El día que Elche se quedó sin tracas

Rc Sala de Juegos

El de esta eliminatoria de playoff de ascenso no será el primer duelo en la historia entre el Elche y el filial del Sporting de Gijón. Hubo otro hace 40 años. En otra competición y en otras circunstancias. Entonces se cumplió la lógica y el conjunto franjiverde, que militaba en Primera División, pasó por encima del rojiblanco, que jugaba en Tercera. Un duelo que tuvo su historia.

Elche y Deportivo Gijón, nombre en 1977 del actual Sporting B, quedaron emparejados en la Primera Ronda de Copa del Rey en la temporada 77/78. Por aquel entonces, la competición del KO era mucho más abierta que la actual, no sólo a filiales sino también a equipos de divisiones inferiores. A aquel Elche lo dirigía Roque Olsen, en su segunda etapa en el banquillo franjiverde.

La temporada terminó mal, con descenso a Segunda División. Olsen no terminó el curso, ya que fue destituido tras la jornada 26. Juan Carlos Lezcano, su segundo, trató de ejercer de revulsivo en las ocho últimas semanas, pero no fue posible. Sin embargo, la eliminatoria que nos ocupa tuvo lugar en septiembre. La ida en Gijón, la vuelta en Elche.

Sentencia en El Molinón

Competitivamente, no hubo color. El Elche pasó por encima de su oponente, como era lógico, dada la diferencia de categoría entre ambos clubes. La eliminatoria quedó sentenciada en la ida, en un partido disputado en El Molinón el 14 de septiembre de 1977, sin demasiada afluencia de público. Los franjiverdes se impusieron por 0-2 sin necesidad de apretar el acelerador en ningún momento.

El encuentro quedó sentenciado entre los minutos 38 y 40, instantes elegidos por Orellana para firmar un doblete. El segundo de ellos levantó polvareda, ya que los ilicitanos tiraron de veteranía y pillería. Sacaron rápido una falta y penalizaron la bisoñez asturiana. La acción se protestó, pero el tanto subió al marcador.

El duelo dejó la alternativa de Olsen a dos jóvenes que debutaban como titulares, Campello y Escarabajal. El primero de ellos jugó bastante ese curso y fue titular el siguiente, en Segunda. Luego hizo buena carrera, principalmente en el Real Murcia. Llegó a ser convocado tanto por la selección sub-20 como por la sub-21, disputó 57 partidos en Primera y consiguió dos ascensos con la escuadra pimentonera.

* Crónica del partido de ida, publicada en Mundo Deportivo

Esteban, Indio, Gilberto, Benítez, Aníbal Montero, Félix Palomares, Trobbiani y Gómez Voglino completaron el once franjiverde, junto a los dos juveniles y al bigoleador ya mencionados. Finarolli y Serras entraron en el segundo tiempo por Escarabajal y Montero, respectivamente.

Por su parte, aquel Deportivo Gijón contaba en sus filas con un crío que se convertiría en leyenda sportinguista. El central Manuel Enrique Jiménez posteriormente se convertiría en el segundo jugador con más partidos en la historia del Sporting, por detrás de Joaquín Alonso, que por edad tendría que haber jugado aquella eliminatoria, pero que ya andaba en el primer equipo. En el banquillo se sentaba otro clásico: José Manuel Díaz Novoa, el hombre que llevó al Sporting a ser tercero en 1980 y a rozar la proeza de eliminar al Milan en la UEFA 87/88.

Claudio, Maribona, Noriega, Gonzalo, Rafa, Pedro, Queco, Rojo, David y Roberto completaron el once inicial del filial. También jugaron Gálvez y Juan Carlos. El portero Claudio, que se tuvo que retirar al inicio del segundo tiempo tras un choque, David y Pedro fueron los únicos que gozaron en los años siguientes de cierta regularidad en el primer equipo. Claudio fue suplente habitual de Castro durante un lustro (en la 81/82 le quitó el puesto) y David tuvo protagonismo en el primer año de Díaz Novoa, para luego acabar jugando muy poco.

Fiesta en la vuelta

El partido de vuelta disputado en tierras ilicitanas el 28 de septiembre tuvo más de entrenamiento y fiesta que de competición. A ello ayudó el hecho de que el filial sportinguista propuso un duelo abierto, sin encerrarse en busca de un resultado honroso. La falta de tensión se evidenció, por ejemplo, en el hecho de que el delegado de la expedición asturiana, Fernández Iglesias, hiciera pública en Alicante a viva voz la alineación de los suyos a los periodistas durante la tarde anterior al enfrentamiento.

Apenas hubo novedades en ambos equipos respecto al partido de dos semanas atrás. En el Elche debutó el argentino Insaurralde, que había aterrizado en el club semanas atrás pero que no había podido jugar por problemas burocráticos. Cortés, Cristo y Sitjá, que jugó el segundo tiempo, fueron las otras variantes de Roque Olsen. En el cuadro asturiano las novedades fueron el juvenil Andrés, que venía de debutar con el primer equipo tres días antes pero se lesionó a los 20 minutos, y su sustituto Colín, que tampoco terminó el partido.

El resultado, una goleada por 5-1 ante 7.000 espectadores en una jornada de precios reducidos (100 pesetas) y entrada libre a niños y mujeres. Como anécdota se recuerda que los aficionados del Elche se quedaron literalmente sin pólvora. En aquel entonces era costumbre lanzar una traca tras cada gol franjiverde. Aquella tarde sólo había cuatro tracas, por lo que el quinto tanto del Elche se quedó sin sonido. Las crónicas de la época también señalan el hecho de que el Nuevo Estadio aún no disponía de marcador, por lo que el seguimiento del choque minuto a minuto se hacía complejo, especialmente si te habías perdido algún detalle.

Trobbiani abrió la goleada en el minuto 16 a pase de cabeza de Gilberto. Finarolli, con la testa, hizo el segundo (34′) y asistió en el tercero a Cortés (50′) y en el cuarto a Sitjá (69′). Entre medias, Queco había anotado el gol del honor rojiblanco (65′). Gómez Voglino cerró la manita en el minuto 75, en el gol que se quedó sin traca. El Elche dispuso de multitud de ocasiones para una goleada mayor, pero firmó el pase en una eliminatoria sencilla.

Una eliminatoria que quedó enterrada en los libros de historia hasta que, 40 años después, el Elche y el filial del Sporting vuelven a medirse en competición oficial. No se espera la desigualdad de entonces, entre otras cosas porque ahora ambas escuadras militan en la misma categoría. El franjiverdismo sí espera que se repita el resultado. La pólvora no escaseará en esta ocasión y las tracas estarán listas para celebrar el pase a la ronda final si el Elche derrota al Sporting B.

Fotos: Antonio Brotons – Cátedra Pedro Ibarra

Compartir esta entrada: