El Elche se despide de Garry y a Escribá se le agranda el ‘marrón’

Este Elche no gana para disgustos. Aunque esta vez el que llega no es nuevo porque ya se veía venir, lo cierto es que cuando ha llegado el club no ha estado preparado para contrarrestar el efecto negativo. Tras contribuir con una asistencia a la remontada ante el Villarreal Garry Rodrigues ha cogido esta mañana las maletas para poner rumbo a Guinea Ecuatorial para la disputa de la Copa de África con la selección nacional de Cabo Verde. El extremo franjiverde estará cerca de un mes fuera y el equipo sigue languideciendo con las bajas y suspirando por unos fichajes que no llegan, merced de un crédito del que todavía no se puede hacer uso.

En el mejor de los casos para el Elche el caboverdiano, como mínimo, jugará hasta el día 26 de enero en el tercer y último partido de la fase de grupos ante Zambia, mientras que en la mejor de las situaciones para el jugador su presencia en la CAN podría alargarse hasta la final el 8 de febrero. La Cabo Verde de Garry Rodrigues, encuadrada en el Grupo B, se estrenará el próximo 18 ante Túnez en el estadio Manuel Eguru de Ebebeyín, donde disputará toda la primera fase. El segundo encuentro de Cabo Verde será ante Congo el 22. Si consigue superar la fase de grupos, Rodrigues jugaría los cuartos el día 31 de enero o el 1 de febrero, mientras que las semifinales son el 4 o 5 y la final de consolación el 7 de febrero.

La situación cada vez se torna más compleja para un Fran Escribá que esta semana ya tendrá que preparar bajo mínimos dos durísimos partidos ante el Barcelona en Copa del Rey el jueves y ante el Athletic de Bilbao el próximo domingo. La baja de Rodrigues se une a la confirmada de Pedro Mosquera que estará dos meses en el dique seco por una fractura en la meseta tibial. La plantilla, por tanto, queda con 18 disponibles y con la duda de José Ángel para el Camp Nou. Mientras tanto, el consejo de administración del club sigue agarrado a la idea del crédito como medio para dar el oxígeno necesario para poder fichar a las piezas que complementen la plantilla. Gabi Mudingayi, el teórico recambio de Mosquera, ha hecho de la paciencia su principal virtud y sigue a la espera de acontecimientos para poder por fin ayudar al equipo. Aunque de momento, Escribá no tendrá más remedio que conformarse con echar mano del filial para completar las convocatorias.

IMAGEN: Instagram (@garrodrigues)
Compartir esta entrada: