Valencia Mestalla: Un filial garantía de espectáculo

 

En una temporada en Segunda B que destaca por la presencia de varios filiales en la zona alta de sus grupos, en algunos casos hay que dejar a un lado los tópicos para referirse a ellos. Jóvenes e inexpertos, capaces de lo mejor y lo peor, alegres para atacar pero que les cuesta defender son los más comunes. Pero sí sirven para hablar sobre el Valencia Mestalla. Un equipo que viendo sus estadísticas, prácticamente asegura goles y espectáculo en cada partido. Lleno de talento, ha seguido el mismo ritmo tras la salida de Rafa Mir en enero, cuando parecía que podía pasarle más factura por su extraordinario nivel realizador. Su dinámica le ha mantenido lejos del peligro, pero no le ha alcanzado para meterse de lleno en la pelea por el playoff.

Dos datos evidencian las señas de identidad del filial che: conjunto más anotador de toda la Segunda B, junto al Sporting B, con 55 goles a favor, y segundo más goleado del grupo con 47 tantos en contra. Una clara vocación ofensiva con lagunas atrás. La aceptación del riesgo por tu confianza en el potencial atacante. Enfocar los encuentros para ganar por marcar un gol más que el rival y no por encajar uno menos. Una forma de jugar que, aunque pueda derivar a la inestabilidad de resultados, como el Elche de Toril, ha tenido un equilibrio muy constante.

El Valencia Mestalla aguantó 14 jornadas seguidas sin perder tras superar el primer tercio de Liga, pero tanto empate en este tramo (diez, ocho de forma consecutiva) le impidió acercarse a la promoción. Y también a la plaza de playout y el descenso. Desde el comienzo de esa racha y hasta ahora, el cuadro blanquinegro se ha movido entre el 7º y el 12º puesto. Ni frío ni calor. A medio camino entre la ambición y el temor.

Cambio de técnico y salida de ‘estrellas’

Todo ello ocurrió antes de la abrupta salida de Lubo Penev como técnico che. El Valencia le destituyó tras comunicar su intención de presentarse como candidato a la Federación Búlgara de Fútbol. Su contratación despertó cierta polémica, al considerarse que no reunía los requisitos para reemplazar a Curro Torres, quien dejó al filial che a dos goles de ascender a Segunda. El búlgaro protagonizó algún episodio desagradable, como la ‘rajada’ a sus chavales tras la derrota contra la Peña Deportiva. Miguel Grau, del Juvenil A, le sustituyó primero de forma interina, pero acabó por ganarse la continuidad.

Un Miguel Grau que en el mercado invernal perdió a dos de sus estrellas: Rafa Mir y Ferran Torres. El delantero murciano explotó con 15 goles en la primera vuelta y una sensación insultante de que la categoría se le quedaba pequeña. Pero el Valencia, dando su renovación por imposible, le traspasó al Wolverhampton inglés. Y el extremo valenciano, uno de los mayores diamantes en bruto del fútbol español, subió al primer equipo con tan solo 17 años. El club che se apresuró a renovarlo con un ‘clausulazo’ de 100 millones de euros ante las ‘novias’ que le salieron tras su gran Mundial sub-17.

Futbolistas con potencial de futuro

El estilo del Mestalla es muy ‘ABC’ del fútbol actual, similar a las ideas de Marcelino García Toral en el primer equipo: esquema 4-4-2, con salida de balón desde atrás, laterales profundos, un centrocampista de corte más defensivo y otro más ofensivo, extremos desequilibrantes, que frecuentan atacar a pierna cambiada, un delantero más móvil y un ariete referencia. Llega con mucha gente al ataque y los contragolpes son una de sus virtudes. Las líneas adelantadas, los huecos que pueden generarse entre defensa y mediocampo, y cierta endeblez y desorden en faceta defensiva son algunos de sus ‘talones de Aquiles’.

La portería la cubre Cristian Rivero. Un arquero de 20 años que llama la atención por su altura (roza 1’90 m) y longitud de brazos, que aprovecha para dominar el juego aéreo con valentía. Tiene condiciones y margen de mejora. Considerado una de las ‘perlas’ de la Academia.

Miguel Grau parece haber encontrado un cuarteto defensivo definido tras constantes permutas en la primera vuelta y las entradas y salidas en el mercado invernal. Las ‘alas’ corresponden a Aitor Buñuel y Centelles. El primero se ha adueñado del lateral derecho tras incorporarse en enero procedente de Osasuna. El segundo, indiscutible en la izquierda con sólo 18 años, aprieta para seguir el ‘legado’ de laterales zurdos producto de Paterna, como Jordi Alba, Juan Bernat, Gayà o Toni Lato.

La llegada de Buñuel permitió a Álvaro Pérez asentarse en la posición de central. Zaguero rápido y polivalente, su impulsividad le ha jugado malas pasadas, con tres expulsiones. Su pareja suele ser Iván Márquez, alto y expeditivo para el choque.

Con la lesión de Damián Petcoff, un ‘veterano’ de 27 años, la medular ha estado conformada en las últimas semanas por Miki Muñoz y Gonzalo Villar. Miki pone trabajo y sacrificio, complementado con buenas dotes con el balón, mientras que Villar ofrece talento y visión de juego para llevar la batuta. El Valencia tiene muchas esperanzas puestas en el mediocentro murciano, por el que pagó traspaso al Elche en 2015 para incorporarlo a su ‘pedrera’. La pasada jornada, Marco Valero ocupó la plaza de Miki en la medular.

Los extremos habituales son Fran Villalba y Álex Blanco. Villalba, diestro, y Blanco, zurdo, poseen desequilibrio en el uno contra uno y pueden meterse hacia dentro para generar superioridad cuando suben los laterales. Ocurre sobre todo cuando actúan a pierna cambiada, algo normal de inicio en los encuentros. En enero, se sumó para la banda la alternativa de Sito Pascual, repescado de su cesión en el Lorca FC y que acaba de superar una lesión. Y apretando por abajo, va cogiendo minutos Kangin Lee, un veloz extremo surcoreano de 17 años.

Fran Navarro y Jordi Sánchez integran la referencia atacante. El primero, apodado ‘Toro’, es un delantero dinámico, mientras que el segundo destaca por su altura y potencia combinada con calidad con el balón. Jordi Sánchez tiene una capacidad de conducción y golpeo que puede extrañar en una primera impresión por su físico. Eclipsado por Rafa Mir en la primera vuelta, sus números siguen siendo discretos para el papel de ariete del equipo más realizador de Segunda B: nueve goles en 30 partidos. La alternativa a ambos es Merentiel, refuerzo invernal que ha aportado tres goles.

Datos

  • 9º con 46 puntos (10 victorias, 16 empates y 8 derrotas)
  • A siete puntos de los puestos de playoff, ocho por encima de la plaza de playout y nueve sobre la zona de descenso
  • Equipo más anotador (55 goles a favor)
  • 2º equipo más goleado (47 goles en contra)
  • Acumula dos derrotas seguidas, ambas a domicilio: frente a Hércules (4-0) y Lleida (3-2)
  • Venció al Mallorca (2-1) en su última cita en casa
  • 8º mejor local con 28 puntos (7 victorias, 7 empates y 3 derrotas)
  • Invicto en su campo en la segunda vuelta (4 triunfos y 3 empates)
  • 9º peor visitante junto al Sabadell con 18 puntos (3 victorias, 9 empates y 5 derrotas)
  • Tras la salida de Rafa Mir (15 goles), Jordi Sánchez es su máximo anotador con nueve tantos, seguido de Álex Blanco con seis

Posible alineación

Foto: Valencia CF

Compartir esta entrada: