Sporting: Reacción fulgurante con el cambio de entrenador

Rc Sala de Juegos

Ocho equipos de Segunda han destituido a su entrenador en las 16 primeras jornadas de Liga. Casi la mitad en poco más de un tercio de competición. La exigencia de la categoría da escaso margen de error. Hasta ahora, pocos conjuntos han tenido una reacción notable tras un cambio en el banquillo. Pero no todos. La salvedad más destacada es el Sporting de Gijón. Firma pleno de dos victorias en Liga y un empate ante un Primera en Copa desde que José Alberto López tomó las riendas desde el filial como reemplazo de Rubén Baraja. El conjunto asturiano, que disputó el playoff la temporada pasada, está obligado por plantilla e historia a luchar por cotas altas. Como tantos otros en Segunda. De momento, los seis últimos puntos le han servido para alejarse del peligro. Y quiere sumar más premio para mirar hacia arriba con mejores perspectivas.

Trayectoria y números

El Sporting ocupa el 11º puesto con 21 puntos (5 victorias, 6 empates y 5 derrotas). Está a diez puntos del ascenso directo, a seis de la última plaza de promoción y seis por encima de la zona de descenso. Tuvo un inicio esperanzador, llegándose a colocar en ascenso directo, pero se desplomó. Sobre todo a partir de la jornada 7, que marcó el inicio de una racha de dos meses sin ganar (cinco empates, cuatro consecutivos, y tres derrotas).

El último tropiezo en el derbi ante el Real Oviedo (2-1) terminó por colmar la paciencia con Rubén Baraja. Su sustituto llegó desde abajo. El club gijonés apostó por José Alberto López, avalado por su gran trabajo en el filial. Y ha caído de pie en el primer equipo, con triunfos ante Granada (1-2), con un gol en el último suspiro, y Tenerife (2-1) y un empate frente al Eibar (2-2), este último en Copa. Es el único equipo de división inferior a Primera que sigue ‘vivo’ en el torneo del KO. Puro oxígeno para calmar los nervios y chute de moral. Y con muestras de que la línea de juego y resultados puede ir a más.

En cuanto a los goles, presenta unos números equilibrados en ambas áreas, en concordancia con su posición en la tabla. Es el octavo equipo menos anotador junto al Real Zaragoza con 17 tantos a favor. Y también el octavo menos goleado con 15 en contra. La mayoría de sus puntos los ha sumado en su estadio: 16 de 24 posibles. Números que le colocan como el octavo mejor local junto a Albacete y Numancia. Es uno de los seis conjuntos invictos como anfitrión. A domicilio, baja considerablemente sus prestaciones: 5 puntos de 24 posibles. Sin triunfos lejos de El Molinón con Rubén Baraja como preparador.

Estilo

José Alberto ha implantado en el Sporting un nuevo discurso y estilo. Sin complejos, con menos ‘encorsetamiento’ y más carácter atacante. Una forma de juego más dinámica y atractiva para el espectador. Que además, da lo más importante para un entrenador recién llegado a un banquillo: resultados positivos que reafirmen el trabajo. Tiene una plantilla con mimbres y trata de sacar su mayor rendimiento.

Como era de esperar, el técnico ovetense ha exportado varias de sus ideas empleadas en el ‘B’. Por ejemplo, el esquema: 4-3-3, con un pivote ‘ancla’ y dos centrocampistas ofensivos y dos extremos gozan de libertad para irse a zonas interiores y de remate. Sus laterales desdoblan a los extremos para llegar hasta línea de fondo.

Quiere dominar a través de la pelota, pero sin demorar mucho sus intentonas con posesiones largas. No ejerce una presión asfixiante a la salida del balón rival, pero sí complica mucho su juego cuando sobrepasa la línea divisoria. Sin balón, se muestra como un equipo solidario y coordinado.

Línea a línea

El Sporting puede presumir de contar con uno de los mejores porteros de Segunda, puede que el mejor: Diego Mariño. Parecía que saldría en verano a una categoría superior, pero se quedó y mantiene un alto nivel. Guardameta con brazos largos, de grandes reflejos y buena agilidad para disparos por arriba y rasos. Deja paradas espectaculares. Tercero en el Trofeo Zamora la temporada pasada.

En la defensa, José Alberto ha apostado por Geraldes y Carlos Cordero en los laterales diestro y zurdo y Babin y Peybernes como centrales. El primero tiene una dura competencia con Molinero, al que Baraja prefería por sus mejores prestaciones defensivas y más experiencia. Geraldes se proyecta en ataque con mayor peligro. El segundo, del filial, ha entrado en el once por las bajas de Roberto Canella y Noblejas por lesión. Da la talla. En cuando a la pareja en el eje, son contundentes, muy seguros en la marca y centros laterales y no se complican con el balón en los pies. Babin ha marcado dos goles.

En la medular, Cofie ejerce de pivote defensivo. Típico centrocampista africano, muy físico y sacrificado en el esfuerzo, aunque con poco recorrido con balón. A su lado, André Sousa ha sido fijo, mientras que el otro hueco lo han ocupado Nacho Méndez y Robin Lod. El primero causó baja en el último encuentro por problemas físicos. Son los encargados de llevar la manija del juego rojiblanco. El segundo también ha jugado como extremo zurdo. Tienen criterio con la pelota y llegada. Cristian Salvador y Hernán son otras opciones empleadas como stoppers con Baraja, pero están ‘tocados’. Pedro Díaz y Pablo Pérez actuaron en la medular con Cofie en Copa.

Por las bandas, actúan Carlos Carmona y Álvaro Traver por la derecha e izquierda. El primero es uno de los capitanes y puntales del Sporting en los últimos años. Aunque arranque desde un costado, no es un extremo puro de encarar y centrar. Rinde mucho mejor cuando le dan libertad. Se mueve con mucha inteligencia. Máximo goleador con seis dianas, cuatro de penalti. El segundo es uno de los futbolistas que promocionó tras su gran campaña anterior en el filial. Aporta verticalidad a pierna cambiada. Como revulsivo, entra en escena Álvaro Jiménez, un extremo diestro de corte ‘clasico’.

Y como referencia ofensiva, Djurdjevic. El fichaje más caro de la historia del Sporting (casi 2’5 millones de euros). Nadie le puede discutir su esfuerzo y pelea, pero decepciona en el cometido para el que se le fichó: enchufar goles. Su estreno llegó en Copa hace un mes. El pasado sábado, marcó su esperado primer tanto en Liga. De muy bella factura.

El espigado pero no exento de calidad Pablo Pérez, utilizado más como mediapunta, el ‘fortachón’ Neftalí Manzambi y la apuesta Blackman son su competencia directa. Este último, quien pasó un tramo lesionado, es el único que todavía no se ha estrenado. Los dos primeros llevan dos dianas.

Posible alineación

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: