El Elche adelanta su Halloween

El club franjiverde pone punto final a un fin de semana para olvidar en el que tanto primer equipo como filial y fútbol sala hincan la rodilla en sus partidos.

El Elche CF ya ha tenido su particular noche de Halloween. El ambiente tétrico y funesto que envuelve esa particular celebración se ha alargado más de lo deseado en el equipo ilicitano. Hasta tres varapalos se ha llevado el club en un fin de semana para olvidar. Las tres secciones más importantes de la entidad ilicitana como son el primer equipo, el filial y la sección del fútbol sala, contabilizaron sus partidos por derrotas y dan un paso atrás en su camino por conseguir sus objetivos.

El chasco más grave para los intereses del Elche llegó, como no, de la mano del primer equipo. Su partido ante el Granada fue una pesadilla. La parroquia franjiverde volvió a recordar una de las peores noches de la historia del club ante un rival que, otra vez con poco, fue capaz de hacer saltar por los aires al Martínez Valero. Los intentos de la plantilla para hacer olvidar los viejos y negros recuerdos cayeron en saco roto, ya que las intenciones no se tradujeron en hechos y los franjiverde no pudieron sumar la cuarta victoria consecutiva, que hubiera sido todo un hito para el club.

El Ilicitano tampoco tuvo fortuna en su viaje a las islas. El Atlético Baleares amargó a los chicos de Vicente Mir e impidieron que los ilicitanos cortaran su racha negativa -este es su tercer partido sin conocer la victoria-, de forma que vuelven a retroceder en la tabla clasificatoria. Mientras tanto, la sección del fútbol sala perdió su oportunidad para colocarse como líderes de Segunda División después de perder por 3-2 ante el nuevo cabecilla, el Levante. Los chicos del Sala no pudieron conseguir la remontada final y su deseo de volver a la ciudad de las palmeras con algo positivo se quedó en nada.

El aura de negatividad que ha envuelto al Elche este oscuro fin de semana no solo se ha centrado en las derrotas de sus equipos, sino que ha tenido graves repercusiones en algunos de sus activos. El primer susto llegó cuando en la recta final del partido ante el Granada un choque ente Boakye, Roberto y Murillo acabara con el ghanés tumbado sobre el tapete con la mirada perdida. Las asistencias lo sacaron del campo de inmediato y saltaron todas las alarmas. Todo quedó un traumatismo craneoncefálico y costal que hizo que el jugador pasara la noche en observación en el Hospital del Vinalopó. Ayer le dieron el alta y todo ha quedó en un susto.

Caso parecido también fue el de Charlie Dean, central que ya ha debutado en Primera División de la mano de Fran Escribá. El defensa inglés cayó al suelo como un tronco en la primera mitad del partido ante el Atlético Baleares y se llevó dos fuertes golpes en la cabeza. El primero, tras un choque con un jugador rival, y el segundo al impactar con el suelo. El futbolista tuvo que salir en ambulancia y fue llevado al hospital para realizarle más pruebas.

Compartir esta entrada: