Mala fortuna con los últimos arbitrajes

Rc Sala de Juegos

Que el Elche podría haber arrancado la Liga con mejores números es un hecho que nadie discute. Tres puntos de quince posibles, sin victorias y sólo dos goles a favor que le dejan en zona de descenso tras cinco jornadas. Queda un mundo, pero en el entorno parecen apreciarse dos corrientes: “no hay equipo para más” y “el equipo ha hecho méritos para tener más premio”. Para la segunda idea, muy recalcada por Pacheta, se argumentan las sensaciones defensivas y el alto número de ocasiones que generan los franjiverdes. Y se podría unir otro factor: las decisiones arbitrales. Al equipo ilicitano le han perjudicado en este aspecto en las dos últimas jornadas.

Frente al Numancia (1-0), el técnico burgalés afirmó tras el encuentro que el colegiado, Álvaro Moreno Aragón, había tenido “un porcentaje importante en el resultado”. Hay dos acciones “determinantes”: el discutido penalti a favorable de los sorianos, transformado por Guillermo, y el no señalado a Benja en los últimos minutos. La pena máxima en contra se produjo cuando el Elche disfrutaba de sus mejores momentos sobre el césped.

“Hay contacto, pero no sé si suficiente. Pero viendo el penalti al Numancia, ese contacto lo pita. No sé qué criterio tenía el árbitro”, expresaba el delantero catalán, quien abogaba por eludir polémicas. Gonzalo Verdú sí que quiso ser más claro: “Es una jugada que te marca el partido. Pero nadie nos va a regalar nada. Hay que luchar contra estas injusticias”.

Si de la visita a Los Pajaritos se habló de un penalti en contra pitado y otro a favor no pitado, en la siguiente cita ante el Mallorca (1-1) fueron dos posibles penas máximas para el Elche que el trencilla no interpretó como tales. En la primera mitad, una mano de un zaguero bermellón en un control de Sory, y en la recta final, un agarrón a Manuel Sánchez. Sobre la segunda acción, Pacheta indicó que el árbitro, Luis Mario Villa Albendiz, “no ha acertado”. “Aquí todos nos equivocamos muchas veces. Pero tenemos que resolver el partido antes. Debemos seguir, seguir y seguir. Pero cómo no voy a valorar cosas que son obvias”.

El preparador de Salas de los Infantes siempre se ha mostrado muy respetuoso con el colectivo arbitral, e incluso ha destacado sus aciertos sin que le cuestionasen por ello, algo extraño hoy en día. Quien sí alzó la voz fue su jugador Provencio, quien pidió por Twitter “mismo baremo que a los demás”.

Y el centrocampista madrileño no es el único que ha utilizado las redes sociales para clamar contra los últimos arbitrajes hacia el Elche. Numerosos aficionados franjiverdes han mostrado su profundo malestar a través de quejas, incluso mencionando a la Federación, a LaLiga y a sus respectivos presidentes, Luis Rubiales y Javier Tebas.

Dicen que el que no llora, no mama, y que la clasificación acaba poniendo a cada equipo en el sitio que le corresponde tras 42 jornadas. Pero también es cierto que las diferencias en Segunda son mínimas y un punto puede significar salvar la categoría o descender, con todo lo que ello supone. Y ahora mismo, si alguna de aquellas decisiones hubiese caído del lado del Elche, su entorno podría no estar padeciendo por la falta de victorias o por ver al equipo en la zona roja de la tabla. Pero a los ilicitanos no les queda otra que remar y esperar mejor fortuna en su próxima cita frente al Real Oviedo (domingo, 16:00 horas).

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: