Trece declaraciones en el segundo día del juicio

Segundo día de interrogatorios en el juicio del Concurso de Acreedores del Elche, que debe calificar como culpable (solicitud del fiscal) o fortuito (calificación dada por el administrador concursal) el proceso concursal de la entidad ilicitana. Jornada larga, aunque sin declaraciones tan largas como la del estreno hace un par de semanas.

Tomás Alvarado, Manuel Rocamora, Lorenzo Campos, Toño García Hita, Francisco Sánchez, Jaime Oliver, José Luis Maruenda, Javier Vidal, Juan Irles, Vicente Abadía, Diego García, César Nohales y Ramón Segarra; todos ellos vinculados en algún momento al club o a la Fundación respondieron, por el orden mencionado, a las preguntas del fiscal Francisco Marco y de los abogados.

A diferencia del primer día cabe destacar que sólo las declaraciones de García Hita (hora y cuarenta minutos), Sánchez (hora y cuarto) y Oliver (60 minutos) sobrepasaron la hora de duración. Cerca se quedó la de García, actual presidente franjiverde, que llegó a los 50 minutos. Algunas de ellas se solventaron en diez minutos o menos (Segarra, Rocamora, Irles y Maruenda).

García: diferentes Skylines

Diego García defendió durante su alocución sus actuaciones desde que está en la presidencia del club, primero en representación de la mercantil Helike Football Management y posteriormente ya como persona física. Argumentó que no llegó al club para oponerse al proceso de venta del IVF sino para ayudar en una situación complicada.

Skyline International adquirió una gran importancia durante su turno. García insistió en varias ocasiones al fiscal que el Skyline del Elche no es el mismo que el del Albacete, pese a que su administrador, Víctor Varela, sea la misma persona. «Varela es la persona que administra una sociedad que luego vende a uno o a otro», aseveró. Su argumentación se basaba en que David Phillips era el inversor que llegaba de su mano en 2016 y David Kabchi es el que entró en el conjunto castellano-manchego en 2017.

García también censuró que la única comunicación de Skyline fuera una carta remitida al club el 25 de agosto en la que pedía reunión a partir del día 29 «para consensuar decisiones de índole deportiva», veinte días después de la adjudicación del crédito y a dos de cerrarse el mercado estival. Tanto el actual presidente como otros consejeros aseguraron que nunca hubo más noticias desde Skyline ni se les presentó las credenciales económicas que se solicitaban.

GARCÍA E ILLUECA, CONDENADOS A NO ENTENDERSE

Durante su intervención, García explicó su punta de vista en la relación con el IVF, que desde un principio estuvo condenada a la falta de entendimiento. «Le envié un email el 21 de abril, a los dos días de entrar a la presidencia. No contestó. El 27 de abril le escribí otro y se lo reboté a Javier Gomar, director de los servicios jurídicos. Tampoco contestó. Ese mismo día se reunieron con BDO, LaLiga y la administración concursal. No es normal que no llamen al Consejo a esas reuniones para tratar el futuro del Elche. Sólo contestó en agosto, al mandar otro email a Ximo Puig, presidente de la Generalitat», aseveró García.

El presidente del Elche reconoció que, en una conversación telefónica, Illueca le admitió que estaba seguro de la viabilidad económica de Skyline, pese a lo que requirió que se presentase la misma ante el Consejo. También admitió que instó al notario a suspender la subasta de las acciones en persona, al detectar irregularidades en las bases.

Para finalizar su interrogatorio, García defendió la propuesta de convenio presentada desde el club y que está paralizada hasta septiembre por la oposición del IVF a una capitalización de la deuda que tampoco comparte el administrador concursal. El presidente aseveró que se firmó un acta notarial con un compromiso irrevocable a los nuevos accionistas mayoritarios para que pignoraran las acciones necesarias en favor del IVF para que no perdiera su peso accionarial actual y que no se propuso una quita mayor porque en las primeras negociaciones con los acreedores vieron que se iban a oponer.

Sánchez detalla las obras

El exconsejero Francisco Sánchez fue otro de los protagonistas principales del día. Quiso desvincularse de los temas económicos y de contabilidad, al no pertenecer a su parcela, pero detalló uno de los puntos polémicos de los últimos años en el club: las obras de remodelación del verano de 2013.

«Había que tomar medidas entre mayo y agosto. Se hizo un concurso de ideas y los arquitectos ni siquiera ponían su nombre sino un número para ejecutar las obras imprescindibles para competir en Primera», comenzó. «Se presentaron cinco propuestas: Acciona, Fomento, OHL, Dragados y Los Serranos y se adjudicó a esta última, por tiempo y forma. Su presupuesto era de 2,2 millones y se aumentó 200.000 por la fase de cimentación. Otros presupuestos eran de 4 ó 5 millones de euros», añadió Sánchez.

El exconsejero también explicó el motivo de que Los Serranos subcontrata a su empresa durante estas obras: «No teníamos corriente con Iberdrola y tuve que hacerlas porque ningún electricista se atrevía a certificar todas las responsabilidades. Facturé 158.000 euros, algo insignificante para una gran empresa«. Por último, Sánchez admitió que el Ayuntamiento les exigió obras para obtener la licencia de actividad, bajo amenaza de cerrar el campo: «Se adjudicaron a dos empresas, Involucra y Paco Selva, con un presupuesto de 2 millones de euros».

García Hita niega que fichara jugadores

El interrogatorio más extenso y con mayores picos de tensión lo vivió Toño García Hita, que quiso negar que durante su etapa como consejero ejerciera de representante y fichara a jugadores para el primer equipo. «Soy un enamorado del fútbol, pero la contratación de futbolistas era cosa de la Dirección Deportiva», afirmó.

García Hita aclaró que su hermano sí ejerce de representante, pero que durante su etapa en el club no se contrató a ningún futbolista representando por él para el primer equipo. Además, acreditó que por labor profesional como agente de seguros en la empresa Hita & Port está prohibido por ley la vinculación a la venta o representación de deportistas. También aportó que las cantidades facturadas por su empresa al Elche suponen el 0,037% de ingresos totales.

El exconsejero y patrono de la Fundación también contestó sin tapujos a preguntas sobre el préstamo, Juan Anguix o Skyline International. «Cuando vi a las dos personas que trajeron el préstamo dije que no me lo creía. Luego pasé un día y medio con ellos y casi me convencen. Eran unos profesionales de la estafa. Pero desperté y dije en el club que les daba 48 horas para que los denunciasen», explicó García Hita sobre el préstamo fantasma de Sepulcre y Rocamora.

Toño tampoco creyó en la solvencia económica de Anguix ni Skyline. «El concejal Luis Ángel Mateo me llamó para que fuera al Ayuntamiento y fui. Mercedes Alonso me explicó que ya tenía mayoría de votos para cesar a Sepulcre y poner a Anguix, pero quería unanimidad. Yo le dije que no, que Anguix no tenía ni aval ni capacidad económica. A ella le sorprendió que pudiera ser falso. Y lo fue», contó el exconsejero.

Sobre Skyline, García Hita asegura que mantuvo dos reuniones con Moayad Shatat y un abogado, en Madrid y en Torrellano: «Les recibí en mi casa y me dio en el olfato que no tenían dinero. Sólo hablaban de 5 millones para aportar al club, no más. Nunca más supe de ellos».

CRÍTICAS A LA GESTIÓN PRESIDENCIALISTA

Varios de los interrogados en este segundo día de juicio coincidieron a la hora de señalar que las cuestiones principales del club, especialmente en materia económica, eran tratadas exclusivamente por José Sepulcre y Antonio Rocamora. Por ejemplo, Lorenzo Campos reconoció que trató de fomentar un cambio en esa gestión presidencialista con el fichaje de directivos profesionales y no se admitió. «La gestión era muy informal», aseveró.

Más o menos en la misma línea se pronunció Javier Vidal, motivo por el que presentó su dimisión. Otros consejeros como García Hita, Oliver o Sánchez también admitieron que el presidente informaba de las decisiones en el Consejo, pero que ellos no formaban parte del día a día del club.

Oliver y el concurso de acreedores

Jaime Oliver señaló, en la misma línea que otras declaraciones, que no se presentó realmente la opción de presentar un concurso de acreedores hasta diciembre de 2014, al considerar que bien podían fructificar otras gestiones o bien se podía asegurar la permanencia y tener mejor capacidad de negociación.

Oliver admitió que desde septiembre empezó a manifestar la necesidad de presentar el concurso, por lo que finalmente el abogado Luis Fernando Alonso detalló al Consejo de los pormenores de esta medida hacia finales de año. «Yo gestioné con un fondo inglés otro préstamo de 30 millones, pero no salió. Confiamos en que estas gestiones podían llegar a buen puerto y por eso se espero hasta febrero para el 5bis», detalló.

A VUELTAS CON LA SALIDA DE JUAN SERRANO

Si algo no quedo claro en la sesión judicial es el hecho de si Juan Serrano fue cesado como presidente en abril de 2016 o si dimitió. Todas las versiones apuntaron hacia esto segundo excepto la de Jaime Oliver: «Se le cesa porque va por libre en las gestiones con el IVF y porque se reunía con peñas, Plataforma y Regeneración sin informar de ello».

En su interrogatorio, a Oliver (economista y administrador concursal) se le cuestionó sobre los desfases presupuestarios en las temporadas de Primera División. Al igual que ocurriera en la primera sesión del juicio, el argumento utilizado fue la indicación por parte de LaLiga de mantener un presupuesto casi de Segunda ante la falta de un histórico de Primera. «Los presupuestos se presentan para intentar cumplirlos, pero no siempre se consigue«, añadió Oliver.

Interrogatorios express

El resto de comparecencias del día fueron bastante escuetas, aunque dejaron algunas perlas reseñables. Por ejemplo, Tomás Alvarado (exdirector general) quiso dejar claro que el rédito que obtiene por la explotación del mercadillo es mínimo. «Mis aportaciones fueron de 456.000 euros y el mercadillo me supone 30.000 – 35.000 euros al año. Ojalá pudiera volver atrás y no prestar el dinero», esgrimió.

Lorenzo Campos, que fue el encargado de presentar el proyecto de Juan Anguix en el Centro de Congresos en abril de 2015, quiso desvincularse de la veracidad o no del famoso aval/pagaré. «Fui un mero transcriptor. No vi el pagaré y no entré a valorar si lo que me decían era cierto o no. Aquello fue como una promoción de una candidatura», explicó.

Javier Vidal se quejó de la falta de profesionalización del club. «El problema del Elche era de tesorería. Yo solicitaba un plan de tesorería y no se me facilitaba», aseveró. «Una SAD de 30-40 millones de euros necesita profesionales con rigor y en el Elche eran profesionales de la confianza del presidente y del secretario general».

Por su parte, César Nohales confirmó las versiones ya presentadas por Sepulcre y Rocamora acerca de la hipoteca de Los Serranos e incluso añadió que se abstuvo de votar cuando sobre ese asunto cuando ya ejercía de consejero, algo que sí hizo Ramón Segarra, al considerar que no tenía conflicto de intereses, pues había abandonado la empresa de construcción en noviembre de 2014.

Manuel Rocamora, Juan Irles y Vicente Abadía trataron de defender la independencia del Patronato de la Fundación con respecto al Consejo del Elche, ante el apunte por parte de la fiscalía de ser un órgano de «acólitos» de José Sepulcre. Por último, José Luis Maruenda incidió, como ya había hecho unos minutos antes, en su falta de confianza en la viabilidad económica de Skyline.

MENOS TENSIÓN QUE EL PRIMER DÍA

Trece protagonistas, pero quizás sin el peso de Sepulcre, Rocamora y Anguix. La segunda jornada del juicio del Concurso de Acreedores transcurrió con algo más de calma y velocidad que la primera, pese a que hubo varios momentos de tensión.

El juez volvió a impedir al fiscal realizar preguntas sobre procesos penales abiertos o causas con sentencia firme (Welby Control, Wakaso, Eventos Petxina…) y durante el interrogatorio a Toño García Hita sí llamó al orden a Marco, al entender que estaba actuando de manera irrespetuosa. Sin embargo, las aguas volvieron a su cauce y la sesión finalizó sin mayores problemas, salvo algunas protestas que el fiscal realizó cuando no se le permitió realizar algunas preguntas, al ser consideradas como impertinentes.

Compartir esta entrada: