Jonathas tira del carro

axa-banner-publi

Jonathas de Jesús se ha convertido por méritos propios en la sensación del Elche. Su presencia sobre el césped alienta el juego ofensivo del equipo franjiverde. El gol ha sido una asignatura pendiente en las últimas temporadas para un equipo que desde la marcha de Jorge Molina echaba en falta un ‘9’ de garantías. Hasta la fecha se ha convertido en el fichaje más rentable de la nueva parcela deportiva capitaneada por Víctor Orta y sus números no solo asombran a los ilicitanos, sino que a nivel nacional ya se habla de la sensación Jonathas. Al término de la jornada 10 de Liga está a tan solo un gol de igualar los registros goleadores de los máximos artilleros del curso pasado, Corominas y Boakye con seis goles en 36 y 30 partidos respectivamente.

En los nueve partidos de Liga que ha disputado con la casaca franjiverde ha sido capaz de anotar cinco tantos (un gol cada 157 minutos) que le han aupado al ‘top 10’ de goleadores del fútbol nacional. Se perdió el partido frente al Sevilla después de ver la tarjeta roja de manera injusta en Almería y aún así, con su 0’56 de media de goles por encuentro, se codea con delanteros de la talla de Bezemá, Nolito o Stuani, con los mismos goles que él, y supera a Mandzukic, Aduriz o Alcácer, con cuatro tantos. El ranking de artilleros lo lideran ‘bichos’ de la talla de Messi (7), Bacca (7), Larrivey (7), Neymar (9) y el colosal Cristiano Ronaldo cuya cifra de goles se va hasta los 17.

La importancia de Jonathas en el esquema de Escribá va más allá de su olfato goleador, ya que su participación en el ataque ilicitano es constante. El gol es su virtud pero también ha dado dos asistencias de gol en lo que va de Liga, una en Almería Víctor Rodríguez y otra en Vallecas a Mosquera. El delantero se ha erigido también entre las figuras del fútbol español que más rematan a puerta con unas cifras que le llevan a estar entre los 15 que más inciden en la portería rival con 21 remates a portería con una media de 2’33 por encuentro.

Fran Escribá buscó ante el Espanyol una variante en el juego con Cristian Herrera a su lado en la punta de ataque, lo que propició que uno fijara a los centrales y otro tuviera más movilidad. A medida que va cogiendo confianza en su juego se le ve más descarado en la parte de arriba, echando mano a otro de sus recursos como es el regate y la zancada. Dentro de ese elenco de números que rodean a la nueva sensación del Elche también destaca el hecho de que está entre los diez jugadores de Liga que más regates hacen con una media de 6’67 por partido con un total de 60 en los encuentros que ha disputado.

Compartir esta entrada: