Juan Carlos: «No nos pueden pasar estas cosas»

Juan Carlos Martín le ahorró al Elche y a los aficionados del equipo franjiverde un enorme disgusto al atajar un penalti que, a la postre, acabaría siendo decisivo para que el conjunto ilicitano pudiera sumar un punto en Soria. El alcarreño admite que se la jugó al aguantar de pie en el centro de la portería el lanzamiento de Julio Álvarez, uno de los grandes especialistas de la categoría, al que había estudiado de forma minuciosa junto a Marcos Abad, entrenador de porteros. «Me gusta estudiar esas cosas. Había tirado penaltis a todos los lados, pero habíamos hablado de que también lo podía lanzar al centro», dijo.

«Al menos valió para mantener el empate después del esfuerzo que habíamos realizado para igualar el partido», señaló Juan Carlos, quien confió en que el Elche no vuelva a repetir a lo largo de la presente temporada un inicio de partido tan negativo, con dos goles en contra en apenas diez minutos. «Somos un equipo con mucha experiencia y no nos pueden pasar estas cosas. Hay que apretar los dientes y entrar a los partidos con más fuerza», comentó el alcarreño, quien no cree que el pobre rendimiento del Elche se debiera a una falta de intensidad «sino a que hemos pecado de ingenuos y ellos tuvieron una efectividad brutal».

Juan Carlos reconoció que el Elche «no entró al partido como debería haber entrado, quizás por el frío, poca gente…». «De nada sirve que el míster nos diga una cosa porque luego los que jugamos somos nosotros», reflexionó el portero, quien confía en que la experiencia le sirva al Elche para «aprender de cara al futuro».

«Menos mal que el equipo supo reaccionar tras el descanso, apelar al orgullo y creer cuando estaba todo perdido. Gracias a los compañeros por el esfuerzo y la fe», añadió Juan Carlos, quien dio por bueno el punto ante el Numancia, aunque indicó que para que realmente tenga valor es necesario ganar al Valladolid en el Martínez Valero, donde el conjunto ilicitano está teniendo problemas. «En casa es donde nos tenemos que hacer fuerte», apostilló el portero.

Compartir esta entrada: