Real Oviedo: Cuarto intento de volver a la élite

Rc Sala de Juegos

17 años de ausencia en Primera son demasiados para un club de la grandeza del Real Oviedo. Por historia y afición. Claro que si vemos que pasó 12 temporadas seguidas en las ‘cloacas’ de Segunda B y Tercera en este siglo, incluso rozando la desaparición, los carbayones también pueden sentirse afortunados de estar asentados en el fútbol profesional. Pero eso no quita la ambición por volver a la élite del fútbol nacional, donde ha competido casi cuatro décadas. En el presente campeonato, afronta su cuarto intento. En las cinco primeras jornadas, ha dejado hechuras de candidato al ascenso, cartel que se le presupone por plantilla. Pero también que debe pulir aspectos para ser un conjunto fiable. Juan Antonio Anquela, en su segundo proyecto en el banquillo del Real Oviedo, tiene trabajo por delante.

Los asturianos acumulan tres años seguidos quedándose a las puertas del playoff. Tropiezos en momentos inoportunos, y a veces sorpresivos, y malas dinámicas en la recta final resultaron claves para acabar la Liga fuera de las seis primeras posiciones de la clasificación. El pasado curso, le costó arrancar, pero tuvo una fase en la que se asentó en la zona de promoción. Sin embargo, demasiadas derrotas en el último tercio lastraron todas sus opciones. La falta de profundidad en la plantilla acabó siendo una losa demasiado pesada.

En la vida y en el fútbol, hay que aprender de los errores, y el Real Oviedo ha querido emplear esa frase en el mercado estival. Conservar las piezas importantes, mejorar donde más fallaste y subir la competencia interna para mayor nivel. Sentido común aplicado a las nueve altas de los asturianos. Mezcla apuestas extranjeras y futbolistas contrastados en el balompié nacional.

En este inicio de campeonato, el Real Oviedo ha dejado luces interesantes y sombras preocupantes. Cuando saca su mejor versión, es muy difícil frenar su juego y su pólvora arriba. Pero cuando el encuentro le sale torcido, llega un ‘petardazo’.  Donde más ha brillado es a domicilio, con victorias solventes contra Córdoba (2-4) y Lugo (0-2) y un meritorio empate rescatado ‘in extremis’ en Cádiz (1-1). Y visto lo visto, está lejos de convertir el Carlos Tartiere en un fortín. Sumó una igualada contra el Extremadura (1-1), debutante en la categoría, colista y que jugó plagado de bajas, y encajó un severo correctivo frente al Real Zaragoza (0-4). Todo resumido en números: 10º puesto con 8 puntos, tercer conjunto más anotador (junto a otros cuatro) y tercero más goleado (junto a otros tres) con ocho dianas a favor y en contra.

La velocidad como arma principal

Anquela dota a su Real Oviedo de intensidad para presionar y recuperar la pelota rápido. A través de un esquema 4-3-3, con un pivote ‘ancla’ y dos interiores, busca un fútbol raso y de circulación rápida y vertical, sin ‘marear’ la perdiz. La velocidad de sus extremos es una de las armas principales de los azules, que también cuenta con laterales que se proyectan en ataque. Y la estrategia, con muy buenos lanzadores y rematadores.

En la portería, Alfonso Herrero se ha ganado la continuidad en el once. Un guardameta sobrio, con buenas condiciones, que transmite seguridad y con proyección de futuro.

En defensa, los laterales Diegui Johannesson y Mossa están asentados en derecha e izquierda respectivamente. Futbolistas con desborde y buen golpeo para centrar que aportan peligro en campo rival.

Como centrales, la inamovible pareja formada por Carlos Hernández y Bolaño (antes llamado futbolísticamente Christian Fernández) no está disponible para Anquela por la lesión del primero. Una pérdida de altura y contundencia atrás y de amenaza en cada balón parado. Marcó seis goles la temporada pasada. El segundo, reconvertido definitivamente de lateral zurdo a central, da dureza en la marca (a veces excesiva) y carácter a la zaga. Forlín ha entrado en el once por la ausencia de Carlos Hernández. El dúo de centrales es garantía de fuerza, pero puede sufrir mucho con delanteros dinámicos.

La portería y la defensa no cuentan con caras nuevas en la teórica alineación titular, pero sí por delante.  En la medular, el trivote apunta a integrarlo Ramón Folch como ‘seis’ y Richard Boateng y Javi Muñoz por delante. El primero otorga equilibrio, inteligencia para posicionarse en fase defensiva y ofensiva y salida de balón. Una figura clave para el buen funcionamiento del juego del Real Oviedo. El segundo combina calidad, velocidad y potencia, aunque quizás actúe demasiado encorsetado en la disposición táctica de Anquela. Y el tercero suma calidad, criterio y llegada. Folch comenzó la Liga lesionado y le birló la plaza en el once a Sergio Tejera la pasada jornada. El catalán, refuerzo veraniego, fue titular en el primer mes de competición.

Como extremos, Saúl Berjón y Yoel Bárcenas son dos a ases a tener muy en cuenta para los contrincantes del Real Oviedo. El primero, diestro pero que actúa a pierna cambiada, es todo un lujo para la categoría. Determinante, rápido, muy técnico, desequilibrante, con visión de juego y un excepcional golpeo de balón. Exige mucha atención y ayudas por su capacidad individual para deshacerse de sus marcadores. Y el segundo, apuesta panameña, castiga a los laterales rivales con pura velocidad vertiginosa. Un jugador ideal para el contragolpe. Entre ambos han anotado cuatro de los ocho goles carbayones, dos cada uno. El notable nivel expuesto deja a Aarón Ñíguez en el papel de revulsivo.

Y arriba, el Real Oviedo ha realizado su principal apuesta con el fichaje de Joselu. Pichichi de Segunda con el Lugo hace dos campañas con 23 dianas, quiere recuperar en Asturias la facilidad anotadora que perdió en el Granada, donde decepcionó. Un ariete rápido, móvil, difícil de atar en corto y que no se lo piensa dos veces para armar la pierna. El pasado domingo, marcó su primer gol con la camiseta azul, precisamente en el Anxo Carro.

El onubense tiene una dura competencia con Toché. Un consumado ‘killer’ al que los zagueros rivales no le pueden dar ni un metro en el área, porque lo castiga con su pegada letal. No obstante, los 35 años ya pesan en el estado físico y el Real Oviedo ya no puede tener tanta dependencia de su olfato. Tras dos cursos con 18 y 17 goles, en el último perdió su papel de indiscutible, también motivado por las lesiones, y bajó su registro a seis tantos. Esta temporada, lleva uno en cinco apariciones, las tres primeras como titular. Ibrahima parte como tercera opción.

Datos

  • 10º con 8 puntos (2 victorias, 2 empates y 1 derrota)
  • Tercer equipo más anotador junto a Numancia, Real Zaragoza, Albacete y Málaga (8 goles a favor)
  • Tercer equipo más goleado junto a Nàstic de Tarragona, Numancia y Lugo (8 goles en contra)
  • Venció al Lugo (0-2) la pasada jornada
  • Perdió frente al Real Zaragoza (0-4) en su última cita como local
  • Suma un punto de seis en casa: empate contra el Extremadura (1-1) y derrota ante el Real Zaragoza (0-4)
  • Suma siete puntos de nueve posibles a domicilio: victorias contra Córdoba (2-4) y Lugo (0-2) y empate frente al Cádiz (1-1)
  • Saúl Berjón y Yoel Bárcenas son sus máximos anotadores con dos goles, seguidos de Toché, Joselu y Javi Muñoz con uno (Álex Fernández marcó un gol en propia meta en el Cádiz-Real Oviedo).

Posible alineación

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: