DAVID MARÍN | Garrido viene pisando fuerte

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Tuve la oportunidad de hablar con José Miguel Garrido por primera vez este lunes. Me sorprendió su paso atrás en diciembre y, sobre todo, su no reaparición en primera escena tras el enésimo lío con la subasta de las acciones del IVF. Fue casi una hora de charla que creo quedó bien resumida en la entrevista publicada el lunes por la tarde en Diario Franjiverde.

Una hora da para mucho. Para hablar on y off the record. El discurso de Garrido es contundente, tanto por lo que se publica como por lo que no. Ha encontrado el apoyo de Regeneración y Salvemos al Elche. Pero no son los únicos. También parece tener el beneplácito de accionistas, exdirectivos y algún expresidente.

En discurso y estrategia, reconozco que Garrido me recuerda a Anguix. Ahora falta ver si a la hora de la verdad no sale trucho. Para ello, las señales son buenas. Al empresario madrileño le avala su buena gestión en Albacete, club al que llegó en pleno caos y al que consiguió subir dos veces. Algo que hay que valorar mucho, sobre todo tras el primer descalabro en forma de descenso.

A los únicos a los que Garrido aún no se ha ganado es a los actuales dirigentes, pese a que al principio Diego García hizo un amago de desempolvar la famosa alfombra roja, al elogiarle en público. Ese buen rollo parece haber quedado atrás. Se acercan fechas señaladas para el Consejo y, ahora, sí o sí, hay que enseñar el dinero.

Me impactó la frase de Garrido: “Lo digo bien claro, el dinero lo pongo yo“. Al oírla al otro lado de la línea telefónica, me dio la sensación de ser Tom Cruise/Jerry Maguire y de estar escuchando a Cuba Gooding Jr./Rod Tidwell. Reconozco que casi le contesto: ¡Show me the money!”, pero logré guardar la compostura.

Esa frase de Garrido podría ser sólo una más de las que soltó en la entrevista, pero tiene su importancia. Creo que es un espaldarazo a los grupos opositores de la actual Directiva, a quienes siempre se les ha acusado de carecer de dinero y acciones. Lo primero parece que lo tienen, viendo la seguridad que muestra Garrido. Al Consejo le toca mover ficha.

Y lo hizo la semana pasada, en un movimiento que a todas luces se antoja como una acción llena de dudas hacia José Sepulcre. Con lo que Regeneración ha atizado al Consejo, que Diego García solicitase una reunión con sus representantes ya se antoja, perdonen la expresión, como una bajada de pantalones. Si el dinero está, no tiene sentido escuchar al que te machaca. ¿Y si el dinero no está?

La duda es saber hasta dónde va a llegar el Consejo y los accionistas a los que representan para tensar la cuerda. Mi sensación, y puedo estar equivocado, es que no cederán hasta que no haya más remedio. Llevan buscando su solución desde hace tiempo, pero no hay manera de hacerla realidad. Dudo que su intención sea llevar al Elche a liquidación, aunque en esto también me puedo equivocar. Creo, simplemente, que ellos quieren salvar el club a su manera y no son capaces. 

Compartir esta entrada: