La sinrazón de los precios para ver el fútbol en España

Ivan Obrador | 13/09/2014 00:01

Parece mentira que con la situación económica tan complicada que vive España, el fútbol patrio viva en un mundo aparte, en donde las mareantes cifras que se manejan nada tienen que ver con la situación real que vive el 90 % de los españoles. Mientras el sueldo base en nuestro país apenas llega a 700 €, y desayunamos todos los días con noticias de millones de parados por un lado, por el otro, lo hacemos con fichajes de decenas de millones de euros en los equipos de fútbol de nuestra Liga. Sonroja comprobar cómo en España, con la que está cayendo, ver un partido de fútbol desestabiliza la economía de cualquier español de a pie. Sin ir más lejos, ver un Elche-Valladolid un lunes a las 20:00 h. cuesta entre 35 y 80 €, mientras que en otros países hay partidos como el Benfica-Oporto desde 17,50  a 60 €; o un Borussia Dortmund-Bayern Munich por entre 15 a 40 €; un Manchester City-Arsenal entre 28 y 50 €; o un Lazio-Roma desde 20 €. En fin, hasta en el pozo de la Tercera División Valenciana podemos encontrar partidos de liga regular por 15 €. ¿Son lógicos, pues, los precios que se tienen en España para ver partidos de fútbol? Fruto de esa cultura del ‘sablazo’, la directiva del Elche hizo un intento de ‘atraco’, tanto a abonados como a no abonados para ver al Real Madrid un miércoles a las 22:00 h. La presión popular les hizo recular y disminuyeron los precios (aun con la bajada son prohibitivas para mucha gente en España), e incluso así habrá casi lleno porque la gente se quita antes otros gastos que el del fútbol. A las directivas de los clubes españoles poco les importa conseguir 4 o 5 llenos en toda la temporada entre todos los equipos, mientras en Alemania se consiguen alrededor de 90 en menos jornadas y todo. Lo importante es jugar con la pasión y sentimiento de unos aficionados para quienes ver a su equipo no tiene precio.

En España se está entrando en una dinámica en la que da igual el partido que veas, amistoso u oficial, de equipos o de la Selección, de Tercera o de Primera. Las entradas por norma general van a ser caras comparadas con las otras grandes ligas europeas. Ir al fútbol es como ir a la ópera: o va la gente elitista, o gente corriente que desembolsa lo que haga falta, y ya lo pasará mal en casa quitándose otras cosas. La millonada que ganan la mayoría de los clubes es gracias a derechos televisivos, a patrocinadores y venta de ‘merchandising’. Lo recaudado en entradas es importante, pero no fundamental. Prefieren dinero contante y sonante de unos cuantos menos, a estadios llenos y con un ambiente de gala gracias a los precios populares. Y lo triste, es que en muy pocas ocasiones el aficionado o las peñas alzan la voz.

En el Elche hay que reconocer que se han establecido unos precios muy económicos para Primera División, siempre que la comparación la hagamos dentro de nuestra Liga -mejor no mirar fuera de nuestras fronteras-, con bonificaciones para abonados del año pasado, para familiares, para parados, etcétera. Pero parece ser que tenían un as bajo la manga para lo días ‘del Club’, ya que ver al Real Madrid, Barcelona, Atleti o Valencia, entre otros, no iba a ser «peccata minuta». Pero con esta primera intentona, la afición se movilizó y recularon. Además se han incluido medidas de migración que han provocado que miles de abonados cedan una mejor localidad en anillo inferior por otra peor en la parte superior, ya que con  esa ‘cesión’, ver al Real Madrid les sale gratis, y el Club hará caja con sus asientos entre los no abonados que quieran pagar lo que sea por ver al equipo de los Cristiano, Bale, Sergio Ramos, Casillas y compañía. En fin, hay gente que por ahorrarse unos euros en los tiempos que corren, traga lo que haga falta, y la directiva lo sabe.

En definitiva, el fútbol español se basa en la ley de la oferta y la demanda. Mientras mueva esas cantidades ingentes de dinero, mientras estén muchos de los mejores jugadores del mundo aquí, mientras dos equipos nuestros sigan siendo los mejores del planeta, el aficionado de a pie seguirá pagando por ver este espectáculo como si de un artículo de lujo se tratase.

Compartir esta entrada: