En la alegría y en la tristeza

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

En la salud y en la enfermedad. En la riqueza y en la pobreza. En la alegría y en la tristeza. Esta seguidilla les sonará, obviamente. Es la habitual al pasar por el rito del matrimonio, en el que dos personas quedan unidas, supuestamente hasta que la muerte los separe. Algo así parecen vivir dos entidades históricas como Elche y Mallorca.

Al coger la máquina del tiempo y repasar enfrentamientos y momentos de unión entre ambos clubes, nos salen unos cuantos. Lágrimas de emoción, unas veces para celebrar hitos alegres y otras para llorar decepciones. En ocasiones, la buena dicha de uno supuso la mala del otro.

El primer momento que se viene a la cabeza, por su proximidad, es el final de la temporada pasada, en el que tanto Mallorca como Elche descendieron a Segunda División B, categoría en la que los baleares no habían militado desde 1981 y que los ilicitanos abandonaron a finales del siglo pasado. De aquellas lluvias, estos lodos. Ambas escuadras pelean ahora por recuperar el estatus de profesional.

A finales del curso pasado, el encuentro en la isla mallorquina supuso una pesada losa para un Elche que viajaba allí con Vicente Parras como nuevo entrenador, tras la destitución de Alberto Toril. El duelo parecía encaminado al empate, pero un córner en el tiempo de descuento derivó en gol de Lago Junior, en fuera de juego. Los franjiverdes ya no levantaron cabeza y los bermellones, pese a aquel triunfo, tampoco.

Seguros AXA

La segunda imagen de nexo entre Mallorca y Elche provoca un recuerdo en las antípodas del anteriormente mencionado para los aficionados baleares. Los jugadores dirigidos por Vicente Moreno visitarán el mismo escenario en el que los de Gregorio Manzano levantaron la Copa del Rey en el año 2003.

Eto’o, Ibagaza, Riera, Pandiani y compañía lideraron a un Mallorca que consiguió el principal título de su historia, derrotando claramente en la final disputada en el estadio Martínez Valero al Recreativo de Huelva por 3-0. Anteriormente habían ganado una Supercopa al Barça, tras perder la final de Copa, y jugaron la Champions, pero nada como aquel título.

Invictos en Elche

Repasando el historial de duelos entre Elche y Mallorca, llama la atención un dato. Los ilicitanos nunca han perdido en la ciudad de las palmeras contra su rival de este domingo en partido oficial. 16 enfrentamientos con 11 triunfos locales y cinco igualadas. Ni en Primera, ni en Segunda, ni en promoción de ascenso de Tercera a Segunda ni en Copa cayó el Elche. Sí lo hizo en el Festa d’Elx en el 2007, por colocar un asterisco.

SIN DERROTAS EN PARTIDO OFICIAL

Primera División: tres victorias del Elche, dos empates en cinco partidos

Segunda División: cinco victorias del Elche, tres empates en ocho partidos

Promoción a Segunda División: una victoria del Elche

Copa: dos victorias del Elche

El último antecedente tuvo lugar la campaña pasada y, pese a la victoria ilicitana, muchos recordarán aquel duelo con cierta pena. Es posible que ahí se empezara a fraguar la debacle franjiverde. Matilla, pieza clave en la organización para Toril, cayó lesionado de gravedad al inicio del choque. El Elche ganó con un tanto de Guillermo, pero acabó pagando las secuelas de aquel triunfo.

Otros duelos reseñables

Entre las temporadas que Elche y Mallorca han coincidido en la misma categoría hay varios enfrentamientos dignos de rescatar del pasado hacia la actualidad. Por ejemplo, en la 72/73 los franjiverdes visitaron Palma en plena fiesta por el ascenso. Lo habían logrado en la jornada anterior, tras vencer al Barakaldo y pinchar el Valladolid ante el Rayo. El partido perdió intensidad competitiva, ya que el Mallorca no se jugaba nada, y fue un festejo, con cuatro goles, dos por bando.

Más drama hubo en los años sesenta. En las campañas 65/66 y 69/70, ambos clubes se midieron en sendos finales de campeonatos muy apretados y, sobre todo, de aciago recuerdo balear, ya que terminaron con descenso de Primera a Segunda División. El Mallorca no fue capaz de ganar al Elche en ninguno de esos duelos y, posteriormente, daría con sus huesos en la categoría de plata.

Por último, mejor recuerdo guardan en la isla del final de la 85/86. Ambos equipos, en Segunda, se habían repartido las dos victorias (ambas por 1-0) en los duelos directos y llegaron a la última jornada jugándose el ascenso. El Mallorca visitaba Logroño y el Elche recibía al filial del Zaragoza. Los ilicitanos cumplieron y llegaron a los últimos instantes pendientes del transistor, pues el Mallorca empataba con el Logroñés. Sin embargo, un tanto de Luis García en el minuto 86 decidió el ascenso a favor de los baleares y dejó a los franjiverdes a las puertas de la gloria.

JUGADORES Y ENTRENADORES: DE LLOMPART A JONY

Varios futbolistas han militado en Elche y Mallorca a lo largo de sus respectivas historias. El primer destacado sería Paco Bonet, que aterrizó en el Elche procedente del cuadro bermellón en 1979. Nacido en Granada, creció en Mallorca, maduró en tierras ilicitanas y se hizo hombre en el Real Madrid, donde apuntaba a estrella. Sólo las lesiones lo frenaron. En 1986 regresó a las Islas Baleares para jugar dos temporadas.

Posteriormente, Claudio y Fernando Niño hicieron caminos inversos entre Elche y Mallorca. El ariete dejó el club ilicitano para seguir en Primera con el mallorquín tras el descenso de 1989 y el central, hastiado por las lesiones, encontró acomodo en el Elche para seguir siendo competitivo. A día de hoy hay un caso por cada lado: Jony y José Ángel podrían medirse a sus ex.

Por lo que respecta a entrenadores, también hay varios casos. Los más destacados son Tomeu Llompart y César Rodríguez. Llompart, mito como jugador franjiverde, entrenó poco al primer equipo del Mallorca, pero dejó huella: certificó el ascenso a Primera, vía promoción, en 1997 y en las dos últimas jornadas de la 2001/2002 evitó el descenso, con un empate en el Bernabéu y una victoria ante el Valladolid. César, por su parte, subió a la máxima categoría con ambos clubes: en 1959 con el Elche y en 1965 con el Mallorca.

Foto: Elche CF.

Compartir esta entrada: