El inicio de Josico, peor que el final de Mir

Los equipos suelen cambiar de entrenador cuando se encuentran en una mala dinámica y buscan una reacción positiva. El Elche tomó la decisión de destituir a Vicente Mir, más por sensaciones que resultados, tras 14 jornadas para recobrar el buen camino hacia el ascenso a Segunda División. Tras la prueba fallida del tándem Acciari-Óscar Sánchez ante el Mallorca (2-0), la dirección deportiva encabezada por Jorge Cordero apostó por darle las riendas del equipo ilicitano a Josico, quien está siendo incapaz de mejorar a su predecesor. Así lo dictan los números.

Los franjiverdes han sumado seis puntos de quince posibles desde que el técnico hellinero está en el banquillo. Comenzó su etapa con tres empates seguidos, ante Valencia Mestalla (2-2), Lleida (1-1) y Hércules (0-0), logró su primer triunfo frente al Olot (2-1) para finalizar la primera vuelta, y cayó contra el Sabadell (0-1) en el primer partido del año 2018.

Vicente Mir fue cesado después de que el Elche sacase siete puntos en sus cinco últimos partidos de Liga como su entrenador. El cuadro ilicitano perdió ante el Alcoyano (0-2) su primer encuentro como local, encadenó dos victorias consecutivas en cuatro días, ante Cornellà (0-1) y Ebro (2-1), arañó un punto en su visita al Villarreal B (0-0) y sufrió un batacazo gravísimo contra el Formentera (0-1), detonante de la salida del técnico de Meliana.

Además, ambos entrenadores dirigieron a los blanquiverdes en uno de los choques ante el Atlético de Madrid en la eliminatoria dieciseisavos de Copa del Rey, decantada a favor de los rojiblancos. Con Mir, el Elche obtuvo un meritorio empate (1-1) en el Martínez Valero, y con Josico, sucumbió en el Wanda Metropolitano (3-0), con un resultado que podría calificarse como corto por las numerosas ocasiones erradas por la escuadra colchonera.

La comparación entre el final del valenciano y el inicio del castellano-manchego en el equipo ilicitano deja una diferencia mínima en cuanto a puntos, pero también consecuencias notorias en la clasificación. Mir fue relevado del cargo con el Elche en el segundo puesto con 25 puntos, a once del líder y con tres de ventaja sobre el quinto. Seis jornadas más tarde, ocupa el cuarto lugar de la tabla con 31 puntos, a trece del primero, a ocho del segundo, a cuatro del tercero y con la misma cifra de unidades que el quinto.

Además, el empate en el derbi, unido a otros resultados, provocaron que dejara las posiciones de playoff, que habitaba desde la segunda fecha del campeonato. Con una victoria en los ocho últimos encuentros, que los franjiverdes ocupen zona de promoción puede considerarse un mal menor, pero la evidencia es que los números están muy por debajo de las exigencias.

“La destitución no es sólo por la posición y los resultados, es más que nada por falta de ambición, carácter e ideas. Veo al equipo indolente y falto de alegría. La dinámica no nos gustaba a nadie”, justificó Jorge Cordero en el anuncio del cese de Mir. Un cese que parte de la afición pedía. Sin embargo, Josico tampoco está sabiendo sacar todo el potencial de la considerada “mejor plantilla de Segunda B”, idea recalcada por el director deportivo.

Los inmediatos rivales del Elche son Badalona, Real Zaragoza Deportivo Aragón y Peralada-Girona B, conjuntos a los que goleó en aquel fulgurante inicio de Liga. Antes de que la senda se torciera. Y sin que el cambio de técnico haya supuesto un estímulo, el plantel empieza a estar en el ojo del huracán de la hinchada. Los gritos “jugadores mercenarios” y “esa camiseta no la merecéis» pudieron oírse el pasado sábado en el Martínez Valero, acompañados de cánticos contra el Consejo y Sepulcre.

Compartir esta entrada: