Formentera: El equipo resiliente

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

La Real Academia Española (RAE) precisa el significado de la palabra ‘resiliencia’ con dos acepciones: “1. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos” y “2. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”. Quizás cueste relacionar esta palabra en el argot futbolístico, pero Juan Arsenal, el técnico del Formentera, lo hizo en un tuit después de la victoria de su equipo frente al Lleida (0-1): “Resiliencia es la palabra q define a este equipo @sdformentera seguimos creyendo…#dalepausa”. Si miramos todas las situaciones que ha vivido este conjunto de una isla de 12.000 habitantes en su debut en Segunda B, podemos llegar a comprenderlo.

Los primeros meses de competición del Formentera quedarán para la historia por varios momentos destacables. Un empate contra el todopoderoso Mallorca (1-1) en Sant Francesc, una victoria merecida contra el Elche (0-1) en el Martínez Valero, y por encima de todo, eliminar al Athletic de Bilbao en dieciseisavos de Copa del Rey con un gol en el último minuto en San Mamés. Con una plantilla corta y humilde, los baleares se mantenían a una distancia prudente de la zona de descenso y se plantaron en octavos del torneo del KO. Pero llegó el invierno, temporada baja, y todo se torció.

La ‘bomba’ soltada al vestuario

Las bajas comenzaron a pasar factura, primero las producidas por lesiones y después las salidas en el mercado invernal. Había marchas y no llegaban fichajes. El Formentera no pudo completar la convocatoria de 18 futbolistas en más de un partido. El técnico ‘milagro’, Tito García Sanjuán, abrió un pequeño cisma con la dirección deportiva al quejarse de estas circunstancias. Enero arrancó con dos derrotas seguidas. Álvaro Muñiz, el héroe de San Mamés, soltó la ‘bomba’ al vestuario al pedir su salida al Ibiza por discrepancias con el míster, al que definió como “persona poco respetuosa”. Y horas después de la tercera derrota consecutiva, García Sanjúan presentó su dimisión. “Lo mejor es que yo salga, que haya un cambio y entre aire fresco”, explicó el preparador aragonés, quien se defendió de las acusaciones de Muñiz, pero admitió que fueron “una parte más” del detonante de la decisión. Dos días más tarde, el Toledo anunció su contratación como adjunto a la dirección deportiva.

Con este panorama, el valiente que asumió las riendas pitiusas fue Juan Arsenal, un técnico con escasa experiencia en Segunda B (44 partidos entre Lucena y Mancha Real) y que ocupaba el banquillo del Salerm Cosmetics Puente Genil, conjunto de la Tercera andaluza. El hellinero reconoció en su presentación que, más allá de implantar su metodología y estilo de juego, uno de sus principales trabajos era “reconducir mentalmente a la plantilla”, que sumó refuerzos en los últimos días del mercado invernal. Se estrenó con una derrota contra el Llagostera (0-2), su rival más directo, y desde entonces, el Formentera ha sumado 11 puntos de 27 posibles. Tras el cambio en el banquillo, el equipo rojillo ha alternado la posición de playout y la última de descenso, pero ha logrado resultados meritorios en el último mes, como el empate frente al Mallorca (1-1) en Son Moix y la victoria ante el Lleida (0-1) el pasado domingo. Resultados, acompañados de buen juego, que le dan motivos para creer en la permanencia.

Un fútbol combinativo

Al contrario de lo que pudiera pensarse desde fuera, el Formentera busca practicar un fútbol combinativo, jugando el balón por bajo y con dinamismo. Todo ello sin perder el orden y el rigor defensivo, además de tener bien trabajadas las acciones a balón parado. Ya lo hacía con García Sanjuán y la idea continúa con Juan Arsenal. Prueba de ellos son sus actuaciones en campos amplios como Son Moix, el Martínez Valero y el Camp d’Esports, donde ha sumado siete puntos de nueve posibles. En el Rico Pérez, dejó escapar un punto en el minuto 93.

Benja señaló en su comparecencia de prensa que el campo del cuadro balear, de césped artificial y estrecho y con el componente añadido del viento, le perjudica para su estilo. Y mirando sus números, puede que ande bien encaminado. El Formentera ha obtenido más puntos a domicilio que en el Municipal de Sant Francesc, donde acumula empates y derrotas en lo que llevamos de segunda vuelta. No obstante, ninguno de los siete primeros que han visitado la Pitiusa menor han salido victoriosos.

El principal déficit de los rojillos radica en su escasez realizadora. Es el equipo menos anotador del Grupo III de Segunda B, con 21 goles en 32 jornadas. Se ha quedado sin marcar en trece partidos. Durante su peor racha de la temporada, encadenó seis encuentros sin ver portería.

Un esquema ‘camaleónico’

El esquema empleado por Arsenal es el 5-3-2, pero permutable y con jugadores que lo pueden ‘camaleonizar’. Suele pasar a un 5-2-1-2 en ataque, con el avance de un mediocentro a la mediapunta o del delantero a la banda, e incluso a un 5-4-1 en faceta defensiva para cerrar los espacios. Es un conjunto al que le gusta dominar, pero también sabe replegarse bien sin balón. Una muestra de su buen hacer es que no ha encajado un gol de jugada en cinco de sus seis últimos choques.

El veterano Marcos ocupa la portería. La tripleta de centrales la suelen componer Bonilla, Javi Rosa y Samuel San José. Zagueros expeditivos que intentan salir con el balón desde atrás, pero que no toman riesgos innecesarios, y que pueden sufrir bastante con atacantes rápidos y móviles. Javi Rosa actúa en el eje de la zaga, pero también puede adelantar un poco su posición para situarse como líbero. Quico entró en el once la pasada jornada tras salir de la enfermería y podría repetir en lugar de Bonilla.

Bien resguardados por detrás, los laterales pueden tener proyección de carrileros. Sobre todo, Agus Ojeda, quien ha jugado en ambas bandas en las últimas jornadas. Arsenal ha recuperado recientemente a Fobi, baja en los tres últimos meses por lesión. Volvió al once la pasada jornada frente al Lleida. David Crespo y Ramón Soria son otras alternativas a la espera de Dailos, quien acumula una vuelta en el dique seco.

Maikel, Garmendia y Nando Quesada forman una medular de carácter ofensivo. El primero pone más trabajo, el segundo, criterio en la organización, y el tercero, realiza más funciones de mediapunta en las acciones atacantes y en la presión alta. Además, Nando Quesada tiene el valor añadido de su buen golpeo con la derecha para las faltas y córners.

Aquí una muestra:

Arriba, Gabri y Juan Antonio son los delanteros titulares. Gabri tiene más movilidad tras jugar en banda derecha buena parte de su carrera, posición a la que cae con tendencia para asociarse con el lateral. Juan Antonio toma el papel de referencia. Un ariete rematador, capaz de pelear balones largos, aguantarlos de espaldas, conducir y moverse con inteligencia para liberarse de sus marcas. Todo un peligro en centros laterales y jugadas de estrategia. Es el máximo goleador del Formentera con seis dianas.

Datos

  • 16º con 36 puntos (8 victorias, 12 empates y 12 derrotas)
  • Ocupa la plaza de playout. A dos puntos de la salvación y un punto por encima de la zona de descenso
  • Equipo menos anotador (21 goles a favor)
  • Octavo equipo más goleado (32 goles en contra)
  • Venció al Lleida (0-1) la pasada jornada
  • Empató frente al Valencia Mestalla (1-1) en su último partido en casa
  • Acumula tres jornadas sin perder. Antes de medirse a Valencia Mestalla y Lleida, empató en su visita al Mallorca (1-1)
  • Cuarto peor local con 17 puntos (3 victorias, 8 empates y 5 derrotas)
  • Acumula tres empates y tres derrotas en sus partidos como local en la segunda vuelta
  • Quinto mejor visitante junto al Villarreal B con 19 puntos (5 victorias, 4 empates y 7 derrotas)
  • Juan Antonio es el máximo anotador con seis goles

Posible alineación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: SD Formentera

Seguros AXA

Compartir esta entrada: