Los Boria, una dinastía franjiverde

El padre de Jony, Aarón y Saúl estuvo en Vallecas viendo a dos de sus hijos frente a frente.

El regreso del Elche a Primera División supuso un reencuentro en el césped de Aarón y Saúl. En la última temporada, Aarón jugó contra el Guadalajara de Jony dos veces, una con el Almería y otra con el equipo ilicitano. Los tres son hermanos, hijos de José Antonio Ñíguez, Boria, jugador y leyenda del Elche Club de Fútbol.

Cada hijo ha ido atesorando más talento que el anterior. Aarón más que Jony y Saúl más que Aarón. Jony juega en el Alcorcón después de abandonar la cantera franjiverde y salir hacia factorías más importantes como la valencianista y la madridista, tras unos años en filiales y equipos de Segunda, ahora milita en el Alcorcón. Aarón llegó en enero a Elche tras una carrera que ha combinado clubes internacionales y modestos españoles, como el Glasgow Rangers y el Celta; también dejó el fútbol base del Elche para fichar por la cantera del Valencia. Saúl es quien tiene un futuro más prometedor, se quitó la franja verde para vestir una camiseta blanca inmaculada en el Real Madrid, sin embargo, cuando era alevín le puso unas barras rojas y ha permanecido desde entonces en el Atlético de Madrid, que le ha cedido esta temporada al Rayo Vallecano.

Multitud de equipos han disfrutado de alguno de los hermanos Ñíguez, pero el Elche solo ha tenido a Aarón. Todo lo contrario que pasó con su padre, Boria pasó prácticamente toda su carrera como franjiverde. El tigre de Matola debutó con 19 años en el Elche como un delantero guerrero con más voluntad que calidad, pero logró buenos registros goleadores cuando contó con minutos. Desde 1981 hasta 1988 jugó siempre en Segunda salvo la temporada 1984-1985, la antepenúltima incursión ilicitana en la élite. Ese año no contó con muchos minutos y, cuando cuatro años después volvió a ascender a Primera, Boria inició una gira que le llevó a Sabadell, Figueres y Cartagena. A principios de los noventa volvió al caótico Elche de esa época y jugó dos años antes de retirarse a equipos más modestos como el Santa Pola o el efímero Efesé Unión, en 1995 participó en este equipo-protesta como jugador y entrenador.

El pasado lunes, Boria estuvo en Vallecas viendo el partido de sus hijos y quizá recordó cómo un 7 de octubre de 1984 él dio la primera victoria de la temporada al Elche en Valladolid marcando su único gol esa temporada. Listo, como siempre, aprovechó un fallo de Richar cediendo el balón a Fenoy, el portero, y marcó a puerta vacía. El Valladolid 1 – Elche 2 fue una de las escasas seis victorias de aquella paupérrima temporada. Y seguramente también pensaría que ojalá sus hijos tengan más suerte en esta campaña; uno ya empieza a cumplir sus deseos, falta el Aarón y su Elche.

[En la foto: Boria es el segundo fila empezando por la derecha en la fila de abajo]
Compartir esta entrada: