El antídoto contra la juventud

Rc Sala de Juegos

Ilusión y veteranía. Son dos de las palabras que más se están utilizando desde que el domingo pasado se confirmó que Elche y Sporting B se enfrentarían en la Segunda Ronda del playoff por el ascenso a Segunda División. Muchas veces desligamos una palabra de la otra. Y no tiene por qué ser así.

Obviamente, ambas escuadras afrontan con ilusión esta eliminatoria de ascenso. Cada una a su manera, pero todos llevan nueve meses peleando por un objetivo que ahora mismo tienen muy cerca. Y posiblemente a los chavales del Sporting no les echará para atrás ni siquiera el hecho de que un par de malos resultados de su primer equipo les dejen sin opciones de ascenso.

Ya se vio las dos últimas semanas en la eliminatoria entre Deportivo Fabril y Extremadura. El filial gallego la afrontó siendo plenamente consciente de que competitivamente no tenían nada que ganar. El Deportivo jugará en Segunda el próximo curso y el Fabril no podía subir. Aún así, la igualdad fue la tónica predominante en ambos choques y todo se resolvió en prórroga y gracias al valor doble de los goles marcados a domicilio.

Este es un aviso para un Elche que si algo tiene ganado frente al Sporting es la veteranía. Al ser un dato cuantificable, no se puede discutir. Por edad, por partidos en Primera, en Segunda y en playoffs los franjiverdes presentarán a la batalla muchos más galones que los rojiblancos. Pese a ello, el resultado inicial será 0-0. No hay nada ganado, pero ahí está el dato. Los jugadores del Elche ya han vivido la presión de situaciones como las que afrontarán durante los dos próximos fines de semana.

El más veterano, bajo palos

Entre los veteranos franjiverdes destaca José Juan. El cancerbero del conjunto ilicitano ha quedado, tras la retirada de Edu Albacar, como el componente de la plantilla de más edad. Cumplirá 39 años en el próximo mes de diciembre y, por ejemplo, tiene tres años más que el entrenador del equipo rival, José Alberto López. De hecho, de todos los futbolistas que siguen en la pelea por el ascenso a Primera sólo uno tiene más edad que José Juan: Cata Díaz (Fuenlabrada) nació cinco meses antes.

José Juan será el antídoto de la juventud del Sporting B por doble motivo. No sólo por la edad, también por su rol. Como portero será el último obstáculo que afronte uno de los mejores ataques, al menos cuantitativamente hablando, de Segunda División B.

Para frenar a los Claudio Medina, Isma Cerro, Cayarga y compañía, José Juan tendrá el apoyo de otro clásico como Manu (33 años), de un casi treaintañero Gonzalo Verdú (29) y de dos jugadores en plenitud, Tekio (27) y Neyder Lozano (23). Una defensa que deberá contener a un ataque capaz de marcar 65 goles en 40 partidos, un promedio de 1,63 por partido.

¿Tercer ascenso?

Dos ascensos consecutivos, de Segunda B a Primera, con el Granada adornan el palmarés de José Juan, uno de ellos vividos (desde el banquillo) en el Martínez Valero. Tras un lustro en Lugo llegó a Elche el verano pasado y está cumpliendo con las expectativas que se tenían a su llegada. Muy seguro bajo palos, bien en las salidas y con un control total del área y de la defensa. Pocos fallos, muchos aciertos y, sobre todo, un alto porcentaje de efectividad en los momentos clave.

José Juan ejemplifica a la perfección el ideal de lo que debería ser esta eliminatoria para el Elche. Veteranía e ilusión para combatir contra una juventud que no debe superar nunca en ilusión a los franjiverdes. A sus 38 años, el meta gallego espera ser el antídoto del grupo de casi adolescentes a los que se tiene que medir para dar otro paso hacia el ascenso.

Compartir esta entrada: