Juan Cruz, el Cerro del Espino y el saque de banda que originó el éxtasis

Rc Sala de Juegos

Juan Cruz vivirá el próximo domingo un partido muy especial. El Elche se mide al Rayo Majadahonda, equipo con el que el madrileño consiguió un histórico ascenso a Segunda División la temporada pasada. Vuelve al Cerro del Espino, el campo que fue ‘su’ casa y donde formó parte de uno de los momentos recientes más épicos del fútbol español. De un gol que desató el éxtasis y rubricó un ‘milagro’ balompédico.

El Rayo Majadahonda arrancó el campeonato con uno de los presupuestos más bajos entre los 80 conjuntos de Segunda B. Con un fútbol vistoso y combinativo, logró la proeza de repetir presencia en el playoff. Esta vez, como campeón del Grupo I. Juan Cruz fue pieza clave para el entrenador, Antonio Iriondo. Sólo se quedó sin jugar en tres partidos de Liga regular. El sorteo emparejó a los rayistas con el Cartagena en el duelo de campeones. Una plaza en la categoría de plata estaba en juego. El duelo de ida cayó del lado albinegro por 2-1.

En la vuelta, el marcador no se movía y el Cartagena desaprovechó varias opciones para sentenciar. Y llegó el minuto 96. Juan Cruz lanzó un saque de banda hacia el área con el alma. El balón tocó en dos jugadores albinegros y entró en la portería. Euforia desmedida. Lágrimas de alegría en los ojos. El Rayo Majadahonda obró la gesta de subir a Segunda por primera vez en su historia. De forma heroica.

“No me lo podía creer”

El futbolista del Elche rememoró este momento en una entrevista a DF: “Ni yo me lo creía. Era el último balón y me quedaban muy poquitas fuerzas. Pero la esperanza es lo último que se pierde. Cuando cogí el balón, sólo pensé en colgarla al área lo más lejos que pueda y que sea lo que Dios quiera. Cuando vi que entró en la portería tras los dos remates, no me lo podía creer. Era una locura. No sabía ni dónde mirar”.

Juan Cruz contó que “nadie apostaba” por el ascenso de los majariegos, pero resaltó “el trabajo, el esfuerzo, las ideas muy claras y un grupo muy unido” como claves de “un logro personal y colectivo muy grande”. “Lo bonito del fútbol es que nunca sabes lo que puede pasar”, expuso el zaguero, quien también reconoció que tras el éxito “tenía bastante claro que quería cambiar de aires”. Las llamadas de Jorge Cordero y Pacheta le hicieron decantarse por el Elche.

El madrileño, ahora asentado en el once franjiverde, señaló el miércoles en rueda de prensa que su regreso al Cerro del Espino será “muy especial”: “Allí viví una gran experiencia a nivel personal. Dejé buenos compañeros y amigos”. Destacó del Rayo Majadahonda que “sigue en su línea” del pasado curso, que le dio “grandes resultados”, y cuenta con jugadores “muy rápidos y con intensidad”.

Los majariegos arrancaron la Liga en el Wanda Metropolitano por las obras de adecuación de su campo. Preguntado sobre si la vuelta a ‘casa’ les beneficia, indicó que “es el campo que mejor conocen”, pero agregó que “también dependerá del estado del césped”.

Más allá de sentimentalismos, Juan Cruz tiene claro su deseo de que el Cerro del Espino sea el escenario de la primera victoria a domicilio del Elche.

Foto: Mónica Casaú – Rayo Majadahonda

Compartir esta entrada: