Olot: A evitar el ascensor

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

La exagerada cantidad de equipos militan en Segunda B, ochenta, permite que conjuntos humildes de localidades pequeñas puedan medirse a equipos de mayor renombre y habituales del fútbol profesional. En el primer caso se enmarca el Olot, un club de la región gerundense de La Garrotxa que desde su debut en la división de bronce, campaña 2013/2014, ha visto pasar a equipos como Nàstic de Tarragona, Sabadell, Hércules, Alcoyano, Mallorca y filiales de escuadras punteras por su campo. Tras sufrir un descenso y recuperar la categoría de forma inmediata, llega a la última jornada frente al Elche jugándose la permanencia. Con la ventaja de que depende de sí mismo para evitar el ‘ascensor’ que le devuelva a Tercera.

Para hablar del campeonato del Olot, todo análisis parte de que hay un antes y un después desde la llegada de Raúl Garrido al banquillo. El club rojillo destituyó a Martín Posse tras conseguir una única victoria en el primer tercio de Liga, y apostó por un técnico que venía de malas experiencias en Huracán Valencia, Olímpic de Xàtiva y Eldense. Con prácticamente el mismo plantel, realizando muy pocos retoques en enero, Garrido lavó la cara a un conjunto con limitaciones pero que con mucho esfuerzo y sacrificio, salió de las cinco últimas posiciones de la tabla.

Dinámica insuficiente para estar salvado

La evolución del Olot tras el cambio en el banquillo es digna de muchas alabanzas. Acumula números casi de playoff en la segunda vuelta. Tirando de comparaciones, ha sumado los mismos puntos que el Mallorca y uno y dos más que Villarreal B y Cornellà, situados en puestos de promoción. El Elche, su próximo adversario, ha sacado cuatro unidades más en 2018. Aun así, se ha mantenido al filo del playout desde febrero. Consecuencias de un nefasto inicio y un mejorable rendimiento a domicilio.

Seguros AXA

Y su línea de resultados ha sido insuficiente para llegar salvado a la última fecha del campeonato. Un triunfo en las seis últimas jornadas le ha privado de ello. Dentro de la intranquila situación, a un punto de playout y descenso, hay factores que dan pie a la esperanza: depende de sí mismo, se batirá el cobre en su territorio, donde no pierde desde el 1 de noviembre (1-3 ante el Cornellà) y ganó en su última cita (1-0 al Valencia Mestalla), dos rivales directos se miden a escuadras que pelean por la cuarta plaza y tanto club como afición se están movilizando para llenar el Municipal de Olot. Los garrochinos van a plantar una dura batalla para seguir siendo de bronce.

Polivalencia y fútbol raso

Raúl Garrido ha mantenido la idea del esquema de tres centrales y dos carrileros, al que también ha dado su toque personal. Y trata de sacar provecho a la polivalencia de sus piezas, que le permite variar el dibujo durante los partidos. Por ejemplo, de 5-2-1-2, el más habitual, a línea de cuatro defensas. A pesar de ser un equipo de perfil medio-bajo en el grupo, la confección de su plantel ni mucho menos es para apostar por un juego rudimentario y directo. Es idónea para realizar un fútbol elaborado, raseando la pelota para ejecutar los ataques. Y con notable importancia de las bandas.

Xavier Ginard se sitúa bajo palos. Un portero veterano, ágil y con reflejos. Uno de los hombres más importantes de este Olot. Si el equipo baja, a buen seguro que contará con ofertas para continuar en Segunda B.

La línea de tres centrales más probable para el domingo estaría integrada por José, Barnils y Carles Mas. El primero entraría en el once por el sancionado Micaló. Barnils dota de presencia y centímetros a una zaga que puede adolecer de esto mismo. Carles Mas, José y Micaló no superan los 1’81 metros. Pero lo compensan con su capacidad para cubrir las incursiones en ataque de los carrileros, teniendo que desplazarse a los costados para ocupar los huecos. De hecho, el lateral diestro es el puesto natural de José y Micaló.

Blázquez e Iván Guzmán dotan a los rojillos de profundidad desde los carriles. Blázquez es un lateral derecho ‘estándar’, mientras que Iván Guzmán, que actúa a pierna cambiada, puede moverse en distintas demarcaciones: carrilero y extremo por ambos costados e incluso por espacios centrales. Futbolista de calidad, que pide la pelota y al que hay que atar en corto en el uno contra uno. David Bigas, alternativa de garantías para la banda izquierda.

Héctor Simón dirige el ‘cotarro’

En la medular, Jordi Masó hace el trabajo ‘sucio’ para liberar a Héctor Simón, el ‘comandante’ del Olot. Pocos centrocampistas organizadores hay como él en el grupo. Imprescindible en los planes tanto de Posse como de Garrido. Con dilatada experiencia, el juego garrochino pasa por su visión y criterio con el balón en sus botas. Abarca bastante campo, al acercarse a los centrales para iniciar el fútbol desde atrás y mostrarse en posiciones ‘mediapuntistas’. Además, es el segundo máximo realizador con cinco goles.

Ambos suelen tener por delante a un futbolista de perfil ofensivo, como Xumetra o Pedro del Campo. Con el dibujo de tres centrales y dos carrileros, Garrido ha encajado al exfranjiverde, incorporado en enero, como mediapunta, dando verticalidad y rapidez a las acometidas catalanas. Roger Vidal, opción para planteamientos más conservadores.

Y en la delantera, actúa el ‘dúo’ Marc: Mas y Cosme. El primero es la principal referencia ofensiva y máximo goleador con ocho dianas. El segundo ha aportado dos tras su llegada en el mercado invernal. Como revulsivos, el Olot cuenta con Alberto Toril (nada que ver con el extécnico del Elche) y dos ‘ratoneros’: Uri Santos y Alfredo. Toril ha aportado cuatro tantos.

Datos

  • 14º con 42 puntos (9 victorias, 15 empates y 13 derrotas)
  • Un punto por encima de la plaza de playout y los puestos de descenso
  • 7º equipo menos anotador junto al Alcoyano (32 goles a favor)
  • 10º equipo más goleado junto al Badalona (36 goles en contra)
  • Ha ganado uno de sus seis últimos partidos (tres empates y dos derrotas)
  • Superó al Valencia Mestalla (1-0) en su última cita como local
  • Perdió contra el Lleida (1-0) en su último compromiso a domicilio
  • 9º peor local junto al Sabadell con 27 puntos (6 victorias, 9 empates y 3 derrotas)
  • 3º peor visitante con 15 puntos (3 triunfos, 6 empates y 10 derrotas)
  • Marc Mas es su máximo realizador con ocho goles, seguido de Héctor Simón con cinco

Posible alineación

Foto: UE Olot

Compartir esta entrada: