Nàstic de Tarragona celebra un gol en la temporada 2013/2014

La hazaña del Nàstic como ejemplo

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

El Elche confía en sus posibilidades para ser campeón de grupo. Un objetivo muy complicado, casi imposible dirían muchos en el entorno franjiverde. Tercero con 48 puntos, diez le separan del Mallorca con sólo 27 en juego. Ha desaprovechado varias ocasiones para acercarse, la última la pasada jornada al empatar en su visita al Alcoyano (1-1). Pero la hemeroteca da ejemplos para creer y mentalizarse con la archiutilizada frase “sí se puede”. Y no hay que echar la vista demasiado atrás para encontrar una hazaña aún mayor de la que se marca el equipo ilicitano. El Nàstic de Tarragona de la temporada 2013/2014 es el espejo al que mirar.

El cuadro catalán hizo la proeza de levantar una desventaja de 20 puntos en las diez últimas jornadas para lograr números de campeón. Ocupaba el 11º puesto y ganó los diez últimos partidos de la Liga regular, varios de ellos contra rivales directos. Pero tuvo que lamentar muchísimo una derrota por alineación indebida que le costó terminar el campeonato regular como cuarto y no como primero.

Uno de los rivales directos que derrotó en aquella inmaculada línea de resultados fue el Elche Ilicitano, que llegó a la última jornada igualado a 64 puntos con los granas. El filial dirigido por Vicente Mir se quedó sin el premio de disputar la promoción al perder en la fecha final contra el Llagostera (1-0), que acabó como campeón del Grupo III de Segunda B con 69 puntos, dos más que el Nàstic.

En el playoff, el conjunto tarraconense eliminó con solvencia a Racing de Ferrol, segundo del Grupo I, y Sestao, campeón del Grupo II, pero cosas del destino, el Llagostera le dejó sin ascenso en la última ronda. Tuvo que esperar una campaña más para regresar a Segunda. Finalizó la Liga regular como líder y venció en su eliminatoria de campeones al Huesca de Manuel Sánchez y Josan.

Cabe señalar que el entrenador de aquel Nàstic era Vicente Moreno, que ahora ocupa el banquillo del Mallorca. Contaba en su plantilla con Manolo Reina, Xisco Campos, Ferran Giner y Lago Junior, que vuelven a estar a sus órdenes en el equipo balear.

El Mallorca es uno de los cinco rivales directos del Elche que deben visitar el Martínez Valero en los dos meses que restan de competición regular. La cita será el 15 de abril. Antes, los franjiverdes, revitalizados tras la llegada de Pacheta como técnico, necesitan menguar el ‘colchón’ de los bermellones, que atraviesan uno de sus peores momentos de la temporada. Pero como dicta la filosofía ‘pachetista’, el primer paso antes de pensar más allá es #GanarAlCornellà (domingo, 16:30 horas).

Real Madrid Castilla 2015/2016, otra proeza

Para ver otro ejemplo reciente de considerable remontada de puntos para ser campeón hay que irse al Grupo II. Lo protagonizó el Real Madrid Castilla en el curso 2015/2016. A siete jornadas del final, el filial merengue estaba situado segundo con ocho puntos menos que el líder, el Barakaldo. Ambos conjuntos finalizaron la competición regular igualados a puntos, pero los blancos consiguieron la posición privilegiada por el golaveraje particular.

Volviendo al Grupo III, el primer puesto varió poco en los dos últimos meses de Liga desde que se instauró el actual sistema de fase de ascenso a Segunda en la campaña 2008/2009. Cinco de los nueve últimos campeones ocupaban el liderato a nueve jornadas para el final. La mayor machada la protagonizó el Alcoyano de José Bordalás, que adelantó a un Villarreal B que gozaba de cinco puntos de margen a seis fechas de la conclusión.

Foto: Nàstic de Tarragona

Compartir esta entrada: