Nàstic: Un colista en su mejor momento

Rc Sala de Juegos

Los aficionados del Nàstic de Tarragona se han acostumbrado a ver a su equipo sufrir en la zona baja de Segunda. Con la presente, ya son tres campañas seguidas. Vive una situación muy delicada: colista, a cinco puntos de la zona de salvación y unos pobres números. Menos mal que los dos triunfos en las tres últimas citas (cuatro en toda la Liga) han avivado la esperanza. Visita al Elche en su mejor momento del campeonato y en plena ‘vorágine’ del mercado invernal, en el que espera realizar varios movimientos para mejorar su plantel. El objetivo en el Martínez Valero será una victoria ante un rival directo que le acerque a los puestos de permanencia.

Trayectoria y números

El conjunto catalán ocupa el último puesto con 16 puntos (4 victorias, 4 empates y 12 derrotas). Está a cinco puntos de la salvación, a cuatro del cuarto por la cola y el antepenúltimo y a uno del penúltimo. Destituyó a su anterior entrenador, José Antonio Gordillo, tras conseguir seis puntos en las diez primeras jornadas. Con Enrique Martín en el banquillo, los números han mejorado ligeramente: 10 puntos de 30 posibles. Es la escuadra con más derrotas y la segunda con menos victorias, junto a Tenerife y Elche, y menos empates, junto al Alcorcón.

Está metido en zona de descenso desde finales de septiembre. Como colista, desde primeros de noviembre. Sólo ha estado tres jornadas fuera de las cuatro últimas posiciones de la tabla. Las dos últimas, en el 18º lugar, al límite del descenso. Ha ganado dos de sus tres últimos compromisos: al Extremadura (0-1) en su penúltima cita a domicilio y al Córdoba (1-0) el pasado domingo. Entre medias, perdió en Mallorca (2-0). Sólo ha ganado un partido lejos de su campo. Anteriormente, registró un empate y cinco derrotas. Osasuna (1-0) y Real Oviedo (2-1) son las otras dos escuadras a las que ha vencido esta temporada.

Es el tercer peor local junto al Real Zaragoza con 11 puntos de 30 posibles. Como visitante, es el segundo peor con 5 puntos de 30, los mismos que el Tenerife. Es el conjunto menos anotador con 13 goles a favor. Y es el segundo más goleado con 33 tantos en contra. Ha dejado la portería a cero en tres de 20 partidos, dos de ellos en los tres últimos.

Estilo

Enrique Martín apostó al principio por la línea de cinco defensas, como ya utilizó en Osasuna y Albacete. Una idea cada vez más vista en el fútbol. Empleaba variantes 5-3-2 y 5-2-3. Los carrileros se suman al ataque con profundidad y cuentan con el apoyo de los centrales de los costados para cubrir sus subidas. Los mediocentros también caen a banda para tapar huecos. Sin embargo, tras la goleada encajada frente al Numancia (3-0), en los cuatro últimos compromisos ha puesto en liza línea de cuatro defensas, con una mejoría de juego y resultados. Principalmente con el dibujo 4-4-2, con laterales ofensivos como extremos, pero también se ha visto un 4-3-3.

Los tarraconenses buscan partidos poco vistosos, en los que pasen pocas cosas. Gustan más llevar la iniciativa como local, mientras que a domicilio ceden más dominio a los rivales. Es uno de los conjuntos que más emplea el juego directo y menos circula el balón. Apuesta mucho por los centros al área y la llegada de efectivos desde segunda línea.

En defensa, los números muestran una endeblez. En varias facetas: ataque estático, transiciones y balón parado. Ya sea por falta de tensión, desajustes, fallos evitables o simplemente acierto del contrario. Aunque ha mejorado este aspecto en las últimas fechas, todavía debe ser mayor.

Línea a línea

La portería ha tenido alternancia de dueño. Bernabé Barragán ha hecho un camino de ida y vuelta a la titularidad. Isaac Becerra, quien ha disputado más partidos, dio un pobre rendimiento en su ‘turno’. Bernabé, suplente de Dimitrievski el pasado curso, ha ofrecido mayores garantías. Rápido y ágil, ha dejado grandes paradas salvadoras.

En defensa, presumiblemente volverá a verse la línea de cuatro del último choque, con Salva Ferrer y Abraham Minero en los laterales diestro y zurdo y Djetei y Fali como centrales. El primero es una demostración de la apuesta de Enrique Martín por la cantera. A base de buenas actuaciones, el jugador del filial, de 20 años, se ha asentado en la alineación. Profundidad y garra. El segundo da aplomo y experiencia en la retaguardia. En el eje de la zaga, Djetei es un central africano que destaca por la rapidez para salir de zona. Tiene condiciones, pero debe mejorar aspectos tácticos y de decisión. Y Fali es un pivote defensivo al que ahora utilizan como central, probablemente por su corpulencia y manejo de balón. Es uno de los ‘pichichis’ granas con tres goles. Pol Valentín ha refrescado la banda derecha en los tres últimos encuentros.

El Nàstic ha dado la baja a un central, Raúl Albentosa, y ha incorporado a otro, Mikel Villanueva. Y espera cerrar la llegada uno más, Fran Vélez. Tiene la baja de larga duración del lateral diestro Iván López. Los centrales Cadamuro y Josua Mejías han perdido protagonismo.

En la medular, se espera que repitan Thioune e Imanol García. Ambos ficharon con la temporada empezada. El primero es un centrocampista senegalés que llegó desde el fútbol marroquí. El club le definió como “pivote hábil, con visión de juego y que trabaja especialmente la salida de balón en el juego ofensivo”. Dio un alto rendimiento en su debut frente al Córdoba (1-0). El segundo tiene un perfil más defensivo, aunque con grato manejo y golpeo de balón y llegada. Ex del Villarreal B. Enrique Martín se decantó por ellos antes que por hombres más creativos, como el exfranjiverde Javi Márquez o David Rocha. Ramiro Guerra, lesionado.

Por las bandas, en caso de repetir once, actuarían dos laterales con proyección ofensiva: Pipa por la derecha y Javi Jiménez por la izquierda. El primero tuvo un excelente debut, mostrando su rapidez y desparpajo por la banda. Los tarraconenses quisieron incorporarlo en verano, pero el Espanyol no cedió en su día. Ahora sí pueden disfrutarle. En cuanto a alternativas, Sebas Coris está en el dique seco, el canterano Jordi Brugué ha perdido peso en los planes de Enrique Martín y Omar Perdomo y Tete Morente se han caído de las convocatorias.

Y arriba, Luis Suárez y Manu Barreiro. Una pareja con características distintas y complementarias. El primero llegó como apuesta joven (21 años) tras marcar 11 goles con el filial del Valladolid y se ha ganado un sitio fijo. Un segundo punta, que también ha jugado escorado en una banda, con calidad y sacrificio. Máximo anotador junto a Fali con tres goles. El segundo es un delantero ‘tanque’, fundamental en el juego directo para tocar y bajar balones. Peligroso en los centros al área por su capacidad de remate al primer toque, ya sea con el pie o de cabeza. Aunque se le puede anular si se le aleja del área, y sólo lleva una diana. Ikechukwu Uche asume el papel de revulsivo. El exfranjiverde Manu del Moral ha pasado de tres titularidades a la grada. Y Dumitru cuenta muy poco.

Posible alineación

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: