El líder de la manada, la cuadratura del círculo y 50 sombras de Grey

Óscar Gómez «Pedja» ¦ 06/12/12 10:08 @pedjafranjiverd

Dicen que para ser un gran equipo hay que ganar a grandes rivales. Pues bien, el domingo, en una fría, gélida e inapacible noche, hicimos una nueva muesca a nuestro revolver y doblegamos al que esta temporada se postulaba de inicio como el máximo favorito al ascenso, al todopoderoso Villarreal. De este manera, el Elche ha firmado en su hoja de servicios una de esas victorias que resultan extremadamente importantes más allá del resultado y de los tres puntos de rigor, por el contexto y el rival. Hundimos al favorito, ratificamos y consolidamos nuestro liderato en solitario a pesar del empuje del Almería y aumentamos la distancia con el tercer clasificado, referencia a seguir de ahora en adelante, que asciende, nada más y nada menos, que a 7 puntos.

Ser líder en solitario es una de esas pocas cosas en la vida que se disfrutan sin compañía, llevándole la contraria a ese dicho anónimo que dice que “La soledad es un buen sitio para ir de visita pero no para quedarse” Ojalá nos quedemos ahí hasta el final.

Según Eduard Punset, todos pertenecemos a la manada pero solo algún privilegiado puede ser el líder de la manada. Y el Elche lo es porque demuestra que en los peores momentos sabe sacar el máximo rendimiento. El Dátil Mecánico ha mutado en este último periodo en un equipo menos brillante pero más efectivo y experto, il Datilini, haciendo suyas las mejores virtudes del catenaccio italiano, echando el candado a su portería (ningún gol en contra en los últimos 4 partidos) y siendo contundentes arriba. Como bien dijo Escribá en rueda de prensa: “Los partidos se ganan con el ataque pero los campeonatos se ganan con la defensa”. Huelgan los comentarios.

Haciendo un símil de grandes supermercados, Mercadona cayó derrotado ante el Lidl, el Lidl de la manada, permítanme tan sencillo y obvio juego de palabras.

Bromas aparte, hay que reconocer que derrotamos a un vecino ejemplar, que no solo es aquel que tiene la wifi sin contraseña, sino también un equipo paisano que es un ejemplo a imitar, que apuesta por la cantera y por la excelencia en la gestión y que demuestra señorío al renunciar a las subvenciones públicas por respeto a otras necesidades sociales más urgentes y perentorias.

Asimismo, parece que empieza a borrarse esa tenue línea divisoria entre la realidad y la ficción, entre el fútbol real de la división de plata y la playstation, sobre la que los pesimistas más recalcitrantes de esta bendita ciudad suelen hacer funambulismo.

Parte de los que no confiaban al principio comienzan a ilusionarse, aquellos que pensaban que el ascenso era una quimera y un sueño de un puñado de ilusos comienzan a vislumbrar atisbos de certidumbre, esos que decían estar seguros de que el Elche perseguía un objetivo inalcanzable, la cuadratura del círculo, ya dan sus primeros síntomas de fe en el proyecto. Incluso los cenizos más extremistas, conocidos localmente como senisos, empiezan a salir de sus madrigueras y muestran ligeros pero claros síntomas de positivismo. En definitiva, el Elche de Fran Escribá está obrando el milagro de convencer a unos y a otros. Y eso no es nada fácil.

Pero cada vez que tenemos la impresión de que nuestro equipo ha tocado techo y que ya no nos causará más sorpresas agradables, sucede algo que nos saca de nuestro error.

Dicho todo esto, ya no podemos evitarlo, nos estamos ilusionando sobremanera y no hay vuelta atrás. Hay que asumir que nuestro objetivo ya no puede ser otro que lograr el ascenso de manera directa, siendo el play-off un triste consuelo. Esto provoca sensaciones contradictorias. Por un lado, el miedo al fracaso, a la caída, al despertar del sueño. Y por otro lado, la ilusión, la alegría y la emoción de pensar en volver a recuperar el prestigio que un día tuvimos. Todo puede ocurrir, todo es posible, y más después de ver que el Papa se “ha hecho un twitter”, pero toca ser optimista. Lo que está claro es que este Elche está poniendo a los aficionados más calientes que viendo un partido de fútbol playa femenino y a las aficionadas más cachondas que después de leer un capítulo de 50 Sombras de Grey. Qué nos quiten lo bailao ya que, como se suele decir, lo que va por delante, va por delante.

Esperemos y confiemos en que la NASA tenga razón y que las teorías que versan sobre la predicción maya del fin del mundo en 2012 estén basadas en una mala interpretación del calendario tallado por esta civilización y que la profecía que anuncia el impacto del planeta Nibiru sobre la tierra el próximo 21 de Diciembre provenga simplemente de fábulas y poemas sumerios. Solo nos faltaba éso, que nos estropeara la fiesta un planeta con nombre de personaje de Doraemon o los pesaditos de los mayas y sus funestas predicciones.

Pero yo confío en El Corte Inglés, que algo sabrá al respecto, ya que anuncia como siempre rebajas para enero, obviando totalmente la dichosa profecía, a Nibiru y al mismísimo Sum Sum Korda.

Compartir esta entrada: