La ONG Copa del Rey, el camarote de los hermanos Marx y nuestro querido Palanca

Óscar Gómez «Pedja»¦ 20/09/12 07:00 @pedjafranjiverd

La Copa. Ese gran torneo. ¡Qué competición tan agradecida! Si ganas, perfecto, “a ver si nos toca un grande”. Si pierdes, macanudo, “Mejor. Así nos centramos en la liga”. Nunca un trofeo contentó tanto a perdedores y ganadores. Eso no es un torneo, es una ONG. Eso sí, como amante de la Liga de Suplentes de la Premier, hubiera preferido seguir vivo en ella y tener a los menos habituales con ritmo. Una pena.

 

Pero, menos mal que, dentro del magma franjiverde, últimamente las penas nos duran poco y siempre hay quién nos deleita con momentos de diversión, alboroto y jarana.

 

Uno es, por supuesto, nuestro equipo, que sigue ganándolo todo. Póker de victorias. Y además, ganando de diferentes maneras. El sábado nos tocó ganar sufriendo y, como mandan los cánones, de penalti y en el último minuto. ¿Seremos capaces de ir a por el Repóker en Huesca? Volverá Carles Gil y, por tanto, la magia. 6 de 6. Lo compro.

 

Por otro lado, y como viene siendo habitual, está el Consejo de Administración, con sus dimes y diretes y con sus actuaciones circenses. Si los líos son propios del fútbol actual, resultan inseparables de nuestro Elche, C.F.  El Consejo ahora mismo es una mezcla entre el Camarote de los Hermanos Marx, un pleno del Ayuntamiento de Los Yébenes y la Tuna de Alcalá.

 

Además, citando al maestro Woody Allen, Sepulcre sigue a rajatabla aquello de “En mi casa mando yo pero es mi mujer la que toma las decisiones” y demuestra que manda poco y mal. A alguno de sus consejeros le falta decirle a Pepe aquello de “Si mandas tú, mándame al bar”.

 

Pero claro, el mandamás tenía que demostrar su poder y que mejor momento y ocasión que con la pancarta de la JE. Oh, ¡¡qué ofensa!! ¡¡Qué ultraje!! “Elche, C.F.  2.0. YA!!” Esa pancarta mancilla poco menos que el honor del club y la memoria de César. ¡¡Por favor!! El texto y el mensaje de la misma es más inofensivo que un diálogo de Dora la Exploradora. Fue un sinsentido, una sinrazón coronada como siempre por la actuación de los chicos de la porra, que tienen que poner cara de malotes hasta para disolver el cola-cao en leche.

 

Ahora aparece la figura de Juan Anguix (momento Déjà Vu con Ramírez) diciendo verdades como puños y prometiendo modernizar el club, abrazándose, curiosamente al lema de la citada pancarta. Démosle la oportunidad que toda nueva incorporación merece. Su suerte será la nuestra. Pero va a tener mucho trabajo. Bienvenue, déjà vu.

 

No quiero acabar sin acordarme de Miguel Palanca. Creo que debemos apoyarle todos. Ha demostrado ser un jugador muy implicado (esa muñequera, esas lágrimas el día del Granada) y está ahora mismo sumido e inmerso en una depresión futbolística, agravada, además, por su lesión.

 

No estaba gustando ni a ellos ni a ellas. “No se va de nadie” decían ellos. “Se está quedando cartoniano” argumentaban ellas.

Dicen que dónde hay pelo hay alegría, pero eso es un mito, Miguel. Yo cada día me río más. Mucho ánimo.

 

Dedicado a mi nuevo sobrino y, desde el minuto 0 de vida, aficionado del Elche CF, MANUEL.
Compartir esta entrada: