Lluvia de emociones en el Martínez Valero

Mal comienzo, remontada y empate. Las emociones y los nervios estuvieron a flor de piel en un partido loco e intenso para los 7.061 aficionados que acudieron al Martínez Valero, donde se pudieron ver ocho goles, cuatro para cada bando.

En el minuto 11 abría el marcador el Gimnàstic, lo cual era una decepción para la afición, que en tan pocos minutos su equipo ya estuviera perdiendo en casa. Pero por suerte, siete minutos después, el Elche consiguió remontar, Nino fue el responsable de adelantar al equipo. El “11” marcaba en el minuto 15 y 18. Los pitos de la grada se convirtieron en aplausos y cánticos para animar al equipo franjiverde y ovacionar a Nino, que volvió a marcar con la camiseta del Elche en el Martínez Valero una década después.

Con la remontada de los de Toril, la grada estaba contenta, ya que en la historia del Elche pueden recordar que este tipo de adelantamientos en el marcador no se le ha dado del todo bien y menos en tan pocos minutos.

Al comenzar la segunda parte, los ilicitanos animaban sin cesar. En el minuto 62 parecía sentenciar el partido Matilla con el tercer gol, así lo celebró tanto la grada como el banquillo, como si de una victoria se tratase. Pero las emociones de fervor no duraron mucho tiempo más. El Gimnàstic ponía el 3-2 con un penalti en el minuto 67 y dos minutos después llegó el empate. Pero las sorpresas no acababan aquí para aficionados, porque el equipo grana logró remontar al Elche en el minuto 74. Después del último gol de los visitantes se pudo ver a varios aficionados que abandonaban cabreados las gradas del Matínez Valero.

En el 78 llegó último suspiro de esperanza para la afición, el empate definitivo, el 4-4 de la mano de Dorca. Tras este gol de los franjiverdes la afición animaba con fuerza para empujar a su equipo hacia el gol, pero no hubo suerte ya que el marcador quedó en tablas.

Cabe destacar también que, la grada no quedó contenta con la actuación del colegiado, quien fue pitado en muchas ocasiones. Faltas no pitadas, tarjetas para el Gimnàstic que no sacó, entre otras cosas que hicieron enfurecer a los ilicitanos, quienes son sabios y no son fáciles de engañar.

También hay que señalar la escasa respuesta de la afición a la concentración para mostrar su rechazo al apoyo del Consejo del Elche a la candidatura de Javier Tebas a la presidencia de la LFP programada para antes del comienzo del partido.

Compartir esta entrada: