La plantilla vuelve al trabajo tras sufrir los efectos de un virus

El Elche ha regresado este lunes por la mañana a los entrenamientos con la satisfacción del deber cumplido pero también con las secuelas del virus estomacal que afectó a parte de la plantilla en los últimos días.

Los futbolistas se han ejercitado en el Anexo en una sesión suave, ya que varios jugadores aún estaban afectados o se sentían débiles por el virus estomacal que, sin embargo, no impidió al equipo lograr la victoria en Miranda. La primera víctima del virus que se instaló en el vestuario franjiverde a finales de la pasada semana fue el portero Pol Freixanet, quien causó baja en la expedición.

El viaje a Miranda fue complicado, según ha reconocido Álex Felip, ya que varios compañeros comenzaron a sufrir vómitos, diarrea y malestar general, lo que acabó por condicionar la alineación que presentó el entrenador. El sábado, durante el partido, el Elche no pudo contar con Álex Martínez por este motivo, mientras que otros jugadores como Caro, Espinosa, Mandi, Álex Felip o Sergio León, también acusaron molestias durante el viaje y el partido.

El delantero confesó tras el partido que tuvo que pedir el cambio en los últimos minutos al comenzar a notar molestias en el estómago. La situación ya está bajo control, según se apunta desde el club, ya que todos los afectados estarán en condiciones de jugar ante el Almería el sábado.

Para este compromiso, el técnico no podrá contar con Javier Noblejas, que será sancionado con un partido de suspensión tras su expulsión, ni con Pelayo, lesionado, pero sí con Armando, ya recuperado de su dolencia en el gemelo.

Compartir esta entrada: