 2007 y 2017 a orillas del río Miño, se reconvirtió de extremo a lateral, jugó cinco temporadas en Segunda y cinco en Segunda B, disputó 392 partidos, marcó 19 goles, se convirtió en capitán y logró el citado ascenso a la categoría de plata.

Manu ha sido un fijo en las alineaciones en buena parte de su década en el Anxo Carro, superando los 34 encuentros jugados en ocho temporadas. Su principal valedor ha sido Quique Setién, actual técnico del Betis y que dirigió a los lucenses en seis campeonatos, el del ascenso entre ellos. Sin embargo, su participación bajó a las órdenes de Luis César Sampedro en el curso 2016/2017, el último como albivermello. El hispano-suizo se despidió del Lugo con una emotiva carta.

Dos franjiverdes conocen bien la profesionalidad y capacidades futbolísticas de Manu: José Juan y Lolo Plá. El ourensano coincidió con el meta vigués durante sus últimas cinco temporadas en Lugo, mientras que el emeritense compartió vestuario con ambos en la campaña 2014/2015. Lolo Plá ya ha ‘bendecido’ la llegada de Manu en su cuenta de Twitter:

Además, Manu también fue compañero de José Juan durante su etapa en el Ourense y coincidió en el cuadro albivermello con seis exjugadores del Elche: Diego Rivas, Óscar Díaz, Tena, Raúl Fuster, Dani Mallo y Pelayo. Con el portero suplente de Manu Herrera en el ‘Elche de los récords’ consiguió el ascenso a Segunda, que el hispano-suizo rememoró al periódico El Progreso de Lugo cinco años después, a pocos días de regresar al Ramón de Carranza para el Cádiz-Lugo del pasado campeonato.

«Tenía claro que tiraría el último penalti. Todo lo que vivimos fue muy especial. Era todo una novedad. Nunca había vivido algo así. Me perdí muchas cosas de la celebración porque no pude salir de allí hasta las dos de la mañana por pasar el control antidoping junto a Miguel (Escalona). Fue por mi culpa, porque tardé muchísimo en mear. Nos contaron que estuvieron sacándose fotos detrás de una portería, luego se marcharon al hotel, estuvieron cenando, se tiraron a la piscina… Yo me lo perdí, pero luego me lo contaron», contó.

Con la profesionalidad y experiencia como principales valores, Manu llega al Elche con el objetivo de sumar otro ascenso a Segunda en su currículum. Con 33 años (cumple 34 en junio), encaró el pasado verano su primera etapa fuera del fútbol gallego, y unos meses después, se aventura a salir del norte por primera vez en su dilatada trayectoria deportiva. Este viernes pasará el reconocimiento médico, se incorporará a los entrenamientos y será presentado a las 12:15 horas en la sala de prensa del Martínez Valero.

Foto: CD Lugo

Compartir esta entrada: