La defensa, gran asignatura pendiente

El Elche tiene la faceta defensiva como principal asignatura pendiente. El conjunto ilicitano es, junto al Almería, el más goleado de Segunda División con 15 tantos recibidos en nueve jornadas, diez de ellos en el Martínez Valero. A ellos hay que añadir los dos goles encajados frente al Mirandés en Copa del Rey.

Toril parecía haber encontrado la fórmula que le aportara solidez al Elche, que recibió al menos un gol en sus cinco primeros encuentros de Liga y el de Copa. Después de la goleada sufrida ante el Lugo (0-3), el cuadro franjiverde mejoró sus prestaciones defensivas, lo que se tradujo en un menor número de ocasiones concedidas al rival y, por tanto, menos goles recibidos. Mantuvo la portería a cero frente al Huesca (0-3), el único partido de la temporada en el que lo ha logrado, y encajó un gol contra Levante (0-1) y Alcorcón (1-0).

Sin embargo, el choque del pasado sábado ante el Nàstic de Tarragona (4-4) volvió a mostrar las carencias en defensa de los franjiverdes, que se dejaron remontar un 3-1 a favor ante el colista de la categoría en menos de diez minutos. Esta falta de firmeza en la retaguardia del Elche también coincidió con su mejor registro anotador en un partido en el presente curso. El cuadro dirigido por Toril había adolecido de falta de mordiente arriba para hacer daño a los adversarios en los últimos encuentros, pero cuando parecía haber recuperado el camino en la faceta ofensiva (es el cuarto equipo más goleador de Segunda junto a R. Zaragoza y Girona), no pudo redondearlo manteniendo el nivel en defensa.

En el vestuario del Elche son conscientes de que el equipo debe echar el cerrojo a su portería, como así lo reflejaron Nino y Pablo Hervías tras el partido frente al Nàstic. Ser sólido en defensa es una de las bases del éxito de los últimos equipos que han conseguido ascender a Primera División, valgan como ejemplos el Alavés y el Leganés de la pasada campaña o, echando la vista más atrás en el tiempo, el ‘Elche de los récords’. Si Toril consigue el equilibrio defensa-ataque, las opciones de los franjiverdes de pelear por objetivos ambiciosos se incrementarán. Pero seguir recibiendo tantos goles puede condenarles a sufrir.

Compartir esta entrada: