Tenerife: Lejos del camino ambicionado

Antes del arranque de la competición, muchos equipos de Segunda parten con el objetivo del ascenso. Sólo tres lo consiguen. Unos se quedan en el playoff, otros en la zona media y otros incluso tienen que luchar por evitar el descenso. El Tenerife es un claro ejemplo de conjunto lejos del camino ambicionado. Tenía el cartel de candidato a la parte alta de la clasificación, pero un mal inicio y una escasa reacción tras el cambio de entrenador le deja al filo de la zona roja tras 19 jornadas. Al igual que en el Elche, enero se presenta ‘movidito’ en cuanto a entradas y salidas en la plantilla chicharrera. De momento, quiere estrenar el nuevo año 2019 con una victoria en casa ante un rival directo.

Trayectoria y números

El cuadro canario ocupa el 18º puesto con 19 puntos (3 victorias, 10 empates y 6 derrotas). Está dos puntos por encima del descenso y a 13 de la última plaza de playoff. Tres empates y dos derrotas en las cinco primeras jornadas (más otro tropiezo en Copa) le costaron la destitución a Joseba Etxeberría. Con José Luis Oltra en el banquillo, consiguió el primer triunfo en la jornada 7 y ha empatado la mitad de sus partidos desde que llegó. Ningún conjunto de Segunda suma más igualadas en total. Además, es el equipo con menos triunfos junto a Córdoba y Nàstic, ambos en descenso.

Ha ocupado posición de descenso al término de cuatro jornadas, pero la última vez fue a mediados de octubre. En los dos últimos meses, su mejor lugar en la tabla ha sido el 16º. Acumula cuatro jornadas sin ganar, con una derrota frente al Sporting (2-1) y tres empates seguidos, ante Extremadura (0-0), Las Palmas (1-1) y Granada (1-1). Estos dos últimos, con gol para ‘rascar’ un punto en la recta final. Su última victoria se produjo el pasado 25 de noviembre contra el Rayo Majadahonda (2-1). Cádiz (1-0) y Alcorcón (3-2), ambos en playoff, son las otras dos escuadras a las que ha ganado esta temporada.

Es el octavo peor local junto al Rayo Majadahonda con 14 puntos de 27 posibles. Elche, Lugo y Córdoba han sumado las mismas unidades como anfitrión, pero con un partido más. Sólo ha perdido un choque en su estadio. A domicilio también está uno de sus mayores déficits: tercer peor con 5 puntos de 30, los mismos que el Nàstic. Los blanquiazules, Córdoba y Numancia son los únicos equipos huérfanos de triunfos lejos de su terreno de juego. Es el cuarto conjunto menos anotador con 16 goles a favor. Y es el décimo menos goleado con 23 tantos en contra, igualado con el Numancia.

Estilo

Oltra ha manejado varios esquemas desde su llegada al Tenerife. Comenzó con un 5-4-1 para fortalecer la faceta defensiva. Después, ha ido apostando por el 4-4-2 o el 4-3-3, dependiendo del partido y los jugadores disponibles. Todo ello bajo un modelo de juego muy claro, en el que busca el protagonismo con balón y explotar las cualidades de sus atacantes.

Le da poca importancia a salir con el balón desde atrás, pero sí a que la pelota circule por la medular, donde cuenta con futbolistas con capacidad de recorrido y asociativos. Posiblemente es uno de los equipos de Segunda que más necesita dominar el centro del campo para sacar su mejor versión. Las bandas también cuentan con un peso importante en su juego, con aclarados a los extremos y dos contra uno con la subida del lateral. Arriba, sus delanteros tienen un amplio radio de acción, con dinamismo para participar en las jugadas y estar en zonas de remate. Las transiciones rápidas son uno de sus grandes peligros.

En defensa, trata de cerrar los espacios con orden en los ataques estáticos del rival, aunque suelen ‘castigarles’ los desajustes y errores. Le gustan las transiciones en fase ofensiva, pero sufre en exceso cuando las recibe. “Nos hará correr. Por más que ajustemos, tiene un muy bien control y pase. Equipo peligroso, más en su campo, que aprieta y se vuelca”, advirtió Pacheta en rueda de prensa.

Línea a línea

En la portería, Dani Hernández está dejando más sombras que luces esta temporada. El espigado arquero ha cometido varios errores que han costado puntos. Sobre todo, en balones por arriba. También ha realizado paradas de gran mérito, haciendo gala de reflejos felinos, pero por lo general, ha bajado su nivel. Parte de la afición ha cuestionado su titularidad.

En la defensa, Raúl Cámara y Camille repetirán en los costados diestro y zurdo. Laterales aguerridos y disciplinados atrás y con escasos recursos cuando se incorporan al ataque. El exfranjiverde Luis Pérez, titular habitual, causará baja por cuarta jornada seguida por lesión.

Salvo sorpresa, el eje tampoco variará, con Jorge Sáenz y Alberto Jiménez. El primero, recuperado de los problemas en el tobillo que sufrió el martes, es pieza indiscutible para Oltra. Ha subido el rendimiento en las últimas semanas. Con 22 años, transmite la seguridad y tranquilidad de un veterano. El segundo, menos alto pero más ‘fornido’, va con fuerza a la disputa y mejora la salida de balón. Ha actuado de pivote defensivo en muchos partidos de su carrera profesional. Carlos Ruiz se queda como única alternativa ante la salida de Lucas Aveldaño en el mercado invernal.

En el mediocentro, los chicharreros recuperan a su piedra angular: Luis Milla. Un centrocampista total. Da criterio al juego, tiene un manejo y golpeo de balón exquisito, transmite liderazgo, se mueve con mucha inteligencia para ocupar los espacios y se suma a zona de tres cuartos con valentía. Ya ha despertado el interés de escuadras de Primera. A su lado, actuará Undabarrena. Un stopper clásico, con fortaleza y recorrido y que juega fácil con la pelota. Oltra ya no contará con Bryan Acosta, quien negocia su traspaso al FC Dallas. Y Aitor Sanz seguirá sin debutar esta campaña por una tendinitis aquílea.

En las bandas, si repite la idea de los dos últimos encuentros en casa, jugarán Suso Santana por la derecha y Paco Montañés por la izquierda. Ambos son extremos veloces, a los que les gusta encarar a su par y con gol. El primero es el capitán blanquiazul. Estilo clásico para su posición. Difícil de frenar en el uno contra uno y con buen desborde y centro. Lleva dos goles. El segundo tiene características similares, aunque actúa a pierna cambiada. Cuando le respetan las lesiones, puede dar un nivel top de la categoría. Joao Rodríguez, revulsivo para dar ‘electricidad’ al ataque. Chilunda también puede asumir ese papel, pero ha dispuesto de pocas oportunidades. Debutó en casa en el último partido de 2018. Señalado para marcharse en enero.

Arriba, la pareja José Naranjo-Malbasic tiene muchas posibilidades de verse. El primero fue la gran apuesta en verano. Necesita libertad y sentirse importante para ofrecer su mejor versión. Más mediapunta que referencia, incluso ha jugado escorado en banda. ‘Pichichi’ del Tenerife con cuatro goles. El segundo sí es un delantero nato. Hombre importante en ataque. Fuerte, con calidad y buena lectura de juego para intervenir en la elaboración de la jugada. Ha marcado dos tantos. Vuelve tras cumplir sanción. Presumiblemente, recuperará su sitio en el once por Nano.

Posible alineación

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: