¡Gracias!

 

 

Moisés Gonzalvez | 08/05/2013 07:00 @michelangeloex

Resulta difícil darle a la tecla con acierto, sin que se escapen unas lágrimas. Es tanto lo vivido, tantas ilusiones rodando, tanto amor a nuestro Elche C.F., tanto sufrimiento acumulado, que cualquier palabra escrita estará por debajo de los sentimientos que han aflorado durante estos últimos días.

El ascenso es un hecho. Tuvo que ser a lo grande, porque es un grande nuestro equipo, ganando en casa del todopoderoso Villarreal y dejando claro al fútbol español porqué ocupamos la posición de líder desde la primera jornada. Otra vez fue necesario, si.

Gracias Elche C.F. Gracias por estos años de decepciones, sueños rotos y mierda, porque así hemos aprendido a amarte como nunca, a quererte de verdad. A saber estar a las buenas, que han sido pocas, y a las malas, que es cuando más hay que luchar por aquello que anhelas. Mira si me gusta el fútbol, que soy del Elche C.F.

Gracias al equipo, por su profesionalidad y constancia, al bloque que sobrevivió a la final contra el Granada y no bajó los brazos. A los suplentes que no han alzado la voz durante toda la temporada y se han dedicado a trabajar duro.

Gracias al cuerpo técnico, en especial al míster, Fran Escribá. Ha llevado a buen puerto uno de los proyectos más arriesgados de la Segunda División. El Elche C.F., un club con una gran urgencia histórica, con una afición desencantada por tantas amarguras. Fue capaz de poner el sentido común necesario y conocer al entorno franjiverde, tan complicado. Hombre de fútbol, sin aspavientos ni histrionismos, ha logrado una hazaña y su nombre ya está escrito en los anales de la historia.

Gracias al Consejo del Elche C.F. Gracias por la confección de la plantilla, la planificación deportiva, la apuesta por el entrenador. Pero sobre todo, gracias porque vuestras divisiones, la pésima imagen y peor gestión, han despertado la indignación y malestar entre los aficionados. Todo tiene un límite. Habéis logrado que suframos por los números, las cuentas, el accionariado, que la gente se sienta viva y preocupada por el devenir de su club. No era tarea fácil, cuando estábamos tan adormecidos. Pero la lucha a muerte por el control del club y el tema de las entradas fraudulentas fue la gota que colmó el vaso. Solo cabe esperar que por la euforia y alegría del ascenso conseguido, la afición siga teniendo memoria para exigir los cambios adecuados y las decisiones acertadas.

Gracias afición. El Elche somos nosotros. Si alguien se merecía esta alegría, este ascenso, es este grupo de acérrimos seguidores, enamorados de la franja verde, que en ocasiones rayó en el concepto de secta. Lo que hemos aguantado, ¿verdad?
Sin embargo, no queda otra que sin olvidar el pasado, porque estaríamos obligados a repetirlo, abrir las puertas de par en par, dar la bienvenida a los nuevos abonados y más a las nuevas generaciones. Nuestros jóvenes son el futuro; y sus mayores, el ejemplo a seguir de pasión y fidelidad máxima a los colores.
Quién añore tiempos pretéritos, cuantos menos vayamos al estadio mejor, la Segunda B, que ventile los pañuelos de la melancolía y sea capaz de soñar con épocas mejores, partidos memorables, temporadas en la máxima categoría.
Gracias afición por enseñarme a amar al Elche, por no dejarlo nunca a solas, por estar al pie del cañón. Ahora, a disfrutar como se merece de la liga de las estrellas y poner nuestro granito de arena para permanecer el mayor tiempo posible en las alturas.

Gracias a mis compañeros de viaje durante estos años. Os quiero, en mi corazón estaréis para siempre. El Elche C.F. me ha dado mucho más a mi que yo a el, destacando por encima la amistad con personas extraordinarias. Bien sabéis lo que hemos pasado, las dificultades, los disgustos, la mala racha; por nadie que pase. Sin embargo, este premio no es una meta, es un nuevo tramo del camino, el más bonito. Una excusa para intentar, en estos tiempos difíciles, ser un poquito felices. El Elche no da de comer pero alimenta el alma, que no es poco.

Gracias Elche C.F.

Compartir esta entrada: